• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

El Rol De La Mente Y De La Intuición en la Iniciación

Frecuentemente se pasa por alto algo que mencioné anteriormente y es el acercamiento mental o la iniciación. Se ha puesto tanto énfasis sobre la cualidad amorosa de la Jerarquía, y lo que es la expresión del segundo aspecto divino, que reiteradamente se olvida la mentalidad jerárquica (si puedo emplear una frase así); sin embargo hay una ley - estrechamente relacionada con la iniciación- que dice: "El iniciado lleva a cabo su trabajo dentro del circulo infranqueable de la Mente Universal". Quisiera que dedicaran a estas palabras una detenida y madura consideración.

 

El Logos planetario actúa en lo que concierne a su manifestación, la Tierra, desde niveles mentales cósmicos; lo único que manifiesta por medio de Su Palabra Creadora es Su pensamiento enfocado e intención mental fija. A fin de crear un mundo material, dirige Su pensamiento desde lo que podrían considerarse niveles concretos del plano mental cósmico, y todo el proceso es de precipitación, consolidación e irradiación. (El Discipulado en la Nueva Era, págs. 384-385, ed. inglesa)

 

Cuando el individuo, por medio de la ciencia de la Yoga (ciencia que se ocupa de "suprimir las actividades del principio pensante", o el control de la mente) ejerce pleno poder sobre la mente y la sustancia mental o materia pensante, queda liberado del control de esas formas que mantienen a la mayoría de los hombres cautivos en los tres mundos...

 

 

Ya no se deja engañar; es capaz de discernir entre lo real y lo irreal, lo verdadero y lo falso,

la vida del espíritu y el mundo fenoménico. Entonces está sujeto a las corrientes de pensamiento y

al mundo de ideas que provienen de grandes entidades y vidas espirituales; de manera que el gran

plan del Arquitecto del Universo puede desplegarse ante él.

(La Luz del Alma, págs. 164-165, ed. inglesa)

 

El Conocedor emplea un método distinto del místico, dirige el intelecto al objeto de su

búsqueda; es el método de la mente, su disciplina y control. Mantiene firme la mente; detiene su

versatilidad y la enfoca; busca a Dios; se aparta del sentimiento, y no le interesa su satisfacción

personal, porque la mente es sentido común y, en su más elevada utilización, está dotada de la

facultad de síntesis, de plenitud... Vivirá su vida como vida, es decir, como autorrealización y

autoconsumación, con la conciencia de que no es meramente su propio yo lo que está siendo

realizado y perfeccionado, sino el Universo, la Deidad, de la cual su yo aparente es una parte...

 

En el hombre verdaderamente iluminado tenemos la rara combinación del místico y del

conocedor, el efecto resultante de los métodos místicos de Oriente y Occidente y la unión de la

cabeza y del corazón, del amor y del intelecto. Esto produce lo que en Oriente se denomina un

Yogui (el conocedor de la unión) y en Occidente, un místico práctico -modo poco satisfactorio de

designar al místico que ha combinado el intelecto con la naturaleza sensoria, por lo tanto, es un ser

humano coordinado, en quien el cerebro, la mente y el alma, actúan en la más perfecta unidad y

síntesis.

(Del Intelecto a la Intuición, págs. 157-I59, ed. inglesa)

 

La mente recibe la iluminación del alma en forma de ideas proyectadas o intuiciones, que

imparten conocimiento exacto y directo, porque la intuición es siempre infalible. Este proceso es, a

su vez, repetido por la mente activa, que inculca en el cerebro receptivo las intuiciones y el

conocimiento transmitido por el alma. Cuando ésto se efectúa automáticamente y con exactitud,

tenemos al hombre iluminado, al sabio.

(Del Intelecto a la Intuición, pág. 164, ed. inglesa)

 

La iniciación no es un proceso ceremonial, o un premio acordado a un aspirante

sobresaliente; tampoco una penetración en los Misterios -los misterios de la Masonería son todavía

una presentación pictórica, sino el resultado de la vivencia experimentada en los tres niveles de

percepción (físico, emocional y mental); poniendo en actividad, a través de esa vivencia, las

células registradoras y memorizadoras de la sustancia cerebral que hasta ahora no fueron

susceptibles a las impresiones superiores. Debido a esta expansiva zona registradora o, si se

prefiere, a través del perfeccionamiento de un mecanismo registrador más refinado, o instrumento

de respuesta, la mente puede convertirse en transmisor de los valores superiores y de la

comprensión espiritual. Así el individuo llega a ser consciente de zonas de existencia divina y de

estados de conciencia eternamente presentes, pero que el individuo es constitucionalmente incapaz

de hacer contacto o registrar; tampoco la mente o su agente registrador, el cerebro, fueron capaces

de hacerlo desde el ángulo de su desarrollo evolutivo.

 

Cuando el faro de la mente penetra con lentitud en los aspectos de la mente divina, hasta

ahora no reconocidos, cuando despiertan las cualidades magnéticas del corazón y responden

sensiblemente a ambos aspectos, el hombre está capacitado para actuar en los nuevos reinos de luz,

amor y servicio, que están en proceso de desarrollo: Entonces es un iniciado.

(La Reaparición de Cristo, pág. 128, ed. inglesa)

 

El conocimiento del iniciado nada tiene que ver con la conciencia, tal como la mente

reconoce ese factor durante el proceso evolutivo; su conocimiento está relacionado con el don de la

intuición y con esa divina percepción que ve todas las cosas como si estuvieran dentro de sí

(Rayos V, pág. 288, ed. inglesa)

 

¿Qué es esa cosa misteriosa denominada intuición? Resulta interesante observar que este

término ha sido totalmente ignorado en algunos libros de sicología, e ignorado frecuentemente por

los más grandes hombres en este campo. La intuición no ha sido reconocida. Podemos definirla

como captación directa de la verdad, aparte de la facultad razonadora o de cualquier otro proceso

del intelecto. Es el surgimiento en la conciencia de alguna verdad o belleza nunca sentida. No

procede de la subconsciencia o de la memoria racial o individual acumulada, sino que desciende

directamente a la mente desde la superconciencia o alma omnisciente. Se la reconoce

inmediatamente como verdad infalible, y no despierta duda alguna. Todas las soluciones repentinas

de problemas aparentemente insolubles o abstrusos, y un gran número de las invenciones

revolucionarias, caen dentro de esta categoría...

 

Este acceso inmediato a la verdad es el destino final de todos los seres humanos, y

probablemente algún día la mente misma quede bajo el umbral de la conciencia, así como se

encuentran hoy los instintos. Entonces actuaremos en la esfera de la intuición y hablaremos en

términos de intuición, con tanta facilidad como ahora hablamos en términos de la mente y tratamos

de actuar como seres mentales.

(Del Intelecto a la Intuición, págs. 161-162, ed. inglesa)

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk