• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

Medios de Conocimiento, El Mito

Las aves y las serpientes están estrechamente relacionadas con la sabiduría, por tanto, con la naturaleza psíquica de Dios, de los hombres y de los devas. El estudio de la mitología revelará ciertas etapas y relaciones que aclararán más este tema.

(Tratado sobre Fuego Cósmico, p.710)

 Un mito es la suma de las creencias y de los conocimientos del pasado, tal como nos es transmitida para servirnos de guía; constituye los fundamentos de una nueva revelación y nos prepara para recibir una verdad inminente. Un mito es una verdad auténtica y confirmada, un puente cuyos arcos salvan, uno tras de otro, el abismo que existe entre los conocimientos adquiridos del pasado, la verdad presente y las infinitas posibilidades divinas del futuro. Los mitos y los misterios antiguos nos ofrecen una presentación sucesiva del mensaje divino, tal como fue enunciado por Dios a través de las épocas, en respuesta a las necesidades del hombre. La verdad de una época se convierte en el mito de la época siguiente, pero su significado y su realidad permanecen intactos y sólo exigen ser interpretados en términos actuales. (De Belén al Calvario, p. 7 del texto inglés)

 Los Números

 

De acuerdo a la Ley de la Correspondencia, siempre existe una relación numérica con las entidades numéricas establecidas. (El Discipulado en la Nueva Era, Tomo I, p. 697)

 

La iniciación y el misterio de los números conciernen principalmente a la

conciencia... Se ocupan de la vida subjetiva, la vida como parte de la conciencia y de la

autorrealización de un Logos planetario o Señor de un Rayo, y no de la vida en la materia

como nosotros la entendemos. (Tratado sobre Fuego Cósmico, p.562)

 

En realidad, la vida sería muy sencilla si el hombre común sólo tuviera que

preocuparse de siete factores, adaptarse y trabajar con ellos y emplearlos. La progresión

hacia el mundo de los valores espirituales y hacia el reino de la existencia de la Tríada... es,

en definitiva, una progresión hacia la simplicidad. Es salir de las complicaciones de la tabla

de multiplicar y de la aritmética resultante y entrar en la simplicidad de las fórmulas

simbólicas utilizadas en las matemáticas avanzadas. Es pasar del mundo de las figuras

caleidoscópicas en constante movimiento al mundo del alma. Es el proceso de ubicarse

detrás del mundo de los efectos y penetrar en el mundo de las causas, comprendiendo que

una simple causa o un movimiento dirigido de energía pone en movimiento miríadas de

efectos... La complejidad reside en el pensamiento del neófito.

(Los Rayos y las Iniciaciones, p. 132)

 

Las clasificaciones arbitrarias, las subdivisiones por triplicidades y septenarios y la

enumeración diversificada de las fuerzas... tienen sólo por objeto dar al estudiante la idea de

un mundo de energías en el cual debe desempeñar su parte.

(Psicología Esotérica, Tomo I, p. 139)

 

Siempre se debe tener presente las grandes simplicidades: los tres grandes aspectos

divinos, los septenarios del proceso evolutivo, las cualidades o los principios divinos y la

relación entre energía y fuerza. Teniendo esto bien presente, los detalles tienen poca

importancia; la intuición asimila y une rápidamente los detalles con el todo manifestado si es

preciso. (Los Rayos y las Iniciaciones, p. 312-313)

 

Nunca se quebranta el arquetipo geométrico, la progresión numérica o la Ley de

Correspondencia o Analogía, en la comprensión del propósito y de los planes del Logos

planetario. (Telepatía y el Vehículo Etérico, p. 75)

 

Este “control de la forma por medio de un septenario de energías” (como lo define El

Antiguo Comentario) constituye una regla inalterable del gobierno interno de nuestro

universo y de nuestro particular sistema solar como en el caso del hombre individual.

(Astrología Esotérica, p. 21)

 

Se debe tener en cuenta siempre que el número siete rige la evolución de la sustancia

y la construcción de la forma en el sistema solar, y el nueve rige el desarrollo de la

conciencia dentro de esa forma de la psique. Esto se ve en el séptuple despliegue de la vida

logoica por intermedio del esquema planetario y la nónuple naturaleza del desarrollo egoico.

(Tratado sobre Fuego Cósmico, p.496)

 

El seis es el número de la evolución dévica, como el cinco es ahora el del hombre, y

así como el diez representa al hombre perfecto, el doce representa la perfección del reino

dévico. (Tratado sobre Fuego Cósmico, p.723)

 

Cinco es el número de la mente y del hombre...

(Psicología Esotérica, Tomo I, p. )

 

Seis es el número de la gran tarea que debe ser realizada durante el período de

manifestación. (Astrología Esotérica, p. 105)

 

El seis es el número de la forma o manifestación, siendo el agente o medio a través

del cual llega dicha realización y por cuyo intermedio se desenvuelve la conciencia... Se

describe al iniciado como “el que se convirtió en el seis perfecto –la forma, el instrumento y

la expresión del espíritu”. (Los Rayos y las Iniciaciones, p. 76-77)

 

El número 24 es muy interesante, pues expresa el 12 doble, el zodíaco mayor y

menor. Así como el número 6 manifiesta espacio, el número 24 expresa tiempo, y es la clave

del gran ciclo de la manifestación. Es la clave de toda apariencia o encarnación cíclica. Sus

dos cifras definen el método de evolución; 2 es igual a la cualidad amor-sabiduría, actuando

de acuerdo a la Ley de Atracción y conduciendo al hombre de un punto de realización a otro;

mientras que el 4 indica la técnica del conflicto y el logro de la armonía por medio de ese

conflicto; el 4 es también el número de la jerarquía humana y el 2 es el número de la

Jerarquía Espiritual... “el 2 y el 4... cuando están colocados uno al lado del otro, significa

relación, y cuando están colocados uno encima del otro, el iniciado pasa del 4 al 2”.

(Los Rayos y las Iniciaciones, p. 77)

 

El número 8 inicia siempre un nuevo ciclo o continuación del número 7 (número de

la perfección relativa). Es el número de la conciencia crística. Así como el 7 es el número del

hombre, el 8 es el de la Jerarquía y el 9 es el de la iniciación o el de Shamballa.

(Los Rayos y las Iniciaciones, p. 77)

 

El estudiante debería reflexionar muy cuidadosamente sobre el significado de los

números 3, 4 y 5 en la evolución de la conciencia. Hasta ahora, la numerología ha sido

estudiada principal y correctamente desde el aspecto sustancia, pero no lo suficiente desde el

punto de vista de la energía consciente... En este sistema solar, los números citados son los

más importantes desde el punto de vista de la evolución de la conciencia.

(Tratado sobre Fuego Cósmico, p. 561)

 

Treinta significa que los tres aspectos de la personalidad –el cuerpo físico, la

naturaleza emocional y la mente- han llegado a su pleno desarrollo. Estos tres aspectos

constituyen la “forma” del hombre; velan o esconden el alma. Son, en realidad, el

mecanismo de contacto del alma con el mundo exterior, el equipo gracias al cual se

despliega y se despierta la conciencia. Cuando estos tres elementos de la naturaleza inferior

del hombre funcionan con armonía y forman una unidad al servicio del hombre interno,

surge como resultado una personalidad integrada o un yo inferior activo. Diez es el número

de la perfección y treinta significa la perfección en cada una de las tres partes que

constituyen el equipo del alma. (De Belén al Calvario, p. 88 del texto inglés)

 

Sólo cuando la luz de la razón sea apagada por el sol radiante de la sabiduría, se

verán todas las cosas en sus justas proporciones, las formas asumirán sus exactos colores y

se conocerá el número de su vibración. (Cartas sobre Meditación Ocultista, p. 186)

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk