• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

La Gran Invocación

La Gran Invocación... es el mantram que inaugurará la entrada del séptimo rayo. Por primera vez ha sido puesto a disposición de la humanidad un mantram de esta naturaleza.(Rayos II, pág. 145, ed. inglesa)

 

Invocación es de tres tipos. Tenemos, como ya se dijo, la demanda masiva, emitida en forma inconsciente, y el llamado clamoroso que brota del corazón del hombre en momentos de crisis como el actual. Este llamado invocador lo elevan incesantemente los hombres que viven en medió del desastre, siendo dirigido ese poder externo que sienten que puede venir y vendrá en su ayuda en los momentos extremos. Esta grande y silenciosa invocación surge hoy por todas partes.

 

Tenemos además el espíritu de invocación evidenciado por los hombres sinceros, cuando participan de los ritos de su religión y se valen de la oportunidad para orar y adorar en forma conjunta, elevando sus demandas de ayuda ante Dios. Este grupo, unido a las masas humanas, crea un enorme conjunto de suplicantes invocadores; su intención masiva es muy evidente en la actualidad y su invocación se eleva hasta el Altísimo. Finalmente existen los discípulos y aspirantes entrenados que utilizan algunas fórmulas verbales y ciertas invocaciones cuidadosamente definidas y, al hacerlo, enfocan el llamado invocador y la demanda de los otros dos grupos, dándoles la orientación y el poder correctos. Los tres grupos, consciente o inconscientemente, están entrando ahora en actividad, y su esfuerzo unificado garantiza la evocación resultante. (La Reaparición de

 

Cristo, págs. 151-152, ed. inglesa)

 

Hace algún tiempo, trasmití al mundo... una Invocación que está destinada a ser de primordial utilidad para producir ciertos grandes acontecimientos, y son:

 

1. Una afluencia de Amor y de Luz sobre el género humano, desde Shamballa.

 

2. Un llamado invocador al Cristo, Guía de la Jerarquía, para Su reaparición.

 

3. El establecimiento en la tierra del Plan divino, para ser realizado voluntariamente por la

humanidad misma.

 

Incidentalmente, estos tres acontecimientos están relativamente cercanos y se producirán

por el desarrollo consciente de la fase inmediata del Plan, que es la intención divina llevarlo a

cabo, hasta cierta medida, antes de la reaparición de Cristo. El establecimiento de rectas relaciones

humanas es la tarea inmediata y esa fase del Plan de Luz y Amor a la cual la humanidad puede

responder fácilmente y para la cual está ya evidenciado un servido de responsabilidad.

 

Se ha prestado poca atención al factor invocación como lo expresan los pueblos del

mundo; sin embargo, en el transcurso de las edades, el clamor invocador de la humanidad se ha

elevado hacia la Jerarquía y ha obtenido respuesta. Algún día se hará un estudio científico de las

grandes plegarias mundiales, los enunciados espirituales y las demandas invocadoras, y su relación

con los acontecimientos mundiales; esta relación se evidenciará en forma iluminadora, y el

resultado será una vinculación más estrecha entre la tierra y los centros espirituales de amor y de

vida...

 

Ahora se dio al mundo la Gran Invocación, tal como la emplea la misma Jerarquía...

La excepcionalidad vinculada con esta Invocación consiste en que es, en realidad, un gran

método de integración. Vincula al Padre, al Cristo y a la humanidad, en una gran relación. . . La

Gran Invocación relaciona la voluntad del Padre (o de Shambaíla), el Amor de la Jerarquía y el

servicio de la Humanidad, en un gran Triángulo de Energías; este triángulo traerá dos resultados

principales: el "sellado de la puerta donde se halla el mal" y el desarrollo del Plan de Luz y de

Amor mediante el poder de Dios, liberado sobre la tierra, por medio de la invocación...

 

La Invocación... es una plegaria mundial, no un llamado personal ni una urgencia

temporaria e invocadora; expresa la necesidad de la humanidad y atraviesa todas los obstáculos,

dudas e interrogantes, yendo directamente a la Mente y al Corazón de Aquel en Quien vivimos, nos

movemos y tenemos nuestro ser... Expresa las necesidades básicas de la humanidad actual -la

necesidad de Luz y Amor, de comprensión de la voluntad divina, para que finalice el mal.

 

Triunfalmente dice: "Que la Luz descienda a la Tierra; que Cristo retorne a la Tierra; que el

Propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres; que el Plan selle la puerta donde se halla

el mal" . Luego resume todo eso con palabras de clarín: "Que la Luz, el Amor y el Poder

restablezcan el Plan en la Tierra". Siempre el énfasis sobre el lugar de aparición y de

manifestación: la Tierra.

 

Esta invocación está ayudando mucho a cambiar los asuntos mundiales... Pero más queda

por hacer... La invocación ha salido de los Ashramas combinados de los Maestros y de la

Jerarquía; es empleada por sus Miembros con constancia, exactitud y poder. Servirá par integrar las

dos grandes centros: la Jerarquía y la Humanidad, y relacionarlos en forma nueva y dinámica con

"el centro donde la voluntad de Dios es conocida".

(Rayos V, Págs. 755-759, ed, inglesa)

 

Cuando en 1945 el Cristo anuncia la decisión capital que habría tomado de reaparecer

sobre la tierra durante la edad de Acuario al frente de la Jerarquía como Instructor de la

humanidad, solamente dos formas han sido accesibles para preparar su reaparición, o mejor dicho

dos formas de manera pública. No dudamos que otras formas de preparación han sido necesarias y

han sido empleadas:

 

Una de las dos formas de preparación anunciadas ha sido la transmisión de la Gran

invocación para el uso de la humanidad; la otra fué la creación en 1946 del nuevo Ashrama de la

Jerarquía, destinado a la transmisión del aspecto de sabiduría del segundo rayo y a la focalización

sobre este aspecto. Este Ashrama es sometido a la influencia directa del Buda bajo la supervisión

del Cristo y bajo el control del Maestro R.

 

La Gran Invocación es el mantram de Cristo Mismo. Su "sonido es derramado" en el

mundo entero de manera que ha sido pronunciada de manera constante durante mucho tiempo.

 

La Gran Invocación es el "esquema directivo del Plan". Es la estructura energética en el

seno del Plan, las energías de Luz, de Amor y de Poder dirigidas según sea necesario, para su

elaboración en la consciencia humana.

 

La Gran Invocación es "la declaración completa y nueva del Cristo para la Era de

Acuario"; una declaración en donde los tres aspectos de la Divinidad -Luz, Amor y Voluntad son

unidos a la consciencia humana si es necesario, con el fin de participar en la vida humana.

 

La Gran Invocación es "una Palabra de Poder que construye el Antakarana", esto significa

la unión consciente entre los centros planetarios -la Humanidad, la Jerarquía y Shambala- y los tres

aspectos del Sol -el centro solar al cual está unido nuestro planeta, como la personalidad del

hombre está unida a su alma.

 

Por el uso de la Gran Invocación, nos ubicamos dentro de las poderosas corrientes de

energía que circulan según un fin, un plan y un esquema definidos. A nivel humano, transmitimos

y transformamos, nos volvemos escalones dentro de la cadena de circulación de energía,

cooperamos conscientemente en la puesta en marcha de una fase inmediata del gran Plan. Somos

responsables dentro de nuestro nivel, de la construcción del Puente entre lo mental, el corazón y la

voluntad de Diós y lo mental, del corazón y el débil deseo de los hombres. Éste es nuestro rol en la

tarea planetaria para la construcción de relaciones.

Mary Bailey

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk