• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

La Energia De Acuario

La característica sobresaliente del discípulo y del aspirante en el antiguo régimen era la devoción. La raza tenía necesariamente que alcanzar una orientación distinta y correcta en el mundo de los valores espirituales, de allí el esfuerzo de la Jerarquía, que durante los últimos veinte siglos consistiera en poner el énfasis en el sector de los valores espirituales. Las religiones del mundo han mantenido un lugar preponderante durante varios miles de años, procurando que la humanidad busque unilateralmente al alma y se prepare para la aparición del quinto reino de la naturaleza. Esto está designado (si puedo usar una palabra tan especializada) para entrar en manifestación en la inminente era de Acuario. Dicha era será predominantemente la del discipulado mundial, que posteriormente conducirá a la era de la iniciación universal en la época (El Destino de las Naciones, págs. 110-111, ed. inglesa)

 

Durante la era acuariana y en una tercera parte de su expresión, es decir, durante el primer decanato (esotéricamente considerando), se verá acrecentadamente la vitalización del centro humano (espiritualmente considerado) en relación con el Plan, y el constante aumento de una amplia actividad creadora, tanto en el individuo como en la raza, lo cual se deberá a la actuación e influencia de Saturno, regido por el tercer rayo, planeta de la oportunidad, del discipulado y de la prueba, pudiendo la raza esperar una acrecentada expresión de la actividad saturnina a medida que esa gran Vida divina prosigue con Su obra benéfica.

 

 

La segunda iniciación está íntimamente relacionada con la Jerarquía como centro

planetario, y con la actividad de segundo rayo. Esta iniciación producirá en el iniciado un

creciente sentido de relación, de unidad básica con todo lo que respira, más el reconocimiento de

la Vida Una, que conducirá finalmente a un estado de expresada hermandad, que la era acuariana

tiene como meta traer a la existencia. Este gran centro, la Jerarquía, hace que influya sobre la

humanidad la enfocada vida de amor, y este amor básico será traído a la manifestación en el

segundo decanato de Acuario (regido por Mercurio). Mercurio, el Mensajero de los Dioses (es

decir de la Jerarquía de almas), lleva siempre el mensaje de amor y establece una inquebrantable

interrelación entre los dos grandes centros planetarios, la Jerarquía y la Humanidad.

(El Destino de las Naciones, págs. 138-139, ed. inglesa)

 

Esta afluencia de energía acuariana permitirá al Cristo concluir su trabajo como Salvador

e Instructor del Mundo; también lo facultará para recibir la iniciación inmediata que tiene por

delante, para la cual se ha preparado cerca de tres mil años, pues así es de excelsa y peculiar esa

iniciación.

(Rayos V, pág. 232, ed. inglesa)

 

En el pasado, el esfuerzo consistió en elevar la conciencia de la humanidad por los

esfuerzos precursores de sus preeminentes hijos. El esfuerzo futuro consistirá en hacer venir a la

manifestación la conciencia del alma por medio de los esfuerzos precursores de ciertos grupos.

 

Por lo tanto... el esfuerzo debe ser grupal, porque el alma tiene conciencia grupal y no es

individualmente consciente; las nuevas verdades de la era acuariana sólo pueden ser

captadas como resultado de un esfuerzo grupal.

(La Exteriorización de la Jerarquía, pág. 30, ed. inglesa)

 

Durante la era de Piscis la tarea de Cristo tuvo por finalidad relacionar a la humanidad con

la Jerarquía del planeta; en la era de Acuario Su trabajo consistirá en relacionar este grupo, que se

acrecienta constantemente, con ese centro superior donde se hace contacto con el Padre, se

reconoce la filiación y puede conocerse el propósito divino. Los tres aspectos divinos reconocidos

por todas las religiones del mundo (incluyendo la religión cristiana) - Inteligencia o Mente

Universal, Amor y Voluntad- se desarrollarán conscientemente en la humanidad por medio del

futuro trabajo de Cristo; la humanidad, la Jerarquía Espiritual y el "centro donde la Voluntad de

Dios es conocida", se relacionarán en forma más amplia y general.

 

El acercamiento místico al Reino de Dios desaparecerá gradualmente a medida que la raza

acreciente su inteligencia, propugnándose entonces un acercamiento más científico; los requisitos

para ser admitido en este Reino serán de carácter objetivo; las leyes que rigen el centro superior de

la voluntad divina también serán reveladas a los miembros del Reino de Dios, y todo ello se

efectuará bajo la supervisión de Cristo, después de Su reaparición entre los hombres. La tónica de

Su misión será entonces evocar en la humanidad una respuesta a la influencia espiritual y al

desarrollo (en gran escala) de la percepción intuitiva.

(La Reaparición de Cristo, pág. 88, ed. inglesa)

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk