• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

Tensión De Grupo y Responsabilidad Individual en la Invocación

Podemos observar también que la Ciencia de la Invocación y Evocación sigue simbólicamente líneas evolutivas. Cuando el hombre sabe que él es divino, debe reemplazar la adoración, actitud del místico, por la Invocación. Dicha revelación simbólica puede constatarse en la ascensión de las tres energías inferiores hasta las tres superiores y su respuesta evocadora, produciendo así una eventual unidad en el punto de tensión.

(Rayos V, págs. 69-70, ed. inglesa)

 

La tarea de la invocación, basada en la Intención, Visualización y Proyección, ha sido cuidadosamente emprendida por el discípulo que tiene por lo menos cierta medida de clara percepción, respecto al trabajo que ha realizado, empleando los medios duales del vivir espiritual y del científico y técnico trabajo ocultista. Por lo tanto él es invocador. Su efecto en la vida se registra en los niveles superiores de la conciencia, siendo reconocido como "punto de tensión invocador". Esta tensión y depósito de energía viviente, que es el mismo discípulo, es puesto en actividad por medio del pensamiento proyectado, el uso de la voluntad y la pronunciación de una Frase o Palabra de Poder.

(Rayos V, págs. 493-494, ed. inglesa)

 

Se podría comprender mejor el logro de la habilidad de emplear la voluntad grupal dinámicamente, si se dieran cuenta que significa expandir el punto de tensión hacia esos

 

reinos que abarcan la súper conciencia del discípulo, y que la liberación del aspecto vida de la prisión del cuerpo causal produce un nuevo ciclo de invocación y actividad invocados.

(Rayos V, pág. 223, ed. inglesa)

 

Cada individuo y cada grupo de individuos, poseen su propia nota o sonido peculiar, que

constituye el agente creador de la vida grupal concentrada.

 

Aquí nuevamente tocamos los lindes de la futura Ciencia de Invocación. Este sonido

grupal que se eleva, a medida que la tensión se acrecienta y estabiliza, tiene efecto invocador y

evoca oportunamente respuesta del ashrama interno, debido a su relación con el grupo externo.

 

Cuando la conciencia grupal ha registrado la respuesta del Maestro y Su potencia se agrega a la del

grupo, cambia la cualidad del sonido emitido por el grupo, se amplifica y diversifica, se enriquece

y precipita fuera "del círculo no se pasa" de la vida grupal; dicha precipitación adquiere la forma

de una Palabra y, siendo ésta el resultado de la actividad, enfoque y tensión grupales, además de la

ayuda del Maestro, produce tres cosas:

 

1. La fusión del grupo externo con el ashrama interno.

 

2. La transferencia de la vida grupal por medio del antakarana grupal, concentrándola de una vez

por todas, en el ashrama del Maestro.

 

3. Dos resultados obtenidos por la transferencia:

 

a. El grupo externo muere, hablando esotéricamente.

b. El alma del grupo, por estar fusionada con el aspecto vida en niveles superiores a los

del cuerpo causal ya no es de mucha importancia.

(Rayos V, págs. 220-221, ed. inglesa)

 

También debe recordar que el Ashrama se exterioriza sólo cuando proporciona un punto de

tensión espiritual. De allí regresan los discípulos para trabajar en el mundo. El grupo externo que

trabaja en el mundo, o sea el ashrama exotérico, se exterioriza reflejando la radiación del Ashrama

interno y estableciendo un campo magnético de poder espiritual. Esto se hace a medida que los

miembros que se encuentran en la periferia externa, se relacionan con el Ashrama interno y, por

consiguiente, reaccionan a la nota y cualidad del grupo interno reunido alrededor del Maestro.

 

Un Ashrama no es un grupo de personas que buscan conocimiento espiritual. Es un centro

de actividad grupal que, impulsado por energías (cuando se le otorga plena y adecuada influencia),

permite al grupo llevar a cabo el Plan del Maestro y satisfacer la necesidad humana. Quizás se

pregunten por qué acentúo constantemente esta necesidad. Lo hago porque esa necesidad

constituye el principio más importante y urgente de invocación y puede evocar y evocará respuesta

jerárquica, poniendo en relación dos centros, la Humanidad y la Jerarquía. Esta es la analogía

grupal de la invocación del alma por la personalidad y su consiguiente evocación en el plano de la

vida diaria, lo cual conduce a la consiguiente fusión. Un Ashrama o el grupo de un Maestro es, por

lo tanto, un centro de invocación, y cuando un discípulo individual se convierte en un discípulo

que está en el sutratma, constituye la recompensa por el servicio altruista -efectuando a cualquier

costo personal. Entonces el Ashrama puede llegar a ser un centro de excepcional poder mundial.

(El Discipulado en la Nueva Era I, págs. 747-748, ed. inglesa)

 

LA RESPONSABILIDAD INDIVIDUAL

 

La tarea del discípulo moderno es sentir la necesidad y luego satisfacerla, siendo además

parte de la nueva y emergente técnica de la invocación y evocación.

(El Discipulado en la Nueva Era I, pág. 682, ed. inglesa)

 

La revelación, dada al iniciado, no es una visión de posibilidades, sino una experiencia

efectiva que conduce a:

 

1. La evocación de nuevos poderes.

 

2. El reconocimiento de nuevos métodos y campos de servicio.

 

3. La libertad de movimiento dentro de los límites de la Jerarquía.

 

4. Los nuevos contactos jerárquicos y las nuevas responsabilidades que enfrenta el iniciado...

 

No es simplemente una cuestión de visión y contacto, sino de interrelación vital y de

reconocimiento que trae consigo una percepción interna de la mente de Dios.

(El Discipulado en la Nueva Era II, pág. 254, ed. inglesa)

 

Debe recordarse que la Ciencia de Invocación y Evocación constituye un esfuerzo

recíproco. La humanidad no podría ser invocadora si la Jerarquía espiritual (incluyo en el término a

Shamballa y a la Jerarquía planetaria) no evocara al espíritu del hombre. La demanda invocadora

de la humanidad es evocada por la invocación o Sonido de las Jerarquías espirituales. Sin embargo,

la responsabilidad del hombre consiste hoy en evocar a los Señores de la Liberación y al Espíritu

de Paz. Estos Seres tienen el poder de elevar a la humanidad una vez que la raza humana haya

adoptado la correcta actitud.

(Rayos V, págs. 76-77, ed. inglesa)

 

Un discípulo es un centro magnético de luz y conocimiento mientras mantiene su aura

magnética en un estado de receptividad. Entonces invoca constantemente, en los niveles

superiores, las impresiones que pueden ser evocadas y puestas en "actividad distribuidora"

mediante lo inferior y aquello que demanda ayuda. Por lo tanto, a su debido tiempo, el discípulo se

convierte en una diminuta analogía de la Jerarquía -pues puede invocar a Shamballa y es

fácilmente evocada por la demanda humana. Estos puntos merecen una cuidadosa consideración,

pues involucran el reconocimiento elemental de puntos de tensión y su consiguiente expansión en

auras o zonas magnéticas, capaces de invocación y evocación.

(Telepatía y el Vehículo Etérico, pág. 96, ed. inglesa)

 

Así llega a ser un centro evocador e invocador de energía. Lo que ha recibido a través

del canal de alineamiento, se convierte en un poderoso factor para invocar una nueva corriente de

impresiones superiores, haciéndolo también evocador en el plana físico, de manera que el aura

magnética que ha engendrado llega a ser cada vez más sensible a las impresiones espirituales

afluyentes y, en forma cada vez más amplia, se hace también sensible a aquello que evoca de su

medio ambiente físico y de la humanidad; transformándose en una usina central que está en

contacto con la Jerarquía y distribuyendo la energía recibida (en respuesta a la demanda evocadora

y a las necesidades de la humanidad). Así se convierte en un "receptor de luz", de iluminación

espiritual y en un distribuidor de luz en todos los ámbitos lúgubres del mundo y en los corazones

humanos. Por lo tanto, es un centro invocador y evocador utilizado por la Jerarquía, en los tres

mundos de la evolución humana.

(Telepatía y el Vehículo Etérico, pág. 108, ed. inglesa)

 

La Ciencia de Invocación y Evocación. Esta ciencia puede emplear y emplea los

impulsos de los ignorantes y los anhelos superiores (aún incipientes) de las multitudes, expresados

en forma invocadora; haciéndolo con el fin de eliminar la brecha existente en la conciencia entre la

vida del hombre común, la vida de la personalidad integrada y la vida del alma. Mediante el

empleo de la demanda invocadora (a menudo inaudible e inconsciente) los discípulos del mundo

pueden enfocar, empleando y generando una energía suficientemente fuerte, como para efectuar un

verdadero impacto y una impresión definida en los Seres y Vidas que se hallan en niveles más

elevados que aquellos de los tres mundos. Este impacto evoca la reacción de estos Seres superiores

y establece un intercambio espiritual e inteligente de gran valor, propiciando el estímulo y

produciendo una acrecentada vitalización del normal, aunque generalmente lento, proceso

evolutivo. Ésto se ha agudizado en la actualidad y es una explicación de lo que está sucediendo en

el mundo de los asuntos humanos. El estímulo esparcido es de naturaleza muy intensa. El clamor

invocado desde la humanidad, no es sólo la demanda inaudible provocada por los trabajadores

jerárquicos de todas partes, sino que también encuentra su expresión en todos los planes y

proyectos, en las declaraciones de principios y en los numerosos grupos y organizaciones

dedicados al mejoramiento del vivir humano.

(Telepatía y el Vehículo Etérico, págs. 113-114, ed. inglesa)

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk