• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

Servicio Al Plan

En la primera iniciación, o el nacimiento del Cristo, generalmente se vivifica el centro cardíaco, a fin de obtener un control más eficaz del vehículo astral y prestar un mayor servicio a la (Iniciación Humana y Solar, pág. 84, ed. inglesa)

 Desde el momento en que un discípulo entra en el sendero de la iniciación... Penetra en nuevas zonas de conocimiento divino y profundamente en la Mente de Dios, o aprende a vivir y actuar desde la etapa alcanzada, denominada de polarización, o ayuda, hasta donde es capaz, a precipitar las energías que posibilitarán la manifestación del reino de Dios en el plano físico.

 Cada iniciado constituye un punto polarizado de energía precipitada; cada iniciado trabaja desde un conocido punto de polarización, y su principal tarea es precipitar la energía a fin de energetizar, estimular y crear lo que se necesita en cualquier campo inmediato de la actividad divina. La obediencia oculta es, en realidad, la capacidad de trabajar con estas energías en relación con el Plan, aunque sólo una ínfima parte de ese Plan es conocido por el iniciado. Así llega a formar parte de un gran grupo distribuidor de energía.

(El Discipulado en la Nueva Era II, pág. 432, ed. inglesa)

 

Antiguamente los iniciados eran admitidos en el mundo de las ideas, de la percepción intuitiva o del conocimiento búdico; su tarea era transformar estas ideas en ideales; así presentaban metas espirituales y objetivos jerárquicos a la raza, siendo ésta su forma principal de servir.

 Actualmente, debido al pronunciado desarrollo del género humano, los discípulos aceptados del mundo, los que recibieron la primera iniciación (y son legión) y los iniciados de grado más elevado, tienen objetivos que son posibles por su desarrollo mental, los cuales pueden ser admitidos en zonas divinas de conciencia condicionadas, que no fueron traídas a la existencia por las ideas divinas sino por la Voluntad divina (su percepción de esa Voluntad estará de acuerdo con el grado de control iniciático). Por consiguiente, su tarea consiste en percibir el Plan, que es el sistema jerárquico de complementar la Voluntad divina, además del Propósito percibido por los Guías de la Jerarquía. Deben procurar que el Plan se convierta en expresión efectiva en el plano físico y en parte de la reconocida conciencia de toda la humanidad. Por ser este desarrollo relativamente nuevo, debido en su mayor parte al karma planetario y a la terrible situación que enfrentó la humanidad, no avanzó suficientemente. Quisiera que observaran la fraseología que empleo aquí.

(El Discipulado en la Nueva Era, pág. 350, ed. inglesa)

 

La iniciación es esencialmente un proceso de revelación. Para el discípulo que se está

preparando para recibir una iniciación, el énfasis necesariamente se pone sobre el reconocimiento

-el inteligente reconocimiento de lo que debe ser revelado. Esto requiere que él salga

definitivamente del mundo del espejismo para poder percibir con claridad la nueva visión; se arroja

una nueva luz sobre las antiguas y bien conocidas verdades para que cambie extraordinariamente

su significación y, en este cambio, el plan o propósito de la Deidad adquiere un significado

totalmente nuevo... para el iniciado la intuición es siempre la revelación del propósito de

Shamballa y el cumplimiento, sea desde un ángulo extenso o breve, del Plan divino. La revelación

acordada en la iniciación es dada al alma, registrada por la "mente mantenida firme en la luz" y

más tarde -con mayor o menor rapidez- es transferida al cerebro. Por lo tanto, podrá verse la

verdadera intención del sistema de Raja Yoga que entrena la mente para ser receptiva

oportunamente a la Tríada espiritual.

(El Discipulado en la Nueva Era II, págs. 257-258, ed. inglesa)

 

La revelación, dada al iniciado, no es una visión de posibilidades, sino una experiencia

efectiva que conduce a:

 

1. La evocación de nuevos poderes.

 

2. El reconocimiento de nuevos métodos y campos de servicio.

 

3. La libertad de movimiento dentro de los límites de la Jerarquía.

 

4. Los nuevos contactos jerárquicos y las nuevas responsabilidades que enfrenta el iniciado.

 

Por lo tanto, comprende lo que San Pablo quiso decir cuando -hablando en términos

jerárquicos- expresó, "Todas las cosas sean hechas nuevas". No es simplemente una cuestión de

visión y contacto, sino de interrelación vital y de reconocimiento que trae consigo una

percepción interna de la mente de Dios.

(El Discipulado en la Nueva Era II, pág. 254, ed. inglesa)

 

En efecto, la iniciación es un proceso donde el iniciado aprende a trabajar con la energía,

a emplear las energías creadoras, atractivas y dinámicas, de acuerdo al Plan jerárquico, con la

finalidad de precipitar el Propósito planetario en el campo externo de la manifestación.

(El Discipulado en la Nueva Era II, pág. 434, ed. inglesa)

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk