• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

La Naturaleza de la Realidad, El Tiempo, El Espacio, El Campo de la Evolución

La física ha descubierto

Que no hay sólidos,

Ni superficies contínuas,

Ni líneas rectas;

Sólo ondas,

Ninguna otra cosa

Nada más que energía formando un todo complejo,

Sólo comportamientos,

Sólo palabras,

Sólo relaciones.

(B. Fuller, Intuition, p. 39)

 El Tiempo

 

Tiempo y energía son términos intercambiables en los planos internos. El tiempo es

un acontecimiento, y un acontecimiento es la expresión enfocada de un cierto tipo de fuerza.

(La Exteriorización de la Jerarquía, p. 290)

 

Tiempo para el ocultista es ese ciclo mayor o menor en que una vida sigue un curso

específico, donde se inicia, continúa y termina un período determinado, vinculado con la

percepción de cierta Entidad, y sólo reconocido como tiempo una vez que la vida

participante ha alcanzado una etapa considerable de percepción. El tiempo ha sido definido

como una sucesión de estados de conciencia; por lo tanto, puede estudiarse desde el punto de

vista de:

 

a. La conciencia logoica, o los estados sucesivos de realización divina dentro de la

esfera solar.

 

b. La conciencia planetaria, o la conciencia de un Hombre celestial, a medida que

recorre cíclicamente el esquema.

 

c. La conciencia causal, o la expansión sucesiva de la percepción inteligente de un

ser humano, vida tras vida.

 

d. La conciencia humana, o la percepción del hombre en el plano físico y,

progresivamente, en los planos emocional y mental.

 

e. La conciencia animal, vegetal y mineral, la cual difiere de la conciencia

humana en muchos detalles, principalmente en que no coordina, ni deduce, ni

reconoce una entidad separada. Se asemeja a la conciencia humana en que

incluye, durante su breve ciclo, la respuesta a los sucesivos contactos de las

unidades implicadas.

 

f. La conciencia atómica, que se manifiesta en los sucesivos estados de atracción y

repulsión. En esta última definición se halla la clave de los otros estados de

conciencia. (Tratado sobre Fuego Cósmico, p. 246-247)

 

Podemos... considerar el tiempo como ese proceso de la actividad o ese desarrollo

progresivo en que la Conciencia inmanente busca su opuesto y va siendo regida por la Ley

de Atracción... A la duración de la interacción, al período en que el Espíritu busca al Espíritu

y al proceso vibratorio necesario para utilizar la forma, lo llamamos Tiempo, ya sea en

relación con el hombre, el Logos planetario o la Deidad.

(Tratado sobre Fuego Cósmico, p. 248)

 

El conocimiento intuitivo se desarrolla por el empleo de la facultad discriminadora,

cuando hay concentración total en los instantes y en su continua sucesión...

 

La Ley de los Ciclos... subyace en todos los procesos de la naturaleza; su estudio

sacará al hombre del mundo de los efectos objetivos y lo llevará al de las causas subjetivas...

 

El tiempo es simplemente una sucesión de estados de conciencia... Esta verdad subyace en

los grandes sistemas de la ciencia mental y en la Ciencia Cristiana de Occidente, así como en

muchas filosofías de Oriente. Este aforismo (52) da la clave de la relación que existe entre

materia y mente, o entre la sustancia y el alma que la anima, lo cual se comprenderá si

consideramos las palabras de un comentarista hindú, que dice:

 

Así como el átomo es una sustancia en la cual lo diminuto alcanza su límite, así

un instante es una fracción de tiempo en que lo diminuto alcanza igualmente su límite, o

un instante es el tiempo que tarda un átomo en abandonar la posición que ocupa en el

espacio y llegar al punto siguiente. La sucesión de instantes es la continuidad de su

resplandor.”

 

Cuando nos damos cuenta de que un átomo y un instante son una y la misma cosa, y

que detrás de ellos está el Conocedor de ambos, tenemos el indicio de todos los estados de

conciencia y de la naturaleza de la energía. También habremos alcanzado la verdadera

comprensión del Eterno Ahora y la exacta apreciación del significado del pasado, del

presente y del futuro. Se dice que todo ello puede obtenerse por la meditación concentrada

en el tiempo y sus unidades. (La Luz del Alma, p. 231)

 

El Tiempo es la secuencia de los acontecimientos y de los estados de conciencia, tal

como los registra el cerebro físico. Donde no existe cerebro físico, no existe aquello que la

humanidad entiende por factor tiempo. (La Curación Esotérica, p. 299)

 

Reflexione sobre la significación del factor tiempo, como expresión de la voluntad,

comprendiendo que esta expresión es un pensamiento -instantáneo y efectivo- en la mente

del Logos planetario. (El Discipulado en la Nueva Era, Tomo I, p. 203)

 

El Espacio

 

“El espacio es una entidad” (La Doctrina Secreta) y esta entidad es la misma que el

Cristo cósmico, el “Cuerpo de Cristo” mencionado por San Pablo en I, Co. 12:27.

(La Luz del Alma, p. 233)

 

El campo de percepción consciente es creado mediante la interacción de todas las

formas vivientes inteligentes, dentro de la zona del cuerpo etérico de esa gran Vida que

llamamos ESPACIO. (Telepatía y el Vehículo Etérico, p.142)

 

El espacio y la sustancia son términos sinónimos; sustancia es el conjunto de vidas

atómicas con las cuales están construidas todas las formas... Constituye una verdad científica

y ocultista. Sustancia es, sin embargo, un concepto del alma y sólo es conocida realmente

por el alma. (Los Rayos y las Iniciaciones, p. 97)

 

El espacio es una entidad y la “bóveda celeste”... es la apariencia fenoménica de esa

entidad. Observarán que no digo apariencia material sino apariencia fenoménica

(Astrología Esotérica, p. 18)

 

El espacio está también incluído en la idea de conciencia y de la utilización que esta

última hace de la materia. El espacio para el Logos es literalmente la forma donde se

desarrollan sus propósitos y sus actividades conscientes, es su círculo solar infranqueable. El

espacio, dentro del cual el Logos planetario realiza sus planes, es similarmente la parte del

espacio solar que el desarrollo de su conciencia le permite utilizar. El hombre, por su parte,

repite el proceso, y su círculo infranqueable está incluido en el campo de su conciencia.

(Tratado sobre Fuego Cósmico, p. 248-249)

 

El cuerpo etérico individual es...una parte integrante del cuerpo etérico de...la familia

humana; este reino de la naturaleza humana, por medio de su cuerpo etérico, forma parte

integrante del cuerpo etérico planetario, el cual no está separado de los cuerpos etéricos de

otros planetas, sino que todos ellos, conjuntamente con el cuerpo etérico del sol, constituyen

el cuerpo etérico del sistema solar. Éste está relacionado con los cuerpos etéricos de los seis

sistemas solares, los cuales forman, con el nuestro, una unidad cósmica afluyendo hacia ellos

energías y fuerzas de algunas grandes constelaciones. El campo del espacio es etérico en su

naturaleza, y su cuerpo vital está compuesto de la totalidad de los cuerpos etéricos de todas

las constelaciones, sistemas solares y planetas que se encuentran en él. En todas partes de

esta red cósmica áurea circulan constantemente energías y fuerzas, constituyendo la base

científica de las teorías astrológicas. Así como las fuerzas del planeta y del hombre espiritual

interno (para mencionar sólo un factor entre muchos) fluyen en el plano físico a través del

cuerpo etérico del hombre individual y condicionan su expresión externa, su actividad y sus

cualidades, así también las diversas fuerzas del universo fluyen a través de cada parte del

cuerpo etérico de esa entidad que llamamos espacio, y condicionan y determinan la

expresión externa, las actividades y las cualidades de cada una de las formas que se hallan

dentro de la periferia cósmica. (Astrología Esotérica, p. 20-21)

 

El Tiempo y el Espacio

 

Tiempo y espacio... son simplemente formas de ideas para expresar la actividad

cíclica de una entidad. (Tratado sobre Fuego Cósmico, p. 249)

 

Las ideas expuestas vinculadas a la evolución cíclica no se pueden exponer como

algo separado del concepto de conciencia. Las ideas de tiempo, de espacio y de actividad...

sólo se pueden concebir como relativas a una entidad consciente, un Pensador.

(Tratado sobre Fuego Cósmico, p. 246)

 

Los estudiantes harían bien en reflexionar sobre la diferencia que existe entre el

aliento y el sonido, entre el proceso de la respiración y el de la creación de una actividad

vibratoria dirigida. Una está relacionada con el Tiempo y la otra con el Espacio, y difieren

entre sí; y (tal como reza en El Antiguo Comentario) “el sonido, el último Sonido y sin

embargo inicial, concierne a aquello que no es Tiempo ni Espacio, está fuera del TODO

manifestado, origen de todo lo que es y, sin embargo, no es nada”. (La nada. AAB).

(Los Rayos y las Iniciaciones, p. 56)

 

Cuando sea hollado hasta el fin el sendero de la evolución y materializado el plan en

tiempo y espacio, quedará sólo el propósito divino y la Vida omnienvolvente. Ello se debe a

los giros de la gran Rueda de la Vida que hace girar las ruedas menores en tiempo y espacio.

(Los Rayos y las Iniciaciones, p. 99)

 

“Yo soy”, dice la unidad humana, y se considera como el yo y se identifica con la

forma cambiante. Tiempo y espacio son para él verdaderas realidades. “Yo soy Eso”, dice el

aspirante, y trata de conocerse como realmente es, una palabra viviente, parte de una frase

cósmica. Para él el espacio ya no existe, se conoce como omnipresente. “Yo soy lo que soy”,

dice el alma liberada, el hombre libre, el Cristo. Ni el tiempo ni el espacio existen para él; la

omnisciencia y la omnipresencia son sus cualidades características.

(La Luz del Alma, p. 234)

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk