• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

ENTRENAMIENTO DEL ESPÍRITU CREADOR

No es por vana curiosidad que aspiramos al conocimiento del Yo. Conocemos nuestro temperamento a fin de poder formarlo... Debemos pensar en nosotros mismos como si estuviéramos en medio de un entrenamiento mental, o bien, como los artistas de nuestras..... El espíritu heroico y libre gobierna Su destino bajo la plena luz de la conciencia. (Esme Winglield Stratford, New Minds for Old).

 

TRABAJO DE FUNDACIÓN

 

Este pequeño planeta tiene, esencialmente, un propósito y técnicas excepcionales y que sobre y dentro de él (si pudiera penetrar debajo de la superficie) se está llevando a cabo un gran experimento redentor; sus principales factores complementadores y agentes científicos son los "hijos de la mente que eligieron ser hijos de los hombres y, sin embargo, siguen siendo por toda la eternidad Hijos de Dios". (El Discipulado en la Nueva Era II, págs. 385-386 ed. inglesa).

 

Así como la personalidad no tiene otra función en el divino plan que la de ser un canal para él y el medio de expresión del alma, así también la mente inferior está destinada a ser un canal para la libre afluencia de energía de la mente superior. (Rayos I, pág. 76 ed. inglesa). 

 

Inteligencia Activa. Concierne al desarrollo de la naturaleza creadora del hombre

espiritual y consciente. Se desarrolla por medio del correcto empleo de la mente, con su

poder de intuir ideas, responder a los impactos, interpretar, analizar y construir formas a fin

de revelarlas. Así crea el alma del hombre. Este proceso creador puede describirse, en lo que

respecta a sus etapas, del modo siguiente:

 

1. El alma crea su cuerpo físico, su apariencia fenoménica, su forma externa.

 

2. El alma crea, en tiempo y espacio, de acuerdo a sus deseos. Así viene a la existencia el

mundo secundario de las cosas fenoménicas, y nuestra moderna civilización es el

resultado de esta actividad creadora de la naturaleza de deseos del alma, limitada por la

forma. Reflexionen sobre esto.

 

3. El alma crea directamente a través de la mente inferior, de allí la aparición del mundo

de los símbolos, que colma nuestras vidas de interés, conceptos, ideas y belleza,

mediante la palabra hablada y escrita y las artes creadoras. Este es el resultado de los

pensamientos de los pensadores de la raza.

 

El objetivo de la verdadera educación consiste en dirigir correctamente esta tendencia

ya desarrollada. La naturaleza de las ideas, la manera de intuirlas y las leyes que deberían

regir todo trabajo creador, son sus metas y objetivos.

(Educación en la Nueva Era, págs. 20-21 ed. inglesa).

 

En los primeros diez años de la vida del niño se le enseñará a utilizar

inteligentemente la información que le llega al cerebro por medio de los cinco sentidos.

 

Debe acentuarse que la observación, la respuesta rápida y la coordinación física, son el

resultado de la intención. Deberá enseñarse al niño a oír y a ver, a establecer contactos y a

utilizar su juicio; sus manos deben responder a los impulsos creadores para hacer y

reproducir lo que ve y oye. Así se cimentan los rudimentos de las artes y artesanía, del

dibujo y de la música.

 

En los próximos diez años la mente será entrenada definidamente para que pueda

llegar a predominar. Se enseñará al niño a racionalizar sus deseos e impulsos emocionales, a

discriminar lo bueno de lo malo, lo deseable de lo indeseable y lo esencial de lo no esencial.

 

Esto le será enseñado por medio de la historia y el entrenamiento intelectual que ese ciclo de

su vida exige, de acuerdo a las leyes del país donde reside. De esta manera se establecerá un

sentido de los valores y de las normas correctas. Se le ensenará a distinguir entre memorizar

y pensar; a diferenciar entre el cúmulo de datos confirmados por los pensadores y

clasificados en los libros, y su aplicación en los acontecimientos de la existencia objetiva,

además (aquí hay un concepto de real importancia) su causa subjetiva y su relación con el

mundo de la realidad, del cual el mundo fenoménico es solo el símbolo.

(La Educación en la Nueva Era, págs. 8-9 ed. inglesa).

 

En este trabajo de reunir el necesario poder mental para el trabajo constructivo, está

implicada definidamente la red etérica, lo cual conduce a la reorganización de la red. Las

explicaciones académicas no ayudan al estudiante a comprender esto. Cuando la mente (el

instrumento del pensamiento) es el vehículo de la vida, de la luz y del amor del alma, y la

red etérica responde a la afluencia de energía proveniente de la mente, entonces tiene lugar la

reorganización de la red etérica individual. El cuerpo etérico individual es sólo una parte, un

aspecto de la red etérica de la humanidad; la constante reorganización de las distintas partes

trae consigo una transformación del todo, cuando haya transcurrido el tiempo suficiente.

 

El medio por el cual esto tiene lugar es la mente. La mente crea o formula esas

formas mentales o energías personificadas que expresan en el plano mental el grado de

comprensión del discípulo acerca del plan y su capacidad de llevar la energía mental al

cuerpo etérico -sin impedimento de la naturaleza emocional o cualquier deseo inferior

emergente. (El Discipulado en la Nueva I, págs. 698-699 ed. inglesa).

 

La sabiduría es la característica del iniciado y la posee aunque su conocimiento

práctico de los detalles mundanos -históricos, geográficos, económicos y culturales- deje

mucho que desear. Los discípulos del Ashrama de un Maestro pueden proporcionar el

conocimiento que requiera, pues son extraídos de distintas culturas y civilizaciones y todos

ellos pueden resumir el total conocimiento humano en cualquier momento dado.

(El Discipulado en la Nueva Era II, pág. 279 ed. inglesa).

 

Pero en el entrenamiento iniciático, donde el objetivo es la sabiduría y sobre todo en

el desarrollo de la sensibilidad espiritual, cada fase de acercamiento al desarrollo divino y

todas las expansiones de conciencia, evolucionan de tal manera que se abarca la divinidad, y

cada desarrollo de la comprensión le revela al iniciado una Realidad mayor -la realidad del

Ser. (El Discipulado en la Nueva Era II, págs. 310-311 ed. inglesa).

 

El factor que producirá una creciente integración entre el alma y la personalidad... es

lograr el poder de amar con pureza, sin ninguna diferencia y con ese amor que demuestra el

Eterno Uno -expresado a todos por igual, sin estar influido por ninguna actividad temporal

del hombre- pero basado en una amplia visión y liberado de la facultad que tiene la mente de

crear formas mentales. (El Discipulado en la Nueva Era I, pág. 470 ed. inglesa).

 

Donde hay verdadera percepción se elimina automáticamente la crítica.

(El Discipulado en la Nueva Era II, pág. 107 ed. inglesa).

 

A medida que lleva a cabo esta tarea irán apareciendo los correctos métodos para

llegar hasta quienes están activos en el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, se abre las

puertas necesarias y se evidenciarán fácilmente los métodos adecuados para evocar interés.

El trabajo en los planos internos ya es hecho, lo único que falta es despertar el cerebro y la

mente objetiva, en conexión con tales individuos.

(El Discipulado en la Nueva Era I, pág. 164 ed. inglesa).

 

Al reflexionar... el discípulo debería extraer la idea de que él es ya parte de la

Jerarquía y al mismo tiempo parte de la esforzada e infeliz humanidad. Por consiguiente, no

está sólo o aislado, sino que forma parte de la Jerarquía porque ha "entrado con su grupo";

esto es una realidad, aunque no comprenda las plenas implicaciones de esa frase. Al mismo

tiempo aprende que sólo en la medida en que ha desarrollado la conciencia grupal y

empezado a actuar como aquél que fue "absorbido dentro del grupo", podrá entrar en una

relación más estrecha y más vitalmente colaboradora con el ashrama al cual pertenece.

(El Discipulado en la Nueva Era II, págs. 358-359 ed. inglesa).

 

Esta soledad debe enfrentarla y comprenderla, y tiene como resultado dos cosas:

 

primero, saber cuál es la exacta etapa alcanzada en la escala de la evolución o en el sendero

y, segundo, la percepción intuitiva de la etapa evolutiva lograda por aquellos con quienes

entramos en contacto en el camino de la vida.

 

Debe desarrollar conscientemente la soledad esotérica y no dejarla librada a las

circunstancias. Esa soledad depende de las realizaciones del alma y no del espíritu de

separatividad; soledad que se vanagloria de ser muchas veces interrumpida y tener

numerosos amigos, pero muy pocos -si alguno- son admitidos en el lugar de la sagrada paz;

soledad que no rechaza a nadie, pero no divulga los secretos del ashrama a quienes tratan de

entrar en el; esa soledad, por ultimo, que abre ampliamente la puerta del ashrama.

 

Este es el factor que más necesita cultivar en este momento. Debería apartarse

definitiva y conscientemente de si mismo, lo cual hará que en la vida externa exprese un

amor más cálido aun. (El Discipulado en la Nueva Era II, págs. 762-763 ed. inglesa).

 

La participación ashrámica es una de las grandes compensaciones del discipulado.

 

Por su intermedio se puede "soportar ocultamente" mayor luz. Quisiera que meditaran sobre

esta frase. Puede ponerse al servicio del Plan una gran fuerza unida y captarse el significado

oculto de las palabras: "Mi fuerza es como la fuerza de diez personas, porque mi corazón es

puro". La fuerza perfecta del ashrama (simbolizada por el número 10) está a disposición del

discípulo cuya pureza de corazón le ha permitido penetrar en el ashrama; su conocimiento se

trasmuta más rápidamente en sabiduría a medida que su mente es sometida a la acción de la

comprensión superior de Aquellos con los cuales está asociado; gradualmente, comienza a

contribuir con su propia cuota de luz y comprensión, para quienes recién ingresan y son

iguales a Él. (El Discipulado en la Nueva Era II, pág. 330 ed. inglesa).

 

Se Puede esperar un desarrollo muy interesante durante el siglo próximo. Se trata de

la intensificación comercial y de someter a la ley y al orden la vida de: la familia y grupos de

familias, las ciudades y grupos de ciudades, las naciones y grupos de naciones, hasta que la

raza humana, en todos los aspectos de su vida esotérica, se ajuste a la regla -voluntariamente

y con la comprensión... de la necesidad del grupo. Todo el esfuerzo mental, durante las

próximas subrazas, será dirigido a sintetizar el esfuerzo, asegurando así el bien del grupo

colectivo implicado. Ocurrirá muchos acontecimientos interesantes, y serán necesarios

muchos experimentos; unos tendrán éxito, otros fracasarán antes de que manas o actividad

intencionada, ordenada e inteligente, controle la vida de los pueblos de este mundo.

(Tratado sobre Fuego C6sinico, pág. 423 ed. inglesa).

 

DE LA LUZ AL SIMBOLO

Trabajar con símbolos le resultará de real valor si persevera. Haré una insinuación

respecto a ellos, y su intención se lo revelaré. Donde se unen las convergentes líneas de un

símbolo y se cruzan numerosas líneas, existe un punto de fuerza y de iluminación. Un centro

enfocado que la mente iluminada puede atravesar. Reflexione sobre esto.

(El Discipulado en la Nueva Era I, pág. 279 ed. inglesa).

 

El estudio conceptual del símbolo los conduce, internamente... en el reino de las

ideas. Impele a la actividad, enfocada en el mecanismo mental. Así se dará cuenta del

concepto o la idea que el símbolo o Signo personifica. Captarán su significado y lo que

representa. Comprenderán el propósito para el cual la forma ha sido manifestada. El estudio

de los números y de las líneas les ha proporcionado una rica estructura de conocimientos en

el plano objetivo -riqueza que depende en este caso de la lectura individual, equipo mental y

conocimiento. La capacidad para leer el "significado" que encierra un símbolo depende

también de la riqueza del significado que adjudican a los acontecimientos de la vida diaria y

a la capacidad para practicar la verdadera meditación.

 

Quisiera aclararles que no hay una interpretación establecida para cada símbolo, pues

a cada ser humano le impartirá un significado especial. La falta de interés en los símbolos

presupone generalmente falta de interés en la debida interpretación de las formas de la vida y

su significado. Demostrar un interés muy académico por los símbolos, presupone una mente

tortuosa y compleja que ama los dibujos, las líneas, las formas y las relaciones numéricas,

escapándosele totalmente la signiflcaci6n del significado. Es vital para el crecimiento del

discípulo y de los aspirantes el equilibrio mental entre forma y concepto, expresión y

cualidad, signo o significado.

 

La gran necesidad que tienen la mayoría de los estudiantes es trabajar con ideas y

conceptos para llegar al significado, el cual necesitará el uso de la mente para comprender,

captar e interpretar. Requiere el desarrollo de esa sensibilidad mental que permitirá, a su

poseedor, responder a las vibraciones provenientes de lo que llamamos Mente Universal, la

Mente de Dios, el Instigador del Plan. Presupone una cierta habilidad para interpretar y el

poder de expresar la idea que subyace en el símbolo, a fin de que otros puedan compartirla.

 

Esta idea de servicio y acrecentada utilidad debe mantenerse con firmeza en la mente...

 

Debemos aprender a ver los símbolos a nuestro alrededor y luego penetrar detrás de él y

llegar la idea que éste debe expresar.

(Espejismo: Un Problema Mundial, págs. 12-13 ed. inglesa).

 

Como bien sabemos, un símbolo es un signo externo y visible de una realidad interna

y espiritual. ¿Qué es esta realidad interna?... La realidad de la relación.

(Rayos I, pág. 285 ed. inglesa).

 

Los estudiantes harán bien en recordar la siguiente secuencia de palabras, que

contienen ideas: Símbolo, Significado, Significación, Luz, considerando a ésta como energía

creadora emanante -la organizadora del símbolo, la reveladora del significado y la potencia

de la significación. (Rayos V, pág. 285 ed. inglesa).

 

Todo el tema de la revelación se refiere a la revelación de la luz e implica muchas y

variadas interpretaciones de la palabra "luz"; concierne al descubrimiento de las zonas

iluminadas del ser, que de otra manera permanecen desconocidas y, por lo tanto, ocultas.

 

Creamos luz; empleamos luz; descubrimos luces mayores que sirven para revelarnos al Dios

Desconocido. Es la luz guiadora en nosotros que oportunamente revela esas luces más

brillantes que introducen el proceso de la revelación. Como pueden comprender, hermanos

míos, hablo en símbolos. (El Discipulado en la Nueva Era II, pág. 436 ed. inglesa).

 

Todo el tema del zodiaco puede encararse desde el ángulo de la luz, su desarrollo y

acrecentada irradiación y la gradual demostración de lo que he denominado en otra parte "la

gloria del UNO”.... esta "intensificación de la luz en la luz", como se dice esotéricamente,

recordando que intentamos expresar condiciones vinculadas al alma, cuya naturaleza

esencial es luz. A medida que prosigue la evolución, esta luz-alma afecta a la forma y

produce secuencialmente la revelación de esa forma, la naturaleza del tiempo - espacio y la

meta. (Rayos III, págs. 328-329 ed. inglesa).

 

El rayo de belleza, arte y armonía produce la cualidad de la organización mediante la

forma. En último análisis, es el rayo de la exactitud matemática y no el rayo del artista, como

muchos creen. El artista se encuentra en todos los rayos, al igual que el ingeniero, el médico,

el hombre que forma su hogar o el músico... Cada uno de los grandes rayos tiene una forma

particular de enseñar la verdad a la humanidad, lo cual es su contribución excepcional y el

modo de desarrollar al hombre mediante un sistema o técnica, calificado por la cualidad del

rayo que es por lo tanto específico y excepcional. (Rayos III, pág. 49 ed. inglesa).

 

Así los tres rayos principales resumen en si mismos el proceso de la creación y de la

energetización mediante el impulso de la divina voluntad; el trabajo de los cuatro rayos

menores (como se los denomina, aunque no existen menores ni mayores) consiste en

elaborar o diferenciar las cualidades de la vida y producir la infinita multiplicidad de formas

que permitirá a la vida asumir sus muchos puntos focales y expresar, mediante el proceso

evolutivo de manifestación, sus diversas características. (Rayos III, pág. 70 ed. inglesa).

 

Se ha afirmado esotéricamente que: "Los cinco vértices de la estrella de cinco puntas

son pirámides de ascensión, y en la cúspide de cada punta -oculto en los rayos emanantes hay

un punto de revelación que neutraliza la radiación, pero preserva el magnetismo

profundamente arraigado. De esta manera están simbolizados la salida, el retorno y el punto

de paz, rodeados por la actividad". (El Discipulado en la Nueva Era II, pág. 371 ed. inglesa).

 

Se debe hallar el lugar de paz en medio del desorden; adquirir sabiduría en medio del

tumulto intelectual y colaborar con la Jerarquía en el aspecto interno de la vida, circundados

por el ensordecedor ruido de la vida moderna en las grandes ciudades. Tal es el problema de

ustedes y el mío al tratar de ayudarlos.

(El Discipulado en la Nueva Era I, pág. 6 ed. inglesa).

 

El problema de nuestra época no es sólo el de establecer la paz en el mundo ni

obtener la paz como ser individual; el problema es tratar de transformar el problema que se

manifiesta en todos lados, creativo y productivo. Experimentando en si mismo es un medio.

 

En este caso es el hombre individual en si mismo, la red del mundo externo que se vuelve

campo de batalla. El fin del combate sobre ese campo de batalla es casi siempre el comienzo

del conflicto interior en el individuo. Sobre esta base individual e interior, experimentar este

conflicto puede ser un hecho creador. El arte es una forma de expresión más productiva que

la guerra. (Sherry Peticolas (escultor), Lecture & Art for Non-professionals).

 

La simbología del antakarana tiende, lamentablemente, a complicar la captación de

su real naturaleza. Quisiera recordarles que, así como el alma no es un loto de doce pétalos

que flota en la sustancia mental, sino que es, en realidad, un vórtice de fuerza o doce

energías unidas por la voluntad de la entidad espiritual (la mónada en su propio plano),

tampoco el antakarana es una serie de hilos de energía, tejidos lentamente por la

personalidad fusionada con el alma, al que se le unen los correspondientes hilos proyectados

por la Triada espiritual, sino que en realidad es un estado de conciencia. Estos símbolos son

formas verdaderas y vivientes, creadas por el poder mental del discípulo, pero en tiempo y

espacio no tienen real existencia. La única y verdadera existencia es la Mónada en su propio

plano, emergiendo como voluntad expresiva y activa que, a su vez, es Amor activo cuando

establece relaciones, e Inteligencia activa cuando emplea las dos energías superiores. No

debe olvidarse que la energía de la inteligencia enfocada en la mente es el instrumento o

agente complementario de las otras dos energías monádicas.

(El Discipulado en la Nueva Era II, págs. 193-194 ed. inglesa).

 

Hablando simbólicamente, y sin extenderme sobre las significaciones, podría decirse

que un ashrama tiene tres círculos (no me refiero aquí a los grados o rangos):

 

1. El círculo de los que no guardan silencio y se hallan cerca de la puerta externa. Sus

voces no deben penetrar demasiado para no perturbar el ashrama.

 

2. El círculo de aquellos que conocen la ley del silencio, considerándola muy rígida.

Están en la puerta central y no pronuncian palabra. Desconocen aún el silencio del

 

3. El círculo de quienes viven en el silencioso lugar secreto. No emplean palabras, pero

emiten sonidos, y cuando hablan -pues lo hacen- los hombres escuchan.

 

Esta triple presentación del poder equilibrador del habla y del silencio, son los

efectos comprendidos en la obediencia oculta -que en sí es la respuesta voluntaria al poder

de la vida ashrámica, a la mente y al amor del Maestro del ashrama. Sobre estos poderes

quisiera que reflexionara... procure que los resultados de la reflexión Sean prácticos...

recordando que al eliminar la posesividad y toda referencia de si mismo reducirá la

conversación a sus esenciales puntos espirituales.

(El Discipulado en la Nueva Era II, págs. 55~551 ed. inglesa).

 

La intuición puede ser impulsada a la actividad de muy diversas maneras, y una de

las más útiles y poderosas es el estudio y la interpretación de los símbolos. Los símbolos

constituyen la forma externa y visible de las realidades espirituales internas; cuando se ha

obtenido la facilidad de descubrir la realidad que se halla en cualquier forma específica,

significa el despertar de la intuición... El estudio de los símbolos... efectúa tres cosas:

 

Desarrolla el poder de penetrar detrás de la forma y llegar a la realidad subjetiva.

 

Produce una estrecha integración entre alma-mente-cerebro; una vez lograda, se

obtiene más rápidamente la intuición y, por lo tanto, la iluminación y la verdad.

 

Ejerce presión sobre ciertas zonas aletargadas del cerebro, activando las células

cerebrales, siendo esta la primera etapa en la experiencia del aspirante. En la mayoría de los

verdaderos aspirantes despierta el centro entre las cejas, mientras que el centro en la cima de

la cabeza vibra muy suavemente pero no está en completo funcionamiento, debiendo

despertarse plenamente antes de que los aspirantes puedan estar a la altura de su mínima

oportunidad...

 

Si este estudio es emprendido, correctamente, conducirá al desarrollo de la intuición

y su consiguiente manifestación en el plano físico como iluminación, comprensión y amor.

(Espejismo: Un Problema Mundial, págs. 6-8 ed. inglesa).

 

LA INTUICION - UN FACTOR CULTURAL

 

La intuición significa la aplicación del poder de transfiguración.

(Espejismo: Un Problema Mundial, pág. 171 ed. inglesa).

 

Hallarán de verdadero valor recapacitar profundamente sobre los propósitos para los

cuales deben cultivarse la intuición y desarrollarse la mente iluminada, preguntándose si esos

propósitos tienen la misma finalidad y están sincronizados con el factor tiempo. Descubrirán

entonces que sus objetivos difieren y los efectos de su pronunciado desarrollo sobre la vida

de la personalidad son también distintos. El espejismo no es disipado por medio de la

intuición... Iluminación es lo que deben buscar la mayoría de los aspirantes (como los de este

grupo). (Espejismo: Un Problema Mundial, págs. 81-82 ed. inglesa).

 

Los trabajadores creadores, en cualquier campo, son principalmente quienes pueden

destruir los espejismos a los cuales la humanidad es propensa.

(El Discipulado en la Nueva Era I, pág. 132 ed. inglesa).

 

La visión es una manera simbólica de experimentar la revelación. El desarrollo

gradual de cada uno de los cinco sentidos trajo el constante surgimiento de la revelación del

mundo de Dios y la continua expansión de la visión. El desarrollo de la vista produjo una

aptitud sintética para enfocar los resultados de todas las visiones menores, llevadas al punto

de revelación por los otros cuatro sentidos. Luego le sigue la visión revelada por el "sentido

común” de la mente. En su estado más desarrollado se presenta como percepción mundial, en

lo que a los asuntos humanos concierne y produce, frecuentemente, los vastos planes

personales de los dirigentes mundiales en los distintos campos del vivir humano. Pero la

visión a que me refiero consiste en llegar a ser conscientes de lo que el alma conoce y ve,

empleando la clave que abre la visión del alma, la intuición, que debe aplicarse inteligente y

conscientemente sólo cuando los asuntos de la personalidad van quedando bajo el umbral de

la conciencia.

 

...Un discípulo llega a ser aceptado cuando comienza su ascenso hacia la visión, hacia

la cima de la montaña y, también, cuando puede registrar conscientemente lo que ha visto y

comienza a hacer algo constructivo para materializarlo. Esto ya comenzaron a hacerlo

muchos. Un hombre llega a ser un discípulo mundial, en sentido técnico, cuando la visión es

para él un factor importante y determinante en su conciencia, a lo cual subordina todos sus

esfuerzos diarios. No es necesario que alguien le revele el Plan. El sabe. Ajusta su sentido de

proporción a la revelación, y su vida está dedicada a traer a la existencia efectiva la visión,

en colaboración con su grupo. (El Discipulado en la Nueva Era I, págs. 687-688 ed. inglesa).

 

Un cabal punto de vista -tal como el experimentado en los niveles del alma- indica la

eliminación de todas las barreras y la liberación del discípulo de la gran herejía de la

separatividad; creando por lo tanto un canal inobstruido para la afluencia del amor puro. El

perfecto equilibrio, visto desde el mismo nivel, ha eliminado todo impedimento y esos

factores emocionales que hasta ahora han obstruido el canal, preparando el camino para que

el Observador vea realmente; entonces el discípulo actúa como un limpio canal para el amor.

(Rayos IV, pág. 674 ed. inglesa).

 

La intuición nada tiene que ver con los tres mundos de la experiencia humana, sino

sólo con las percepciones de la Triada espiritual y con el mundo de las ideas. La intuición es

para el mundo de significados, lo que la mente es para los tres mundos de la experiencia.

 

Produce comprensión, de la misma manera que la luz del alma produce conocimiento, por

medio de esa experiencia... La activa vida en los tres mundos es una expresión distorsionada

de esta experiencia superior, constituyendo también el campo de entrenamiento en el cual se

desarrolla lentamente la capacidad de vivir la vida iniciática de percepción intuitiva y de

servicio al Plan. Estas diferenciaciones (en tiempo y espacio, debido a que todas las

diferenciaciones son parte de la gran ilusión, aunque necesarias e inevitables cuando la

mente las controla) deben ser cuidadosamente consideradas. Los discípulos llegarán a una

etapa de su desarrollo en que sabrán si están reaccionando a la luz del alma o a la percepción

intuitiva de la Triada. Entonces llegarán a la etapa donde comprenderán que percepción

intuitiva -como ellos la denominan- sólo es la reacción de la personalidad iluminada a la

tendencia a identificar a la Triada.

(Espejismo: Un Problema Mundial, págs. 194-195 ed. inglesa).

 

Las masas, recién han comenzado a utilizar la mente inferior, siendo la ilusión, por lo

tanto, una etapa necesaria de prueba y entrenamiento por la cual deben pasar, de lo contrario

no obtendrán una valiosa experiencia ni desarrollarán su poder de discriminar... Es esencial,

en consecuencia, que a la masa se le enseñe el significado de la ilusión y se la entrene para

ver la verdad y extraer la médula, en cualquier presentación de la misma, con la cual sean

enfrentados. También es esencial que los intuitivos del mundo aprendan a emplear, controlar

y comprender la facultad de percibir espiritualmente, de aislarse divinamente y de responder

apropiadamente a las características de la intuición.

(Espejismo: Un Problema Mundial, pág. 178 ed. inglesa).

 

Intuición es comprensión sintética, prerrogativa del alma, que sólo es posible cuando

el alma, en su propio nivel, va en dos direcciones: hacia la Mónada y hacia la integrada,....

coordinada y unificada personalidad... Intuición es captar comprensivamente el principio de

universalidad; cuando existe, se pierde, por lo menos momentáneamente todo sentido de

separatividad. En su punto álgido, se reconoce como ese Amor Universal que no tiene

relación con el sentimiento ni con la reacción afectiva, sino que, predominantemente, se

identifica con todos los seres. Entonces se conoce la verdadera compasión y no existe el

espíritu de crítica. Sólo entonces puede verse el germen divino latente en todas las formas.

(Espejismo: Un Problema Mundial, págs. 2-3 ed. inglesa).

 

LA TÉCNICA CREADORA - LA MEDITACIÓN

 

En esta instrucción consideraremos la relación de la meditación grupal con el trabajo

del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo y la necesidad de establecer un grupo mundial

unido, dedicado a la meditación unánime y simultánea, sobre el trabajo de preparar al mundo

para el nuevo orden y la jurisdicción de Cristo.

(El Discipulado en la Nueva Era II, pág 231 ed. inglesa).

 

Procure impartir en la meditación fuerza y sabiduría a los dirigentes mundiales

cuando tratan de poner (como lo hacen) orden en el caos.

(El Discipulado en la Nueva Era II, pág. 695 ed. inglesa).

 

Cuando los hombres hayan desarrollado por la meditación y el servicio grupal, la

percepción de sus propias mentes controladas e iluminadas, hallarán que han entrado en la

conciencia del verdadero ser y en un estado de conocimiento por el cual comprobarán, fuera

de toda duda y controversia, la realidad de la existencia del alma... El alma será conocida

como un ente y como impulso motivador y centro espiritual que está detrás de las formas

manifestadas... Al establecer la realidad de la existencia del alma y su expresión, el cuerpo,

emerge la totalidad en toda su plenitud. (Rayos I, págs. 95-96 ed. inglesa).

 

Podría decirse que, entre los grandes centros planetarios, existe un grupo

intermediario formado por aquellos que pueden meditar en forma creadora y son escogidos

de cada uno de los centros principales y de quienes están ya acostumbrados a meditar.

 

Quisiera detenerme aquí y recordarles que no me refiero a la meditación religiosa

estrictamente comprendida, ni a esos llamados que invocan ayuda y asistencia, que el

pensador cristiano occidental asocia en forma tan estrecha en su mente. Me refiero a quienes

-en tranquila reflexión, con demanda enfocada y verdadero trasfondo de conocimiento

cognoscitivo -son capaces de pensar cabalmente y alcanzar un estado de conciencia más

elevado que el normalmente percibido, y llegan a esos descubrimientos intuitivos y

espirituales que pueden crear la simiente de una nueva creación, o abrir (para quienes son

incapaces de meditar de este modo) un nuevo campo de posible percepción. El móvil de toda

meditación grupal debe ser el servicio altruista; la nota clave de todos estos grupos es la

creatividad, demostraciones todas del perfecto tercer aspecto de la inteligencia activa, más

otros aspectos en desarrollo; todo se halla en relación directa o en alineamiento con uno de

los Budas de Actividad, los cuales personifican en Si Mismos la esencia del tercer Rayo de

Inteligencia Activa, por intermedio del cual puede proyectarse y expresarse exitosamente el

tercer aspecto. Estos tres Budas fueron el instrumento, en el extraordinario proceso ocultista,

para complementar el principio mental en nuestro planeta y -por medio de Su meditación

creadora- pusieron en alineación directa a nuestro planeta, la Tierra, y al planeta Venus. Esto

posibilitó la llegada de los Hijos de la Mente y la formación del cuarto reino de la naturaleza,

la Humanidad. Constituyen las Personificaciones de la intuición y controlan la afluencia de

la energía intuitiva en las mentes de los hombres.

(El Discipulado en la Nueva Era II, pág. 200 ed. inglesa).

 

Espero que retendrán en la mente lo que voy a acentuar y es que la técnica de la

meditación constituye el agente creador que más se destaca en nuestro planeta. Cuando

ustedes, como individuos, se esfuercen por "construir el nuevo hombre en Cristo", que será

expresión del verdadero yo espiritual, la meditación como bien saben será el mejor agente

para ello, pero el proceso de meditación debe ir acompañado del trabajo creador, de lo

contrario sería puramente místico y, aunque no fútil, es negativo en sus resultados creadores.

(El Discipulado en la Nueva Era II, pág. 202 ed. inglesa).

 

La verdadera captación de las implicaciones e intenciones detrás de esta meditación,

desarrollarán en la conciencia del discípulo la comprensión de ese mundo viviente de

Inteligencias que se vinculan desde Sanat Kumara, descendiendo, en la cadena de la

Jerarquía, hasta el discípulo individual, que lo llevará posteriormente a comprender que Él

también es sólo un eslabón, que existen otros a los cuales Él debe llegar para relacionarlos

con el mundo de las realidades y despertar sus responsabilidades... La meditación está

destinada, básicamente, a entrenarlos para que perciban inteligentemente lo que Patanjali

llama "la nube de las cosas cognoscibles", las intenciones, los propósitos y las ideas que, en

cualquier periodo dado, motivarán el trabajo jerárquico y condicionarán la cualidad de la

inspiración que puedan recibir en el Ashrama, al cual quizás estén vinculados. Por

"vinculados" quiero significar el sentido de relación, no el de devoción o afecto. En realidad,

vínculo es una expresión del libre albedrío del hombre, que elige y reconoce sus relaciones y

se adhiere a ellas. En sentido espiritual tendrá como móvil la responsabilidad amorosa.

(El Discipulado en la Nueva Era II, págs. 141-143 ed. inglesa).

 

Debe recordarse que la meditación ashrámica está totalmente exenta de elementos de

la personalidad. Es una constante e ininterrumpida meditación grupal sobre el Plan y,

particularmente, sobre ese aspecto del Plan que debe ser puesto inmediatamente en función;

éste es el deber asignado al ashrama o a los ashramas en cuesti6n. Esta constante actitud de

meditación reflexiva no perjudica de ninguna manera la eficiencia del ashrama o del

discípulo individual, porque son simultáneamente posibles dos o más líneas de pensamiento

y varias líneas de actividad. Esta es otra lección que aprende el discípulo.

(El Discipulado en la Nueva Era II, pág. 205 ed. inglesa).

 

Deben aprender a dar una significación más amplia a la palabra meditación que hasta

ahora. El pensamiento concentrado es parte de la meditación planetaria; planear

cuidadosamente cómo ayudar a los necesitados y buscar todos los canales de pensamiento

para hacer que ese plan sea útil y efectivo, esto es meditación; abrirse a la impresión

espiritual y colaborar así con la Jerarquía, esto es meditación; en esta enumeración de las

posibilidades meditativas no he abordado la meditación creadora, responsable del proceso

evolutivo y del controlado progreso de todo el mundo de las formas, hacia una mayor gloria

y luz.

 

La meditación sólo llega a ser creadoramente efectiva en los tres planos y en los tres

mundos, cuando el antakarana está en proceso de construcción... Pero cuando un hombre

comienza a actuar como personalidad fusionada con el alma y trata de ser sensible a la

impresión espiritual superior, entonces puede desarrollarse el trabajo creador de la Triada

espiritual y emplearse una fórmula superior de meditación creadora, fórmula que cada

persona debe buscar y descubrir por si misma.

(El Discipulado en la Nueva Era II, págs. 235-236 ed. inglesa).

 

Verán, por lo tanto, que todo lo que existe es creado por la meditación y el deseo que

se fusiona con el pensamiento transitorio, pensamiento que se convierte en claro pensar y,

oportunamente, en pensamiento abstracto y trascendente. La concentración prolongada sobre

determinada fórmula, con el tiempo se transforma en meditación sobre lo que no es de la

naturaleza de la fórmula, pasando de allí a la contemplación, que es la fuente de inspiración

y de iluminación.

 

Quienes estudian la Ciencia de la Meditación revisen estos conceptos, pues

constituyen etapas reconocidas, y observen que cada etapa es de naturaleza creadora, que

produce cambios creadores y de los cuales (en lo que a la humanidad concierne) el Cristo

habló científicamente y también en sentido planetario cuando dijo: "Como un hombre piensa

en su corazón, asó es él"... Todas las Vidas y Seres divinos descienden de la familia humana;

en la humanidad actúa constantemente el proceso creador; a la humanidad deben llegar

oportunamente todas las vidas subhumanas.

(El Discipulado en la Nueva Era II, pág. 213 ed. inglesa).

 

(Grados del trabajo meditativo: el deseo, la plegaria, la reflexión mental, la

meditación directa). Por poco que lo comprendan, todas estas expresiones de la meditación

humana o pensamiento concentrado... crean definitivamente lo que se desea. Esto atañe

también a las otras tres etapas, porque son inteligente y efectivamente creadoras, siendo estas

cuatro etapas responsables de todo lo que se ve, posee, utiliza y conoce como existente en los

tres mundos. Los hombres heredaron de civilizaciones anteriores muchas cosas valiosas y

otras desastrosas; a su vez, el hombre moderno ha creado la actual civilización, excepcional

civilización por ser resultado de la combinación de todos los factores que han logrado llevar

a la humanidad a la etapa donde se reconoce el fracaso y se demuestra que la religión y la

ciencia han reorientado a los hombres hacia el mundo de los valores más sutiles y superiores

que el estrictamente material. (El Discipulado en la Nueva Era II, págs 215-216 ed. inglesa).

 

El proceso de crear formas mentales en la meditación diaria, es parte de la tarea de

todo aspirante. Si el estudiante recordara que cada vez que practica la meditación matinal

está aprendiendo a construir y vitalizar formas mentales, su trabajo podría adquirir mayor

interés. (Tratado sobre Magia Blanca, pág. 158 ed. inglesa).

 

Por medio de la meditación se aprende el trabajo exacto de recepción y de correcta

construcción; de allí proviene el énfasis que todas las verdaderas escuelas de entrenamiento

esotérico ponen sobre la mente enfocada, la capacidad de visualizar, la habilidad para la

construcción de formas mentales y la captación exacta de la intención egoica.

(Tratado sobre Magia Blanca, pág. 252 ed. inglesa).

 

Cada vez se hará más evidente que la vida entera de un discípulo llegará a convertirse

en una vida de meditación reflexiva. En cierta etapa de desarrollo podrán desechar las

fórmulas de meditación, pero el hábito de meditar debe hacerse permanente y definido y

finalmente será definitivo; cuando se llegue a esa etapa la idea de dirección asumirá una

significación divina. (El Discipulado en la Nueva Era II, pág. 303 ed. inglesa).

 

La visualización es siempre una energía rectora, empleada para crear el efecto

específico deseado. (Rayos III, pág. 621 ed. inglesa).

 

El poder de visualización es el secreto de toda verdadera práctica de la meditación en

las primeras etapas, siendo lo primero que debe dominarse. Los discípulos tendrán que poner

énfasis sobre este proceso, porque residirá eventualmente en él la capacidad de utilizar el

poder creador de la imaginación, más la energía mental, como medio para impulsar los fines

de la Jerarquía y desarrollar el Plan divino...

 

Al principio el proceso de visualización puede parecer difícil y sin provecho, pero si

perseveran, descubrirán con el tiempo que es eficaz y no exige esfuerzo. Esta es una de las

maneras más importantes de como trabaja un Maestro; es esencial, por lo tanto, comenzar a

dominar la técnica. Las etapas son:

 

1. El proceso de acumulación de energía.

 

2. El proceso de focalización.

 

3. El proceso de distribución 0 dirección.

 

El discípulo aprende a hacerlo dentro de si mismo y más tarde a dirigir la energía (de

determinado tipo -según lo demanda la ocasión) hacia lo que está fuera de si mismo. Esto

constituye un ejemplo de una de las principales técnicas de curación del futuro. [La

distribución de la energía enfocada, mediante un proceso pictórico (no por un acto de la

voluntad), en cualquier dirección deseada]

(El Discipulado en la Nueva Era I, pág. 90 ed. inglesa).

 

El poder de visualizar correctamente, es uno de los métodos para descubrir la verdad

o falsedad. Esta afirmación es difícil que la comprendan. Visualización es, literalmente, la

construcción de un puente entre el nivel emocional o astral, y el mental, y es por lo tanto lo

que en la personalidad corresponde a la construcción del antakarana.

(El Discipulado en la Nueva Era I, págs. 89-91 ed. inglesa).

 

CONTRIBUIR A UN PROYECTO TANGIBLE

 

Durante algún tiempo, traté de inculcarles la realidad eterna de que todo el universo

fue creado y su evolución elaborada por el poder mental, otra palabra para definir la

meditación controlada. (El Discipulado en la Nueva Era II, pág. 233 ed. inglesa).

 

Para que este trabajo se haga correctamente, comenzaremos con la premisa de que “la

energía sigue el pensamiento”. Esta es la primera y fundamental, y también la más antigua

premisa para el esoterista. La segunda se relaciona con la primera y tendrá cabida en nuestras

consideraciones, la cual dice: “el ojo abierto por el pensamiento, dirige la energía que está en

movimiento”.

 

Los discípulos emplearon durante eones energías y fuerzas de los tres mundos para

lograr objetivos de la personalidad, a fin de llevar a cabo sus principales intereses,

cualesquiera fueran. En cierta medida aprendieron a retener y utilizar parte de la energía del

alma, iluminando así su camino, mejorando su expresión espiritual en los tres mundos y

prestando algún servicio. Comienzan ya a captar la significación de la intención y el

propósito, mientras que un programa interno va condicionando lentamente sus vidas diarias.

 

No obstante, llega una etapa -que tienen ahora el deber y privilegio de captar- en la cual otra

fuente de energía, de inspiración y de luz, puede estar a disposición de los discípulos y ser

empleada para servir. Es la energía de las Fuerzas de la Luz que se origina y emana del

ashrama, pero pueden disponer de esas energías.

(El Discipulado en la Nueva Era II, págs. 132-133 ed. inglesa).

 

El pensamiento genera energía en proporción con el poder del pensamiento,

calificada por el tema de reflexión. Por esto observarán algunas de las implicaciones

contenidas en la meditación... "Como un hombre piensa en su corazón, así es él", es una

afirmación de Cristo. Desde ese manifestado centro personal de reflexión, la energía

descenderá al cerebro físico por conducto del cuerpo etérico. Entonces condicionará el modo

de vivir, la expresión y la influencia que ejerce el hombre en el plano físico.

 

Como resultado del pensamiento enfocado "en el corazón", el ojo espiritual se abre,

transformándose en agente directriz, empleado conscientemente por el iniciado mientras

realiza su trabajo. (El Discipulado en la Nueva Era II, pág. 289 ed. inglesa)

 

Toda esta Invocación se refiere esotéricamente a la "nube de cosas cognoscibles" a

que se refiere Patanjali... Estas "cosas conocibles" son fuentes de toda revelación y de todos

los conocimientos humanos culturales, que conducen a lo que llamamos civilización. Su

"condensación" (si puedo emplear esta palabra) se produce por el llamado invocador masivo

de toda familia humana en cualquier periodo. Este llamado fue proyectado por lo general en

forma inconsciente, pero será cada vez más conscientemente expresado. Por lo tanto, pueden

esperarse resultados más rápidos y eficaces. Esta nube está formada por la acción conjunta

del Sol Central espiritual que actúa por intermedio de Shamballa y la humanidad misma, que

hasta ahora actuó clamando a la Jerarquía, pero que acrecentadamente eleva su llamado cada

vez más directamente.

 

Actualmente, esta "nube de cosas cognoscibles" ha condensado o reunido energías

que fueron puestas a disposición por los Espíritus de Restauración, Reconstrucción y

Resurrección. Estas energías, hoy disponibles, son -en más amplia escala y naturaleza

superior- similares a aquellas que el alma individual (término paradójico) pone a disposición

de la personalidad cuando esa personalidad está preparada para el sendero de probación o del

discipulado, y son mucho más poderosas porque constituyen a su vez una precipitación de

energías que están a disposición de Shamballa, más las energías y fuerzas generadas por la

Jerarquía. Ahora pueden ser empleadas en la Tierra fuerzas extraplanetarias, debido al

progreso de nuestro planeta y a su relación con todo el sistema solar.

 

En nuestra historia planetaria nunca existió un periodo en el que la oportunidad haya

sido tan grande, o la humanidad haya hecho contacto y utilizado tanta luz y fuerza

espirituales. (El Discipulado en la Nueva Era II, págs. 160-162 ed. inglesa).

 

La energía sigue al pensamiento, y eso, hermano mío, es todo lo que el karma es- el

impacto que hace la energía dirigida sobre la Tierra, sobre los reinos de la naturaleza y sobre

el hombre y el discípulo individual. Gran parte de este karma, especialmente ahora, no tiene

un propósito individual, ni lo generaron en manera alguna los individuos... En la actualidad

proviene mayormente del karma de Aquél en Quien vivimos, nos movemos y tenemos

nuestro ser. Primordialmente esto sucede en la esfera shambállica, y en el primer caso tiene

poca relación con la humanidad. (El Discipulado en la Nueva Era II, pág. 578 ed. inglesa).

 

Debe siempre recordarse que la luz es energía activa y el amor también es una

energía. Es conveniente tener en cuenta que luz y materia son científicamente términos

sinónimos, y que la red de luz es verdaderamente sustancia, por lo tanto, portadora de la

buena voluntad. En consecuencia debe comprenderse que es una sola red, compuesta de dos

tipos de energía. Por esta razón la tarea de crear Triángulos es de dos categorías; algunas

personas trabajan más fácilmente con un tipo de energía que con otro; resulta también

interesante observar que los triángulos de luz son básicamente más materiales que los

triángulos de buena voluntad, porque están relacionados con la sustancia, con la energía que

el genero humano maneja familiarmente y con la materia etérica. Los triángulos de buena

voluntad son de origen jerárquico. Les pediría que reflexionen sobre esto.

(El Discipulado en la Nueva Era II, págs. 169-170 ed. inglesa).

 

Hay dos métodos de trabajo creador: uno, complementado por el poder del

séptimo rayo, lleva a cabo la construcción y la creación dentro de la materia y dentro de la

periferia de los tres mundos... El otro, es de segundo rayo, y se aplica desde afuera de los tres

mundos y desde los niveles del alma; actúa por medio de la radiación, la atracción magnética

y la energía coherente. Reflexione sobre estos dos métodos.

(El Discipulado en la Nueva Era II, pág. 582 ed. inglesa).

 

Casi todo el trabajo del discípulo se efectúa en el reino de las energías y fuerzas. El

estudio del ocultismo es el estudio de las fuerzas, su origen y efectos. Un ashrama es un

lugar donde el estudio entra en su fase experimental o de laboratorio. Se supone que el

discípulo está en proceso de llegar a ser consciente de las fuerzas y energías que lo

condicionan como individuo, las cuales se originan en él y producen cambios y efectos

específicos en la expresión de su vida en el plano físico. Cuando se reconoce a si mismo

como "la Vida y las vidas" -según lo expresa La Doctrina Secreta-, la suma total de fuerzas y

una energía controladora, entonces puede ser un discípulo mundial y trabajar

significativamente en un ashrama.

(El Discipulado en la Nueva Era I, pág. 700 ed. inglesa).

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk