• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

Integración Y Fusión en la Iniciación

La iniciación es un proceso por el cual son posibles las sucesivas integraciones - acompañadas por consiguientes expansiones de conciencia. Estas son tres, pero en un significado más amplio son siete, aunque implica muchos puntos de integración menores:

 

1. Fusión de las energías, de la personalidad fusionada con el alma, con las triples energías de la Tríada espiritual.

 

2. Fusión con la mónada -de la cual la Tríada espiritual es una expresión.

 

3. Fusión con la conciencia mundial del Logos planetario, a tal grado, que convierte la vida planetaria (con todos sus estados de conciencia y fenómenos) en una forma confirmadora y limitadora para el iniciado. (Rayos V, págs. 563-564, ed. inglesa)

 

Sugiero que así como la auto-conciencia es la meta para todas las formas subhumanas de vida, y la conciencia grupal o la del Hombre celestial es la meta del ser humano, así también existirá para Él una meta, y la realización puede ser el desarrollo de la conciencia de Dios... 

 

De este modo podemos ver la unidad de conciencia desde el más diminuto átomo hasta la

Deidad misma, abriendo ante nosotros una admirable perspectiva de posibilidades, pudiendo verse

también la vida de Dios en Su triple y esencial manifestación, desarrollándose en una conciencia

siempre en expansión, expresándose en el átomo de sustancia, ampliándose por medio de la forma,

hasta llegar al punto culminante en el hombre y, luego, continuar su curso hasta manifestarse como

la conciencia planetaria, suma total de todos los estados de conciencia en nuestro planeta Tierra,

hasta llegar a la vida fundamental y básica que sintetiza todas las evoluciones planetarias, dentro

de Su esfera mayor, el sistema solar.

(La Conciencia del Átomo, págs. 91-92, ed. inglesa)

 

Cuando las Técnicas de Integración y de Fusión hayan hecho su trabajo destinado, este

Ente espiritual podrá trabajar, sirviendo a la humanidad y colaborando con el Plan, en los tres

mundos del esfuerzo humano y en los cinco estados de conciencia humana y superhumana. Esto

conduce al discípulo al período en que puede recibir la tercera iniciación: entonces, fuerzas aún

más elevadas serán puestas en acción y podrá ser considerada, dominada y aplicada la Técnica de

la Dualidad... Aunque se acentúa la dualidad, es una dualidad que produce la simplificación, la

amalgamación y la síntesis. El hombre es considerado entonces como una dualidad, espíritu y

materia, y no como la muy conocida triplicidad, espíritu, alma y cuerpo.

 

Ahora consideraremos por un momento la Técnica de la Fusión. Las notas clave de las tres

técnicas son:

 

Primer rayo Unidad Aislada.

Segundo rayo Razón Incluyente.

Tercer rayo Atributos Presentados.

 

La Unidad Aisladaes esa etapa de conciencia en que el discípulo ve a la totalidad como

una y se considera a sí mismo, no en forma teórica sino como un hecho verificado, identificado con

ese todo. Constituye un todo que está aislado en la conciencia del hombre, pero no es el hombre

mismo quien se considera aislado. La palabra aislado se refiere a ese total organismo organizado,

del cual el hombre puede sentirse parte y saber que lo es. La palabra unidad expresa su relación

con el todo. Es evidente que este todo es algo que debe comprenderse progresivamente. Para llevar

a cabo esta comprensión progresiva, las grandes expansiones de conciencia, llamadas iniciaciones,

han sido dispuestas temporariamente como un proceso forzado o acelerador. Esta comprensiva

progresión del "aislamiento en la unidad" puede comenzar con el grupo, el medio ambiente o la

nación del discípulo y, por medio de la correcta comprensión, le permitirá aislar todo el esquema

divino o estructura viviente, e identificarse con él en forma activa y capaz.

Meditar sobre este tema tendrá como resultado:

 

1. Una definida iluminación de la mente...

 

2. Convirtiéndose el discípulo en un colaborador creador. . . del Plan.

 

3. Entonces su vida estará inspirada por el deseo de servir a la humanidad y colaborar con

los Custodios del Plan...

 

Esta técnica particular de meditación implica el empleo del centro de la cabeza, exige la

capacidad de centrar la conciencia en la forma egoica, el cuerpo espiritual, y, al mismo tiempo,

mantener la conciencia del alma, la conciencia mental y la conciencia cerebral... Esta condición ha

sido descrita como "el reflejo más intenso del hombre, aislado en Dios, lo cual es la negación del

aislamiento y, sin embargo, el Todo separado de los demás Todos". Cuando se ha logrado este

estado de conciencia... el discípulo llega a ser invencible en el plano físico, pues se ha unificado y

vinculado totalmente con todos los aspectos de sí mismo en el Todo mayor, del cual es una parte,

está fusionando todos los atributos y aunándose con el Todo, no simplemente subjetiva e

inconscientemente (como lo están todos los seres humanos), sino con plena y consciente

comprensión vigílica.

 

La razón Incluyentees el tema de la meditación iniciática del discípulo de segundo

rayo, la cual produce esa innata capacidad divina que permite captar en forma meticulosa los

detalles del Todo presentido... Así como el médico entrenado, que es a la vez un psicólogo

preparado... examina el cuerpo humano y sus energías, así también el discípulo en las últimas

etapas del Sendero capta los planes, propósitos e ideas materializados de Dios… La estructura

viviente al expresar las ideas, la compleja belleza de las relaciones internas dentro de ese expresivo

Todo, la circulación de la energía que está desarrollando la Idea divina, los puntos de fuerza y

focales de energía que actúan como usinas de poder y de luz dentro de ese Todo, le son revelados

al hombre que se le ha permitido como alma meditar sobre la frase razón incluyente...

 

Atributos presentados... cualidades y atributos inherentes o innatos en el Todo divino,

que aún no han sido revelados ni expresados, como tampoco lo fueron las tendencias divinas en la

mayoría de los seres humanos. El hombre que está preparado para recibir la iniciación deberá

ocuparse de estas energías misteriosas que surgen lentamente, pues será cada vez más consciente

de ellas. Tiene que aprender a desempeñar la tarea de colaboración con esas grandes Vidas que

trabajan en los niveles amorfos, que se ocupan del desenvolvimiento interno aunque desconocido

dentro del Todo, y que sólo pueden presentir y hacer contacto aquellos que están en o acercándose

al Sendero de Iniciación. Existe un misterio dentro del misterio. Los cuatro rayos menores o rayos

de atributo, tienen que ver con los atributos que vienen definida y lentamente a la expresión y a la

fructificación -conocimiento, síntesis, belleza, ciencia, idealismo y orden. Pero hay otros, en estado

latente, muy detrás de la escena que esperan el período y el momento apropiados... y éstos son los

temas de esta meditación superior.

(Rayos II, págs. 391-397, ed. inglesa)

 

Debido al impulso de la vida misma, el progreso continúa siempre; el conocimiento debe

ser transmutado en sabiduría; el amor debe ir acompañado de la voluntad divina; la planificación

debe ceder su lugar al propósito divino; la luz debe ser reemplazada por la vida; desde la Jerarquía,

el iniciado debe pasar a Shamballa y desde Shamballa seguirá uno de los siete senderos; el sendero

de la Evolución cede el lugar al Camino de la Evolución Superior; los reconocimientos planetarios

se expanden oportunamente en contactos solares; la conciencia crística se desarrolla

oportunamente en algo tan omnincluyente que no tenemos aún palabra, ni la necesitamos; el

reconocimiento del Padre y del ser monádico hacen desaparecer los reconocimientos menores, y la

conciencia del alma y la vida progresiva en la forma ya no constituyen metas, pues quedan muy

atrás.

 

A pesar de todo esto, es conveniente recordar que lo que se adquiere por experiencia,

persiste siempre y nada se pierde; lo que la vida en la forma ha conferido, sigue estando en

posesión de la entidad espiritual inmortal; lo que la conciencia del alma ha abarcado e incluido,

sigue siendo el rico don del Ser, centrado ahora en la mónada; la experiencia jerárquica es

fusionada en los propósitos de la Cámara del Concilio de Shamballa, pero la capacidad de trabajar

de la Jerarquía continúa siempre, porque la constitución e institución jerárquica condiciona a toda

la manifestación- la razón de ello nadie la conoce, como tampoco se conoce la Voluntad divina.

Como síntesis y como percepción omnincluyente de la Gran Vida que abarca todo lo que

es, todo (excepto lo que conocemos como mal) persiste y dura eternamente.

(La Exteriorización de la Jerarquía, págs. 559-560, ed. inglesa)

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk