• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

Principios Subyacentes En La Nueva Religion Mundial

"La humanidad experimenta necesidades apremiantes y éstas deben ser satisfechas; sólo grandes y fundamentales principios de vida, que abarquen el pasado y el presente y provean un programa para el futuro, podrán satisfacer realmente esta invocación humana. El Cristo y la Jerarquía espiritual no vendrán a destruir todo lo que la humanidad consideró hasta ahora "necesario para la salvación", ni lo que satisfizo su demanda espiritual. Con la reaparición de Cristo, seguramente desaparecerá lo no esencial; quedarán los fundamentos de la fe sobre los cuales El podrá erigir la nueva religión mundial que todos los hombres esperan. Esta nueva religión debe estar basada sobre las verdades que soportaron la prueba del tiempo y trajeron bienestar y seguridad a los hombres de todas partes". (La Reaparición de Cristo, p. 125)

 

"Ha llegado el momento en que el primero y más importante principio que rige al verdadero esoterismo, debe ser comprendido como que condiciona a todos los trabajadores jerárquicos: Correcto Móvil. Ha llegado la hora en que la cualidad del trabajo ashrámico sea reconocida, ante todo, como Servicio Altruista. También ha llegado el instante en que los hombres de todas partes deben comprender que el ingreso en el Ashrama de un Maestro depende la Inteligencia, además del móvil y servicio correctos.(La Exteriorización de la Jerarquía, p. 548)

 

VERDADES FUNDAMENTALES

 

 

"Hay ciertas verdades fundamentales, subyacentes en todas las religiones reveladas,

esenciales para el desarrollo espiritual y para que el hombre comprenda progresivamente la

divinidad. Todo lo demás dentro del término "doctrina" y frases afines, no son más que

expansiones de estos fundamentos, de naturaleza explicativa, que expresan las interpretaciones

humanas y las formulaciones de los reconocimientos evolutivos, siendo principalmente

agregados de índole ornamental, especulativo y profético; están constantemente sujetos al

cambio, rechazo o desarrollo, a medida que aumenta el intelecto y la percepción espiritual del

hombre; no son básicas ni inalterables. Las verdades inalterables deben ser descubiertas y

reconocidas a medida que la nueva religión mundial toma forma en la Tierra y condiciona el

pensamiento y la conciencia humanas en la nueva era venidera.

 

Las Verdades Básicas hasta la fecha

 

Estas verdades básicas nunca cambian, porque están relacionadas con la naturaleza de la

Deidad Misma y se hicieron evidentes en el género humano mediante la revelación, a medida

que la evolución ha continuado y el hombre ha desarrollado las facultades perceptivas necesarias

y la persistencia requerida en la búsqueda, más el desenvolvimiento de la luz interna del alma.

 

Estas verdades inherentes a la naturaleza divina revelan el alma de Dios, y son:

 

1 La Ley de Compasión. Verdad de la recta relación, de la comprensión amorosa, del Amor

activamente expresado. Base de la hermandad y la expresión de la unidad interna.

 

2. La Realidad de Dios. Verdad de que el Ser es Dios inmanente y Dios transcendente;

involucra el reconocimiento del gran Todo y la parte relacionada; es el conocimiento de la

divinidad, comprobado por medio de la recta relación e idéntico origen. Es la revelación de

la vida de Dios que penetra en todo lo que es (Dios inmanente) y de esa misma vida que

proporciona relación cósmica aún mayor (Dios Transcendente), la garantía final de todo

progreso y la revelación correlativa. "Habiendo compenetrado todo este universo con un

fragmento de Mi Mismo, Yo permanezco", es el desafío de la Deidad y la eterna esperanza

de la humanidad. Tal es la respuesta de la Vida Misma a las demandas de la humanidad, a las

investigaciones de la ciencia y a todo el problema mundial. Dios está aquí, presente entre

nosotros y en todas las formas de expresión; incluye, penetra y permanece más allá. Es más

grande que toda apariencia. Se revela progresiva y cíclicamente, a medida que el hombre se

prepara para adquirir mayor conocimiento.

 

3. La Continuidad de la Revelación. Siempre en el transcurso de las edades y en cada crisis

humana, siempre en las horas de necesidad, en la fundación de una nueva raza o en el

despertar de una humanidad preparada ya para una visión nueva y más amplia, el Corazón de

Dios, impulsado por la Ley de compasión, envía un Instructor, un Salvador del Mundo, un

Iluminador, un Avatar. Da un mensaje que curará, indicará el paso siguiente que debe dar la

raza, iluminará el oscuro problema mundial y proporcionará al hombre la expresión de un

aspecto de la divinidad, hasta entonces no comprendido. Sobre esta realidad de la

continuidad de la revelación y sobre la secuencia de esta manifestación progresiva de la

naturaleza divina, está basada la doctrina de los Avatares, de los Mensajeros divinos,

Apariciones divinas y Profetas inspirados. La historia da inequívocos testimonios de todos

 

4. La Respuesta Inevitable de la Humanidad. Con estas palabras he expresado la reacción

espiritual instintiva del hombre y del espíritu humano inmortal, a las tres verdades

fundamentales citadas. Este espíritu divino en la humanidad debe responder siempre y

responde, a la Aparición divina. El testimonio es seguro y probado. Existe en el género

humano aquello que es afín a Dios, reconociéndoselo como propio cuando aparece. Esta es la

inquebrantable realidad en el corazón humano y su reconocimiento es la inevitable

recompensa y el resultado de la revelación.

 

5. Progreso. La reacción del hombre individual y de las masas a la continuidad de la

revelación, históricamente probada, no puede ser negada. Es el hecho básico de la religión.

Los tipos de esa revelación pueden variar, pero cada nueva revelación, dada en respuesta a la

necesidad y la demanda humanas, ha conducido siempre a la humanidad adelante hacia una

nueva meta cada vez más luminosa y a una mayor gloria. La revelación puede llegar desde

diversos niveles de la conciencia humana. Puede ser la revelación de nuevas conquistas

terrenas o mentales. Alguien señala el camino. Puede ser el reconocimiento de nuevas leyes

y hechos de la naturaleza, científicamente comprendidos y empleados. Puede ser la respuesta

del hombre inteligente al creciente conocimiento, trayendo un nuevo tipo de civilización.

Algún espíritu liberado señala el camino. Puede ser la respuesta del corazón humano al

Corazón de Dios, que conduce a la beatitud mística y al reconocimiento del Ser espiritual.

 

Puede ser la reacción del hombre a alguna nueva enseñanza, algún mejor desarrollo que

deriva en un nuevo y enriquecido acercamiento religioso al centro de la vida. Algún

Mensajero señala el camino. Pero siempre ello ha significado progreso, avance, rechazo de

alguna limitación existente, repudio de lo indeseable y lo malo. Involucra siempre el

reconocimiento de lo posible, lo ideal y lo divino.

 

6. Transcendencia. Esto significa la capacidad innata de ir más allá de la así llamada ley natural.

Esta superación de la limitación se realiza continuamente, y este proceso de transcendencia

evocará un creciente reconocimiento. Marca la siguiente y principal fase en la manifestación

de la divinidad en el hombre; significa el dominio sobre la ley física y el inminente triunfo de

la humanidad sobre las fuerzas que durante tanto tiempo la han sujetado a la tierra. El

dominio actual sobre el aire es el símbolo de esta transcendencia. El hombre va dominando

rápidamente a los cuatro elementos. Cultiva la tierra; surca las aguas; controla los fuegos

eléctricos del planeta, y vuela triunfante por el aire. Surge ahora la pregunta: ¿Qué vendrá

después hermanos míos? Otra transcendencia hay por delante. Es una de las cosas que

revelará el Avatar que viene.

(La Exteriorización de la Jerarquía, p. 241-3)

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk