• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

La Balanza, Garantía de la Ley

Las condiciones mundiales de hoy, precipitadas por la codicia y la ignorancia humanas, están sin embargo básicamente condicionadas por la voluntad al bien, cualidad primordial de las energías y fuerzas que provienen de las grandes Vidas en las cuales toda existencia vive, se mueve y tiene su ser.

 

La Ley del Universo (y ¿qué es la ley sino la actuación y los propósitos de estas omniabarcantes Vidas, Sus impulsos y Sus planes?) constituye eternamente el bien del todo y nada puede impedir que ello suceda; pues ¿quién puede detener el impacto de estas energías que actúan en nuestro planeta y a través de él? (Siete Rayos, Tomo III, p. 332)

 

Libra, como ya saben, gobierna la profesión jurídica y mantiene el equilibrio entre el bien y el mal, lo negativo y lo positivo y también entre Oriente y Occidente. Esto último quizás les parezca una frase sin sentido, pero la verdadera y correcta relación (que aún no ha sucedido) entre Oriente y Occidente, vendrá y se establecerá por medio de la actividad de Libra y del trabajo de la profesión jurídica.

 

Libra ha sido “el promotor de la Ley”. La legislación fue hasta ahora engrosada por la aplicación de esas negaciones y actitudes de temor, conservadas en el Código Mosaico e impuestas mediante el castigo... Pero el género humano está llegando a la madurez y se requiere hoy una interpretación distinta de los propósitos e intenciones de Libre, por medio de la Ley. La Ley debe llegar a ser custodio de una rectitud positiva y no un simple instrumento para su aplicación. Así como tratamos de eliminar la fuerza de

 

 

nuestras relaciones nacionales, y hoy es evidente que las condenas drásticas no han logrado prevenir la delincuencia ni impedir que la gente actúe con violento egoísmo (y esto constituye toda la delincuencia), y así como la actitud social (en contradicción a la posición anti-social de los que quebrantan la ley) es considerada deseable y enseñada en nuestras escuelas, así también está comenzando a surgir en la conciencia pública la inculcación de correctas relaciones, la difusión del autocontrol y el acrecentamiento del altruismo (que es, seguramente, la meta subjetiva y a menudo incomprendida de todo procedimiento jurídico), constituyendo el necesario acercamiento a la juventud. (Siete Rayos, Tomo III, p. 182)

 

Libra es un signo regente y condicionador de la Ley, del Sexo y del Dinero.

Reflexionen sobre esto.

(Siete Rayos, Tomo III, p. 187)

 

Por el estudio del signo de Libra vendrá la luz sobre el tercer aspecto. El primer

aspecto de voluntad o poder, se expresa en este signo como Ley, legislación, legalidad,

justicia; el segundo, se manifiesta como la relación entre los pares de opuestos (de los cuales

los platillos son el símbolo), que en el plano físico. se expresa como sexo; el tercer aspecto

se demuestra como energía concretizada que denominamos dinero, literalmente, el oro, el

símbolo exteriorizado de lo creado mediante la unión del espíritu y la materia en el plano

físico. El tercero es, como ya saben, el aspecto creador y la energía que produce el plano

tangible externo de la manifestación – el aspecto forma de la vida.

 

Por lo tanto, si los estudiantes quisieran hacer un cuidadoso estudio de los tres – ley,

sexo y dinero – a medida que se expresan hoy y se expresarán en el futuro, obtendrán un

cuadro de la realización física humana y de la futura expresión espiritual, lo cual será muy

instructivo y vale la pena hacerlo. (Siete Rayos, Tomo III, p. 187-188)

Como ser humano, el discípulo fue regido y condicionado por la cósmica Ley de

Economía, conjuntamente con sus variadas leyes subsidiarias activas y condicionantes en los

tres mundos de la evolución humana. Esta es la ley básica de la naturaleza y del hombre en

su evolución natural. Después de la primera iniciación lo rige la Ley de Atracción, que

conduce y dirige a la energía del amor y – aunque la Ley de Economía – mantiene el habitual

control del proceso común de los vehículos de la forma, empleados de acuerdo a la Ley de

Atracción, ley que actúa en la conciencia del hombre y también en las formas que están al

servicio de la Jerarquía. Esta Ley de Atracción es una importante ley del alma.

 

Más adelante... la Ley de Síntesis rige acrecentadamente al discípulo, por ser la

principal Ley del Espíritu en el Universo.

(El Discipulado en la Nueva Era, Tomo II, p. 367-368)

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk