• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

INICIACION Y LAS ENERGIAS DE LOS RAYOS

Cada iniciación otorga mayor control sobre los rayos, si ésto puede expresarse así, aunque no da la idea exacta. Las palabras a menudo confunden. En la quinta iniciación, cuando el adepto es un Maestro en los tres mundos, controla más o menos (de acuerdo a su línea de desarrollo) los cinco rayos que se manifiestan especialmente en el momento en que recibe la iniciación. En la sexta, si pasa al grado superior, adquiere poder en otro rayo y, en la séptima, ejerce poder en todos los rayos. La sexta iniciación señala el punto de realización del Cristo y pone al rayo sintético del sistema bajo Su control. Debemos tener presente que la iniciación da al iniciado poder en los rayos y no poder sobre los rayos, una diferencia bien marcada. Cada iniciado lógicamente posee uno de los tres rayos mayores como rayo primario o espiritual, y en el rayo de su mónada es donde, a la larga, adquiere poder. El rayo de amor o rayo sintético del sistema, es el último que se (Iniciación Humana y Solar, pág. 17, ed. inglesa)

 Será evidente que, por ser la energía la base de todo nuestro mundo manifestado, una iniciación es una condición de la conciencia donde el discípulo plenamente preparado emplea las energías disponibles (en el momento de la iniciación) para producir cambios de naturaleza transcendental y reveladora en la conciencia. Cada iniciación coloca al iniciado en posición de controlar ciertas energías relacionadas, permitiéndole convertirse acrecentadamente en manipulador entrenado de esas energías; cada iniciación le da la comprensión de la energía relacionada y de su campo de actividad; cada iniciación le revela la cualidad y el tipo de estímulo que va a ser evocado, cuando es puesto en

 

contacto con determinada energía de rayo; cada iniciación establece relación entre el iniciado y la energía de rayo involucrada, de manera que gradualmente (sin tener en cuenta cuales pudieran ser los rayos a que pertenecen su alma o su personalidad) podrá trabajar con la cualidad o el aspecto creador de todos los rayos, aunque adquiriendo siempre una mayor facilidad para trabajar en su propio rayo del alma y, posteriormente, en el rayo de la mónada -uno de los tres Rayos mayores de Aspecto...

 

Quisiera que se tuvieran presentes estos hechos cuando consideren la relación de los siete

rayos con la iniciación, en este período mundial particular y durante el ciclo en que se huellan los

senderos del discipulado y de la iniciación. Entonces se producirán grandes transiciones, pues el

poder de incluir y de amar en el verdadero sentido esotérico, produce automáticamente cambios y

un nuevo enfoque básico en la vida del discípulo aceptado y del iniciado; estos cambios,

transiciones y reacciones, son producidos por la acción de las potencias de rayo, durante el período

de la iniciación; recién entonces, el iniciado entra en relación con los rayos que lo condicionan en

ese momento. Afectan a su personalidad fusionada con el alma y también al ashrama, al cual está

afiliado. La cualidad y la potencia de un ashrama son definidamente afectadas por la admisión de

un iniciado; el ashrama no sólo lleva como alma su propia potencia y cualidad de rayo, sino

también la energía de los rayos que produjeron los cambios y lo condicionaron durante el proceso

iniciático por el que acaba de pasar. Así entra en una nueva etapa de contacto consciente dentro

del ashrama. Este nuevo estado de espiritualidad perceptiva permite al iniciado entrar en relación

con quienes han recibido una iniciación similar. Por 1o tanto, se convierte acrecentadamente en

agente constructor y creador dentro del ashrama.

(Rayos V, págs. 557-562, ed. inglesa)

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk