• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

Ideas – Herramientas de Trabajo, Detrás del Plan de la Jerarquía

El poder de las ideas sólo ahora se comienza a comprender. La potencia de la ideación, las formas que las ideas deben tomar y la promoción del cultivo de las ideas correctas es uno de los principales problemas que deben abordarse en la Nueva Era. (Siete Rayos, Tomo II, p. 200)

 

Detrás del plan general

 

Esta determinación de los miembros de la Jerarquía de entrenar las mentes de los hombres con mayor rapidez, y la construcción de una unidad más sintética, los llevó a una decisión que involucraba la formación de unidades grupales y trajo la aparición de esos grupos de trabajadores y pensadores que, mediante sus actividades, han regido y moldeado tan ampliamente nuestro mundo durante los últimos tres o cuatro siglos. Por lo tanto, desde la fecha de este cónclave tenemos la inauguración del trabajo grupal específico y definido, claramente delineado, representando cada grupo algunos aspectos peculiares de la verdad y del conocimiento de la realidad.

 

Estos grupos se clasifican generalmente en cuatro sectores principales: cultural, político, religioso y científico. En tiempos más modernos han aparecido, en forma definida, otros tres grupos: filosófico, sicológico y financiero. Lógicamente, los filósofos han estado siempre con nosotros, pero la mayoría eran unidades aisladas que fundaron escuelas caracterizadas por el partidismo y la separatividad. En la actualidad no hay personajes sobresalientes como en el pasado, sino grupos que representan ciertas ideas. Es de profunda importancia que el trabajo de estos siete grupos de pensadores sea reconocido como parte del programa jerárquico destinado a producir cierta situación, a originar determinadas condiciones preliminares y a desempeñar una parte definida en el trabajo de la evolución mundial, en lo que a la humanidad concierne. 

 

Bajo la influencia de los diferentes rayos que entran y salen de la actividad

cíclicamente, aparecieron entonces reducidos grupos de hombres, desempeñaron su parte en

forma grupal, y desaparecieron, a menudo inconscientes de su inherente síntesis y de sus

colaboradores. Como podrá verse, si miramos inteligente y retrospectivamente la historia,

veremos el trabajo que efectuaron para la raza, y su contribución al progreso del género

humano se destaca con toda claridad.

(Magia Blanca, p. 296-297)

 

Ideas, ideales e ideologías

 

Los servidores que pertenecen a este rayo, (primer rayo) si son discípulos entrenados,

podría decirse que trabajan imponiendo la Voluntad de Dios sobre las mentes de los

hombres. Lo realizan mediante el poderoso impacto producido por el contacto de las ideas en

las mentes de los hombres y recalcando los principios regentes que la humanidad debe

asimilar... Estas ideas encierran grandes principios y constituyen las ideas de la nueva era.

(Siete Rayos, Tomo II, p. 115)

 

La masa humana responde inconscientemente a las decisiones de la Mente universal;

esto en la actualidad se complica por la creciente respuesta al conjunto de ideas –

denominado opinión pública – que proviene de la mentalidad humana, la cual evoluciona

rápidamente. En la familia humana se encuentran también quienes responden a ese grupo

interno de Pensadores que trabajan con materia mental, controlando, desde el aspecto

subjetivo de la vida, el surgimiento del gran Plan y la manifestación del Propósito divino.

 

Estos Pensadores se agrupan en siete divisiones principales, siendo presididos por

tres grandes Vidas o Entidades superconscientes: el Manu, el Cristo y el Mahachohan, que

trabajan empleando principalmente el método de influir las mentes de los adeptos y de los

iniciados. Estos a su vez influyen a los discípulos del mundo, los cuales, cada uno en su

lugar y bajo su propia responsabilidad, elaboran su propio concepto del plan, tratando de

expresarlo de acuerdo a sus posibilidades. Por lo tanto, como pueden suponer, este proceso

aminora el grado de vibración, hasta que llega a ser tan densa que afecta la materia del plano

físico, facilitando así la producción de efectos organizados en dicho plano. Hasta ahora tales

discípulos han trabajado en forma aislada, excepto cuando, debido a las relaciones kármicas,

se han puesto en contacto entre sí, y la intercomunicación telepática ha sido limitada

fundamentalmente a la Jerarquía de adeptos e iniciados, tanto en encarnación como fuera de

ella, y al trabajo individual que realizan con Sus discípulos.

 

Sin embargo, se cree que es posible establecer ahora una condición similar y una

relación telepática entre los discípulos del plano físico.

(Telepatía y el Vehículo Etérico, p. 10-11)

 

Lo que nos concierne es el trabajo que realizan los “constructores del puente”.

 

Primero, puedo asegurar que la verdadera construcción del antakarana sólo tiene

lugar cuando el discípulo comienza a enfocarse definidamente en niveles mentales, y

por lo tanto, cuando su mente actúa inteligente y conscientemente. En esta etapa, debe

empezar a tener una idea más exacta que hasta ahora, respecto a la diferencia que existe

entre el pensador, el mecanismo pensante y el pensamiento, empezando por su función

esotérica dual, que es:

 

1. El reconocimiento y la receptividad de las IDEAS.

 

2. La facultad creadora para construir conscientemente formas mentales.

 

Esto implica necesariamente una fuerte actitud mental y la reorientación de la mente

hacia la realidad. Cuando el discípulo comienza a enfocarse en el plano mental (intención

primordial del trabajo de meditación), empieza a trabajar en materia mental y se entrena en

los poderes y usos del pensamiento. Logra cierta medida de control mental, y puede dirigir el

faro de la mente en dos direcciones, hacia el mundo del esfuerzo humano y el mundo de la

actividad del alma. Así como el alma se abre camino proyectándose en un hilo o corriente de

energía en los tres mundos, así el discípulo se proyecta conscientemente hacia los mundos

superiores. Su energía va, por medio de la mente controlada y dirigida, al mundo de la mente

espiritual superior y al reino de la intuición. De esta manera se establece una actividad

reciproca. De esta respuesta entre la mente superior y la inferior se habla simbólicamente en

términos de luz, y el “camino iluminado” viene a la existencia entre la personalidad y la

Tríada espiritual, por intermedio del cuerpo del alma, así como el alma se puso en contacto

definido con el cerebro por medio de la mente. Este “camino iluminado” constituye el puente

iluminado. Es construido por medio de la meditación, por el esfuerzo constante para atraer

la intuición, por la subordinación y obediencia al Plan (que empieza a ser reconocido tan

pronto como la intuición y la mente están en estrecha relación) y por la consciente

incorporación al grupo para servir con el propósito de ser asimilado en el todo.

(Siete Rayos, Tomo V, p. 368-369)

 

Las tres Ideologías Mayores

 

La humanidad es hoy más que nunca sensible a las ideas, de allí las numerosas

ideologías en conflicto y el hecho de que – en defensa de sus planes – hasta la más

recalcitrante de las naciones ha de buscar alguna excusa idealista que presentar a las demás

al infringir alguna ley reconocida. Este hecho es de gran significación para la Jerarquía,

porque indica el punto alcanzado.

(El Destino de las Naciones, p. 10)

 

Esto, como ya he dicho, está ocurriendo rápida y satisfactoriamente, produciéndose

un efecto mundial definido, y el nuevo grupo de servidores del mundo ha colaborado mucho

en ello. Sus miembros han interpretado, explicado y ayudado al proceso de evocar el amor

latente en los seres humanos que, en sus iniciales y amorfas etapas, existe como buena

voluntad incipiente.

 

Les llamo la atención sobre esto porque es la idea motivadora subyacente detrás de

todo el trabajo que han sido llamados a realizar. Por eso sugiero que traten de ver las tres

ideologías principales de las cuales deberán por fuerza ocuparse, en términos de tres

esfuerzos que emanan de los tres centros principales planetarios en la actualidad: Shamballa,

la Jerarquía y la Humanidad. Tendrán así un punto de vista más sintético y un conocimiento

más profundo del cuadro mundial, que va surgiendo lentamente.

 

¿No seria posible que las ideologías a que nos hemos referido, sean la respuesta –

distorsionada y sin embargo constituyendo una reacción sensitiva, determinada y definida –

a las energías que actúan sobre la humanidad desde los dos grandes centros superiores?

Sugeriría que la ideología contenida en la visión de los estados totalitarios es una errónea

pero bien definida respuesta a la influencia volitiva de Shamballa; que la ideología tras el

ideal democrático constituye una respuesta, similar a la universalidad que el amor de la

Jerarquía impele a expresar, y que el comunismo es de origen humano, encarnando esa ideología

que la humanidad ha formulado por propio derecho. De este modo los tres aspectos de

la naturaleza de Dios empiezan a tomar forma como tres ideas importantes, y lo que vemos

en el planeta ahora, son las reacciones distorsionadas de la humanidad a los impulsos

espirituales que emanan de tres distintos centros, pero que son igualmente divinos en su

esencia y esencial naturaleza. Medítese sobre esto.

(El Destino de las Naciones, p. 20)

 

Tenemos, por lo tanto, tres grandes centros de los cuales emanan tres tipos de

energía, que están adquiriendo la forma de las tres ideologías que rigen la conciencia de la

raza. Las antiguas ideologías todavía persisten; aunque hay en todas partes escuelas

subsidiarias de pensamiento, abundan las interpretaciones distorsionadas y tergiversaciones

de la realidad; en todas partes dichas energías actúan sobre el peso muerto de los pueblos (las

masas ignorantes), y los hombres se convierten en víctimas de los exponentes de las

ideologías – pasadas, presentes y futuras.

 

No olvidemos que detrás de todo eso permanece Aquel a Quien llamamos el Señor

del Mundo. Cuando se hayan hecho todos estos experimentos momentáneos y la conciencia

de la humanidad haya sido conducida de una etapa de comprensión a otra y de una

 

interrelación reconocida a otra, el reino de Dios se establecerá en la Tierra y el Regente de la

Tierra podrá actuar a través de la Jerarquía para obtener de la naturaleza (de la cual la

humanidad forma parte) esa respuesta sintética, creadora y viviente, que permitirá a cada

reino revelar plenamente la gloria de Dios. Shamballa actuará por medio de la Jerarquía, que

a su vez llegará a los distintos reinos de la naturaleza por medio de la humanidad, iniciando

así su preordenada y destinada función. Todo lo que ocurre ahora es para lograr esto. El

momento de la fructificación está relativamente lejos, pero entretanto la humanidad está

experimentando o es sometida al experimento; explota o es explotada; aprende la lección de

la obediencia obligatoria o los peligros del libertinaje egoísta; es víctima sin excepción

alguna de personalidades poderosas en cada país, o de lo contrario va siendo conducida en la

correcta dirección (y esto también sin excepción) por los emisarios y discípulos de

Shamballa o de la Jerarquía. Toda libertad o control jactancioso sólo es reacción temporaria

de una humanidad arrastrada por ideas, controlada por ideales, impulsada por el egoísmo,

impregnada de odio; no obstante, lucha todo el tiempo por expresar las mejores cualidades

superiores y por liberarse de la esclavitud de antiguos males, de viejos códigos y de la

maldición de arcaicos hábitos de pensamiento y de vida. Lo importante es lo que le sucede

entre bambalinas al género humano en su totalidad, lo cual la Jerarquía considera de valor

para el desenvolvimiento de la conciencia humana, y se desarrolla en respuesta a las

condiciones que se presentan en cualquier país o países.

(El Destino de las Naciones p. 22-23)

 

Sólo por aquellos que trabajan conscientemente bajo la guía de sus propias almas y,

mediante el control mental y absorbidos en profunda meditación, podrán manipular la

materia mental y convertirse en “creadores conocedores”. Estos pueden pronunciar y

pronuncian las palabras impulsoras que traen a la existencia esas nuevas formas y

organismos, esas expresiones de ideas y esas organizaciones, que viven su ciclo de vidas y

sirven su propósito, y así llegan oportunamente a su fin designado. Estos creadores son los

conductores y organizadores, los instructores y los guías en todos los aspectos del vivir

humano. Su sonido es emitido hacia todas las tierras y su nota es reconocida

(Magia Blanca, p. 345)

 

La sabia utilización de las ideas

 

Existen tres problemas que durante los próximos años tendrán una inteligente

solución en la mente de los más conservadores, pero los intuitivos e iluminados los

considerarán definitivamente resueltos. Estos tres problemas constituyen los objetivos

principales en los campos de la política, la ciencia y la religión. Una vez resueltos, traerán la

rápida solución de los problemas mundiales del gobierno, de la materia y la fe. Observen la

diferencia y la significación de estas tres palabras.

(Siete Rayos, Tomo I, p. 153)

 

El principal problema mundial de gobierno constituye en último análisis la aplicación

inteligente de las ideas. Aquí es donde se hace sentir el poder de la palabra, así como en la

religión o la educación, se hace sentir el poder de la palabra escrita e impresa. En el campo

de la política los oradores influencian a las masas, y nunca lo han hecho en tal medida como

ahora, por medio de la radio. Se repiten incesantemente al público teorías respecto a las

dictaduras, comunismo, nazismo, fascismo, marxismo, nacionalismo e ideales democráticos.

Se presentan sistemas de gobierno de algún grupo de pensadores, sin darles tiempo a

reflexionar o pensar con claridad. Se difunden las antipatías raciales y se expresan las pre

ferencias e ilusiones personales, engañando a los irreflexivos. Siempre tendrán seguidores, el

hombre que posee el don de la palabra y una oratoria elocuente y puede expresar con

vehemencia las quejas del pueblo, el malabarista de las estadísticas, el fanático que ofrece

infalible cura a los males sociales y el hombre que siente placer en avivar los odios raciales.

 

Tales personas pueden fácilmente romper el equilibrio de la comunidad y conducir, al éxito

y al poder transitorio, o a la deshonra y al olvido, a un grupo de adherentes irreflexivos.

 

En el conjunto de este juego de ideas y en el constante impacto sobre la conciencia

humana de los grandes conceptos que residen detrás de nuestro proceso evolutivo, la raza

está desarrollando el poder de pensar, de seleccionar y de construir sólidos cimientos. A

través de la presentación evolutiva de estas ideas se avanza constantemente hacia la libertad

de pensamiento (mediante el antiguo método de experimentación, eliminación y esfuerzo

renovado, pero siempre con nuevos conceptos), lo cual permitirá a la humanidad construir

exactamente de acuerdo a los cánones mentales que subsisten en la estructura externa de

nuestro mundo. Las mentes más agudas de esta era son cada vez más sensibles a estos

cánones, y así la mente individual podrá reconocerlos, sacarlos de la oscuridad y llevarlos a

la luz del día. De esta manera los verdaderos cánones estarán a disposición de todos,

desempeñarán su parte en la conducción de la raza hacia su destino, hacia la profunda

comprensión que moldea los tipos raciales y la sintética comprensión que dará como

resultado la verdadera comprensión de la Hermandad.

 

... La estructura mundial emerge de los cánones mentales internos y está construida

de acuerdo a ellos, los cuales producen la actual proliferación de los experimentos

gubernamentales en todas las naciones. Pero no existe en la actualidad entrenamiento alguno

sobre el proceso de hacer contacto con el mundo. de los cánones, ni sobre la verdadera

interpretación de las ideas, de allí los problemas. Más adelante, cuando la raza vea su

problema con claridad, actuará con sabiduría y entrenará con cuidado a sus Observadores y

Comunicadores. Serán personas en quienes se ha despertado la intuición por el mandato de

un apremiante intelecto, cuyas mentes estarán tan subordinadas al bien del grupo y tan libres

del sentido de separatividad, que no constituirán un obstáculo para hacer contacto en el

mundo de la realidad y de la verdad interna. No serán necesariamente personas que podrían

ser denominadas religiosas, en el sentido común de esa palabra, sino de buena voluntad, de

elevada calidad mental, de mentes bien provistas y equipadas, libres de egoísmos y

ambiciones personales, animadas por el amor a la humanidad y el deseo de ayudar a la raza.

 

Una persona así, es una persona espiritual.

(Siete Rayos, Tomo I, p. 153-154)

 

El trabajo de la Sociedad de Seres en la mente organizada

 

Lo que se necesita actualmente es una sólida enseñanza sobre las leyes del

pensamiento y las reglas que rigen la construcción de esas formas mentales que deben

encarnar las ideas enviadas desde la divina mente universal. Los hombres deben comenzar a

desarrollar el orden necesario en los planos subjetivos de la vida. Cuando comprendan esto

tendremos un importante grupo de hombres que se ocuparán de los asuntos mundiales, o de

la tarea de gobierno en todas sus ramas, ayudados en el plano mental por los pensadores

entrenados, para que haya una correcta aplicación y un correcto ajuste del Plan. Esto aún está

muy lejos, de allí las deformaciones y tergiversaciones que existen en la tierra.

(Siete Rayos, Tomo I, p. 87)

 

 

Cada uno de los grandes rayos tiene una forma particular en enseñar la verdad a la

humanidad, lo cual es su contribución excepcional y el modo de desarrollar al hombre

mediante un sistema o técnica, cualificado por la cualidad del rayo que es por lo tanto

específico y excepcional.

 

1er. Rayo ...... Expresión superior: La ciencia de los estadistas y de los gobiernos

...... Expresión inferior: La Política y la diplomacia moderna.

(Siete Rayos, Tomo I, p. 62)

 

Hablando en forma general, el Plan se dividió en tres partes:

 

Primero: Política.

 

El objetivo del trabajo proyectado fue desarrollar y establecer una conciencia

internacional. Este esfuerzo siguió la línea de poder o voluntad, de gobierno o la línea de

primer rayo. Los discípulos y aspirantes que actúan en el campo de la organización y la masa

de idealistas, se organizaron para realizar este trabajo, siendo puestos en actividad los

trabajadores del séptimo y del sexto rayos. Por lo tanto, los grupos se constituyeron en un

solo grupo para realizar este esfuerzo. También se determinó demostrar la necesidad de

adoptar una síntesis económica corno parte del trabajo para relacionar las naciones entre sí, a

fin de que el espíritu evidenciado por una organización como la Cruz Roja, por ejemplo,

pudiera también evidenciarse internacionalmente en la mutua interacción de las naciones. Es

innecesario señalar que la presión y tirantez materiales y la destrucción de los viejos partidos

políticos y de las relaciones comerciales desempeñarían su parte. Se decidió demostrar la

necesidad de establecer un espíritu internacional de dependencia e interrelaciones, para que

las naciones se vieran obligadas a comprender políticamente que el aislamiento, la

separatividad y el cultivo del egoísmo nacional debían desaparecer, y demostrar además que

el espíritu nacional, coloreado por un sentido de superioridad y por el odio de clases y los

antagonismos raciales, constituye una barrera para el verdadero desarrollo de la humanidad.

Se debe enseñar a la gente que el anhelo de acumular posesiones es un obstáculo para la

verdadera expansión. Así se trazaron los planes para que viniera gradualmente a la existencia

la Hermandad de las Naciones, basados en ayuda mutua.

 

El principal objetivo fue establecer un estado mental y no una utopía mística

imposible, o esas condiciones materiales por las cuales un grupo queda totalmente

subordinado a la voluntad-al-poder de otro grupo que lo obliga a cumplir una condición

regimentada y uniforme, mediante el empleo de la fuerza, en una u otra forma. El trabajo

indicado y presentado al Nuevo Grupo de Servidores del Mundo consiste en enunciar los

principios de las relaciones nacionales que subsisten en un estado o federación mundial; las

instrucciones que ellos tenían eran hacerse oír por los líderes de varios países y lenta y

gradualmente despertar a las masas (por su intermedio) y comprender la verdadera

significación de esa palabra tan superficialmente pronunciada, pero poco comprendida,

 

Este trabajo es quizá la tarea más difícil que se ha impuesto la Sociedad de Mentes

Organizadas. Los odios raciales y las aspiraciones nacionales son tan fuertes, y la ignorancia

de las masas tan grande, que fueron necesarios los recursos de quienes trabajan en la línea

del gobierno y del poder (primer rayo) a fin de hacer el requerido impacto en la conciencia

pública. Ha habido y hay todavía muchas cosas que destruir antes de que las naciones

lleguen a un punto en el cual sean sensibles a la nueva visión y capaces de reconocer la

necesidad de cada nación.

 

... Quienes originaron estos diversos movimientos nacionales frecuentemente ignoran

los impulsos que están detrás de su trabajo, y son con frecuencia incapaces de explicar el

ideal por el cual trabajan, excepto en términos de ambición y poder humanos. Sin embargo,

sin saberlo, son realmente sensibles a las grandes ideas introducidas en sus mentes por las

Mentes que se hallan detrás de la escena. Responden a la idea del bien general, de la

igualdad humana, del superhombre, de la necesidad universal de negociar, de la distribución

de la riqueza, pero – y esto es un punto importante – debido a que no se acentúa la síntesis

interna del esfuerzo, ni existe un conocimiento general sobre el origen de los grandes conceptos,

ni el conocimiento acerca de la Hermandad interna, que guía a la humanidad hacia

una Hermandad externa, esos grandes principios se distorsionan grandemente, se aplican

egoístamente y se utilizan en forma separatista. Arden con intensidad los fuegos del odio

racial, las diferencias de clase, el antagonismo racial y el orgullo nacional.

 

Tal el problema que tienen hoy ante sí los Grandes Seres. ¿Qué podrán hacer Ellos

para llevar a las naciones, por intermedio del sector interno de gobierno y del régimen

político que consideramos, a una comprensión de la unidad esencial y al establecimiento de

lo que todos soñamos “paz en la Tierra y buena voluntad entre los hombres”?

(Siete Rayos, Tomo I, p. 147-150)

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk