• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

La Divinidad Inherente Del Hombre, Dios Inmanente Y Dios Trascendente

"La relación de la familia humana con el esquema divino, tal cual existe, pone en íntima armonía los tres reinos superiores de nuestro planeta y los tres reinos inferiores de la naturaleza, sirviendo así como centro de distribución de la energía divina. El servicio que la humanidad debe prestar consiste en producir la unidad, la armonía y la belleza de la naturaleza, amalgamándolas en una unidad funcionante, relacionada con el alma de  todas las formas. Al principio se logra individualmente, luego se hace en forma grupal y, finalmente, se expresa por medio de un reino de la naturaleza". (Psicología Esotérica II, p. 278)

 

DIOS INMANENTE Y DIOS TRASCENDENTE

 

"¿Cuál será la tarea de las iglesias en el futuro? ¿Cuál será el objetivo principal de la nueva y venidera religión? Será, principalmente, abrir los pétalos del amor, inaugurando así una era de verdadera colaboración, comprensión amorosa y amor grupal. Esto se logra enseñando a los pueblos y a los individuos las reglas del Correcto Acercamiento. La tónica de la nueva religión debe y tiene que ser el correcto acercamiento a Dios transcendente en la naturaleza, e inmanente en el hombre". (Educación en la Nueva Era, p. 69-71) 

 

"Cuando la correcta educación (la verdadera ciencia de adaptación), la verdadera

religión, el cultivo del sentido de la divinidad y el correcto desarrollo científico (la correcta

apreciación de la forma, o de las formas, por medio de las cuales se revela la vida subjetiva de la

divinidad) puedan ser puestas en relación complementando recíprocamente sus conclusiones y

esfuerzos, tendremos hombres y mujeres entrenados que habrán desarrollado todas las partes de su

naturaleza".

(Psicología Esotérica II, p. 307)

 

"Deseo recordarles la afirmación oculta de que todo ser viviente o vida manifestada, desde el

Logos planetario hasta el más ínfimo átomo, ha sido, es o será un hombre. Esto se refiere al pasado,

al presente y al futuro de toda vida manifestada. Por lo tanto, la realidad de la existencia de la

humanidad y lo que ésta representa, constituye, probablemente, el aspecto primordial y principal del

Propósito divino. Deténganse y reflexionen sobre esta afirmación. Por lo tanto, es el primer hecho

que indica claramente el alcance y la magnitud de un ser humano, y hasta que no sean revelados

consecutivamente otros dos hechos, no será posible medir con exactitud los aspectos más amplios del

propósito de Sanat Kumara. Todo lo subhumano avanza paulatinamente hacia una definida

experiencia humana; también está atravesando la etapa del esfuerzo humano y la consiguiente

experiencia, o bien ha salido de este aspecto limitador y, a través de la Iniciación, está llevando a la

naturaleza humana a un estado de divinidad (empleando una frase inadecuada)".

(Telepatía y el Vehículo Etérico, p. 101-2)

 

"Ante todo debe reconocerse la Realidad de Dios. Esa Realidad central puede ser

denominada como el hombre quiera, de acuerdo a su inclinación mental o emocional y a su tradición

racial y hereditaria, pues no hay nombre que pueda definirla ni condicionarla... Consciente o

inconscientemente, todos los hombres reconocen a Dios Transcendente y a Dios Inmanente. Sienten

a Dios como el Creador y el Inspirador de todo lo que existe.

 

Los credos orientales han puesto de relieve siempre a Dios Inmanente, radicado en lo más

profundo del corazón humano "más cerca que las manos y los pies", el Yo, el Uno, el Atma; más

pequeño que lo pequeño y, sin embargo, omniabarcante. Los occidentales han presentado a Dios

Transcendente, fuera de Su universo, como observador... Después Dios fue considerado como el

hombre perfecto, el divino hombre-Dios que caminó sobre la Tierra en la persona del Cristo. Hoy se

pone el énfasis sobre el Dios Inmanente en todo ser humano y en toda forma creada. En la actualidad

la iglesia tendrá que exponer una síntesis de estas dos ideas que han sido resumidas por Shri Krishna

en El Bhagavad Gita: "Habiendo compenetrado el entero universo con un fragmento de Mi mismo,

Yo permanezco". Dios más grande que todo lo creado y, sin embargo, Dios presente en la parte; Dios

Transcendente garantiza el plan de nuestro mundo y constituye el propósito que condiciona todas las

vidas, desde el más diminuto átomo pasando por todos los reinos de la naturaleza, hasta llegar al

hombre".

(La Reaparición de Cristo, p. 125-6)

 

"Conocemos a Dios como la Causa Eterna y la fuente de todo cuanto existe, incluso nosotros

mismos. Reconocemos al Todo. Llegamos a ser uno con Dios cuando llegamos a ser uno con nuestra

propia alma inmortal, y al producirse este grandioso acontecimiento descubrimos que la conciencia

del alma individual es la conciencia del todo, y que la separatividad y división, las diferencias y

conceptos de yo y tú, de Dios y de un hijo de Dios, se han desvanecido en el conocimiento y

realización de la unidad. El dualismo ha cedido su lugar a la unidad. Es el Camino de la Unión. La

personalidad integrada ha sido transcendida mediante el proceso ordenado de desenvolvimiento del

alma, y se ha alcanzado la consciente unificación del yo inferior o personal, con el yo superior o

divino. Esta dualidad debe ser primero comprendida, luego transcendida antes de que en la

conciencia del hombre el verdadero yo se convierta en el Yo supremo... Este Ser real es Dios, Dios

Triunfante, Dios Creador, Dios Salvador del hombre. Según las palabras de San Pablo, "Cristo en

nosotros esperanza es de gloria". Esto se convierte en un hecho en nuestra conciencia y no

simplemente en una esperada teoría".

(Del Intelecto a la Intuición, p. 48)

 

"Esa vida y esa conciencia de esa forma total que llamamos Dios... fluyen en toda la

manifestación, el mundo natural. Los reinos de la naturaleza siempre evolucionan uno tras otro, y al

hacerlo expresan algún aspecto de Su vida cuando da forma y anima a Su creación. Uno por uno

estos reinos progresaron constantemente, desde la conciencia inerte y el ritmo lento y pesado del

mineral, revelando progresivamente cada vez más la naturaleza divina oculta, hasta llegar al hombre,

cuya concienciia es de orden muy superior y cuya expresión divina es la de una deidad

autoconsciente y autodeterminada. De las formas automáticas de conciencia, la vida de Dios ha

llevado a las formas de vida, a través de la conciencia sensoria, a la conciencia instintiva del

animal, desde donde progresó hasta el reino humano, en el que se hizo presente la autoconciencia,

hasta que los miembros más avanzados de ese reino comienzan a demostrar su disposición hacia la

divinidad. Ya pueden apreciarse las tenues y nebulosas señales de un reino aún más elevado. En él,

la autoconciencía dará lugar a la conciencia grupal y el hombre sabrá que se ha identificado con el

Todo, y que no es simplemente un individuo que se basta a sí mismo. Entonces la vida del cuerpo

de Dios podrá fluir conscientemente y a través del hombre, y la vida de Dios se transformará en su

vida y resucitará a la vida eterna.

 

Por lo tanto, la tendencia de los asuntos humanos hacia la síntesis, la colaboración, la

fusión y la amalgamación, es actualmente un signo de la avanzada etapa alcanzada por la

humanidad. Lleva el portento de una esperanza, e indica la resurrección a la vida que todos los

hijos de Dios en el transcurso de las edades testimoniaron, siendo ahora una posibilidad general. La

actual humanidad en su totalidad mira hacia la vida, porque sus valores son reales, su integridad va

asegurándose constantemente, y hay indicios mundiales (como lo manifiestan las naciones y los

grupos) de orientación hacia la síntesis y la colaboración".

(De Belén al Calvario, p. 256)

 

"La nueva era no sólo reconocerá la verdad de las revelaciones pasadas, atestiguando su

validez y progresiva revelación de la divinidad, sino que a todo se sumará la revelación definitiva

de la Presencia de Dios en el corazón humano, del Cristo que nace en el hombre y cada ser humano

se manifestará verdaderamente como hijo de Dios.

 

Si consideramos el desarrollo de la conciencia, vemos que aparece el mismo Plan divino.

Aunque la raza en su infancia estaba dominada por el instinto, a medida que fue pasando el tiempo,

el intelecto empezó a manifestarse... El intelecto correctamente empleado y comprendido está

evolucionando hacia algo más sutil y revelador, y podemos progresivamente trazar el crecimiento

de esta nueva fuerza, la intuición, en el inteligente hombre moderno. A su vez, ésto trae

iluminación, y así el hombre pasa de una gloria a otra".

(De Belén al Calvario, p. 56-7)

 

"El alma es aún una cantidad desconocida. No ocupa un lugar real en las teorías de los

investigadores académicos y científicos. No ha sido comprobada, y es considerada aún por los

académicos más liberales como una posible hipótesis, pero indemostrable. No es aceptada como

una realidad en la conciencia de la raza. Sólo dos grupos de personas la aceptan como tal; uno de

ellos el crédulo,... infantil, ... religiosamente inclinado... El otro es ese pequeño grupo de

Conocedores de Dios y de la realidad, que se agranda constantemente, que sabe que el alma es un

hecho por propia experiencia, pero no puede probar satisfactoriamente su existencia al hombre que

acepta únicamente lo que la mente concreta puede captar, analizar, criticar y comprobar.

 

Los ignorantes y los sabios se encuentran en un terreno común, como sucede siempre con

los extremos. Entre ellos se hallan los que no son del todo ignorantes ni sabiamente intuitivos.

 

Constituyen la masa de personas cultas que poseen conocimientos pero no comprensión, y aún

tienen que aprender a diferenciar entre lo que puede captar la mente razonadora, lo que puede ser

percibido por el ojo de la mente y aquello que sólo la mente superior o abstracta puede formular y

conocer. Esto finalmente se fusiona con la intuición, "facultad conocedora" del místico inteligente

y práctico que, relegando la naturaleza emotiva y afectiva al lugar que le corresponde, utiliza la

mente como punto de enfoque, observando el mundo del alma a través de esa lente.

 

Uno de los medios principales por el cual el hombre llega a comprender esa gran totalidad

llamada Macrocosmos, Dios, actuando mediante un sistema solar, es la comprensión de sí mismo y

el mandato délfico, "Hombre, conócete a ti mismo", fue una expresión inspirada, destinada a dar al

hombre la clave del misterio de la deidad. Mediante la Ley de Analogía o Correspondencia, los

procesos cósmicos y la naturaleza de los principios cósmicos se manifiestan en las funciones,

estructura y características de un ser humano. Están indicados pero no explicados ní detallados.

 

Sirven únicamente para dirigir al hombre por el sendero donde podrá descubrir y observar las

futuras y más definidas indicaciones. La comprensión de esta triplicidad espíritu, alma y cuerpo

está más allá del alcance del hombre, pero puede tenerse una idea de su relación y función

coordinada y general, si se lo considera desde el punto de vista físico y de su funcionamiento

objetivo".

(Tratado sobre Magia Blanca, p. 25-6)

 

"Los tres aspectos de la divinidad, o la energía central o espíritu, la fuerza coordinadora

o alma, y aquello que ambas utilizan y unifican, constituyen en realidad un principio vital, que se

manifiesta en la diversidad. Estos son los Tres en Uno, el Uno en Tres, Dios en la naturaleza y la

naturaleza misma en Dios... Estos tres aspectos se perciben en el hombre, la divina unidad de

vida... Es de valor recordar que se refieren a diferenciaciones de la vida una, y cuanto mayor

número de estas triplicidades conozcamos, en mayor armonía estaremos con un grupo cada vez

más amplio".

(Tratado sobre Magia Blanca, p. 27-8)

 

"Temporariamente, la realidad de Dios Inmanente absorberá la atención de los

verdaderos instructores espirituales y la realidad de la divina inmanencia que se hará sentir con

toda perfección a través del Cristo y otros Representantes divinos, relegará momentáneamente a

segundo plano la enseñanza del Dios Transcendente. Se ha puesto indebido énfasis sobre esta

verdad principal, excluyendo la más cercada y práctica verdad del Dios en cada hombre, en cada

forma y reino de la naturaleza; mucho daño ha producido la carencia de énfasis sobre Dios

Inmanente. Más adelante, cuando se haya aceptado la verdad del Cristo que mora en cada

hombre y se revela en forma perfecta por medio del Cristo histórico y Sus grandes Hermanos en

el transcurso de las épocas, la enseñanza del Dios Transcendente, que es el misterioso secreto

que custodia Shamballa, será revelado y acentuado. Entonces la humanidad reconocerá las dos

mitades de un Todo perfecto.

 

La simple verdad del Dios Inmanente es la clave para la Jerarquía y Su reaparición en la

Tierra en forma física y la consiguiente materialización del reino de Dios entre los hombres. Esta

es la clave para el proceso evolutivo y la eterna esperanza de todas las formas en todos los reinos

de la naturaleza. Esta es la verdad central, la verdad convincente y la verdad reveladora que

subyacerá en toda información acerca de la Jerarquía y será divulgada por la generación venidera

de discípulos. Si esta verdad es real y posible de demostrar entonces se probará la realidad de la

Jerarquía, y será establecida la autenticidad de la eterna existencia del reino de Dios en la

Tierra".

(La Exteriorización de la Jerarquía, p. 488)

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk