• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

Algunas Leyes Básicas del Universo: El Hombre bajo la Ley

La Ley de Causa y Efecto tiene mayor importancia que la Ley de Renacimiento, porque necesita acción por parte del aspirante, lo que inevitablemente condiciona el futuro. (La Exteriorización de la Jerarquía, p. 572)

 

La Ley del Karma es actualmente un gran hecho indiscutible en la conciencia de toda la humanidad. Quizás los seres humanos no la denominen así, pero son bien conscientes de que, en todos los acontecimientos actuales, las naciones están cosechando lo que han sembrado. Esta gran ley –que en una época fue una teoría- es ahora un hecho comprobado y un factor reconocido por el pensamiento humano. La pregunta “¿por qué?”, tan frecuentemente formulada, hace surgir constante e inevitablemente el factor causa y efecto.

 

Los conceptos que se tienen acerca de la herencia y del medio ambiente se esfuerzan para explicar las condiciones humanas existentes, pero las cualidades, las características raciales, los temperamentos nacionales y los ideales muestran el hecho de que existe algún mundo iniciador de causas. Las condiciones históricas, las relaciones entre naciones, los tabús sociales, las convicciones y las tendencias religiosas pueden ser atribuidas a causas originales, algunas de ellas muy antiguas. Todo lo que acontece en el mundo de hoy y lo que afecta tan poderosamente a la humanidad (cosas bellas y horribles, modos de vida, de civilización y de cultura, prejuicios favorables y desfavorables,

 

adquisiciones científicas, expresiones artísticas y las formas innumerables con que la humanidad de todo el planeta colorea la existencia), son aspectos de efectos iniciados por los seres humanos en alguna parte, en algún nivel y en alguna época, ya sea en forma individual o en masa.

 

Por lo tanto, karma es lo que el Hombre (el Hombre celestial en el cual vivimos toda

la humanidad, el género humano como grupo de naciones y el hombre individual) ha

instituido, ha llevado a cabo, ha fomentado, ha realizado o ha dejado de hacer en el trascurso

de las épocas hasta el momento actual. Hoy el fruto está maduro, y el género humano está

cosechando lo que ha sembrado, en preparación para arar nuevamente en la primavera de la

nueva era, sembrando nuevas simientes que producirán –roguemos que así sea- una mejor

 

La prueba más evidente de la Ley de Causa y Efecto es la raza judía. Todas las

naciones son una prueba de esta Ley, pero prefiero referirme al pueblo hebreo porque su

historia es bien conocida y su futuro y su destino son temas de preocupación mundial y

universal. Los judíos han tenido siempre un significado simbólico; resumen en sí –como

nación a través de las épocas- las profundidades de la maldad humana y las alturas de la

divinidad humana. (La Curación Esotérica, p. 198-199)

 

Estamos llegando a un período culminante en la historia humana, en el cual están

generalmente activos los Señores del Karma. La Ley de Causa y Efecto está trayendo a la

superficie los resultados de las actividades pasadas, el pensamiento subjetivo y los impulsos

secretos, exigiendo el castigo y la limpieza organizada de la historia humana. Cuando estuvo

en la tierra, hace dos mil años, Aquel a quien todos los discípulos sirven, dijo que las cosas

secretas serán reveladas; gracias a la aparición del bien y del mal los hombres llegarán al

conocimiento, a la comprensión, y se verán obligados a dar esos pasos necesarios para

construir un mundo nuevo mejor, basado en la Ley del Amor y no en la Ley de Separatividad

y de Odio. (La Exteriorización de la Jerarquía, p. 352)

 

La Ley de Causa y Efecto rige eternamente y en especial en el reino de la visión

espiritual... que permite al vidente ver el futuro y predecir las eventualidades que

sobrevendrán. Existen varias formas para poder desarrollar esa previsión... en la raza de los

hombres:

 

1. Por el desarrollo del contacto del alma entre los miembros avanzados de la raza.

 

2. Por el desarrollo de la ciencia de la astrología

 

3. Por medio de la “adivinación” y la reaparición de las antiguas “profetisas de la

raza” denominadas en la época romana “sibilas” (El Destino de las Naciones, p. 24)

 

Se cierne sobre toda la familia humana una forma mental gigantesca, construida

durante épocas por los hombres de todas partes, energetizada por los deseos insanos y las

inclinaciones malignas de la peor naturaleza humana, y vivificada por las inclinaciones de

sus deseos inferiores... Esta es la torpe creación... que los Grandes Seres se ocupan de

destruir. De acuerdo a la Ley del Karma tiene que se disipada por quienes la han creado; por

tanto, los Maestros llevan a cabo su trabajo en forma indirecta, tratando de iluminar

gradualmente a los hijos de los hombres a fin de que puedan ver con claridad a este

“Morador del Umbral” de la nueva vida y al antagonista que se encuentra entre el cuarto y

quinto reino de la naturaleza. (Tratado sobre Fuego Cósmico, p. 748)

 

Dentro de ciertos límites, el hombre “controla su destino” sin duda alguna, y puede

iniciar una actividad cuyos efectos reconocerá como dependientes de la actividad que

despliega en determinada línea. El hombre repite, en una escala minúscula, el procedimiento

que aplica el Logos en una escala más amplia, siendo de esta manera el árbitro de su propio

destino, el responsable de su propio drama, el arquitecto de su propia casa y el instigador de

sus propios problemas. Aunque él es el punto de reunión de fuerzas sobre las que no ejerce

ningún control, sin embargo puede emplear estas fuerzas, las circunstancias y el medio

ambiente, y si lo desea, puede aplicarlos para sus propios fines.

(Tratado sobre Fuego Cósmico, p 641)

 

La iniciación es una sucesión progresiva de impactos de energía divididos,

caracterizados por puntos de crisis y de tensión y regidos... por la Ley de Causa y Efecto. Al

iniciado progresista le parece que esta Ley de Causa y Efecto (desde el ángulo espiritual) es

un proceso contrario al que hasta ahora ha regido su vida. En vez de ser impelido hacia

delante en el sendero de la evolución por energías espirituales que desde esferas superiores

invocan y evocan su respuesta y una expansión de conciencia en desarrollo, cada iniciación

sucesivamente recibida, comprendida y expresada en el plano físico, se transforma en causa

e influencia que impulsa al iniciado hacia delante en el sendero de la iniciación. En un caso,

la causa del progreso reside en el descenso de las energías que producen efecto en lo que es

así estimulado; en otro, la causa radica en la personalidad fusionada con el alma,

constituyendo un movimiento ascendente de la actividad iniciática autodirigida, en la medida

que su alma puede expresar la energía del amor y la energía de la voluntad, que en sí es el

resultado de todas las fusiones que pudo enfocar y utilizar conscientemente en un momento

dado. (Los Rayos y las Iniciaciones, p. 464-465)

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk