• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

Relaciones Internacionales Y Ley Planetaria

El que modela el sentimiento público va más profundo que el que instituye o pronuncia decisiones. Vuelve la ejecución de los estatutos o decisiones posible o Abraham Lincoln

 

La historia refleja la tenaz determinación de cada país en preservar sus fronteras a toda costa, a fin de mantener intactas su civilización y cultura, ampliándolas en lo posible, sin compartir nada con otras naciones, excepto aquello que sea de beneficio comercial, para lo cual existe legislación internacional. (Los Problemas de la Humanidad, p. 24)

 

La ley natural, aunque ella pueda ser separada de la cultura local, de la costumbre, y de la legislación, depende necesariamente no solo de una naturaleza humana y de los valores que de ella emanan, sino también de las tecnologías que los hombres utilizan para llegar a sus fines. Los valores deben ser diferentemente interpretados según se trate con cazadores, pastores, agricultores o poblaciones industrializadas – o con gentes que cazan con lanzas y aquellos que están en medida de destruir con las armas atómicas. Las aserciones de los escribanos tradicionalistas sobre la ley natural según las cuales ella es universal e inmutable, no son satisfactorias. Puede que la naturaleza humana se mantenga la misma, pero los instrumentos de que ella dispone, difieren totalmente en lugares y tiempo diferentes. En consecuencia, la ley natural debe evolucionar en función de la evolución de las tecnologías. 

 

Discurso de inauguración del Primer Ministro Jawaharlal Nehru, 29 de agosto de 1959 En 1945, el nuevo órgano judicial, la Corte Internacional de Justicia (con sede en La Haya, Países Bajos) fue llevada a la existencia por la Carta de las Naciones Unidas. El estatuto de la Corte está anexado a la Carta de las Naciones Unidas, de la cual ella forma parte integrante. El trabajo de la Corte Permanente de Justicia Internacional (de la Liga de las Naciones) que comenzó en 1922, es hoy confiado a la Corte Internacional de Justicia y funciona pues sin interrupción.

 

Corte Internacional de Justicia (Impreso de las Naciones Unidas)

En tanto que la “ley y el orden” en el propio seno de una nación no serán

escrupulosamente basados en una justicia igual para todos, la justicia internacional bajo

forma de un derecho mundial no podrá ver la luz. La sola existencia de un sistema legislativo

en una forma de gobierno u otra no garantiza por si misma la justicia para todas las personas

así gobernadas. En la aplicación de un derecho nacional, pueden ser cometidas injusticias y

pueden ser creadas o mantenidas desigualdades. La ley que debería llevarse a la práctica

igual para todos, obra frecuentemente sobre dos niveles por el sesgo de diversas

escapatorias, cláusulas especiales aplicables a ciertas personas y no a otras, desigualdades

entre ricos y pobres o entre mayoría y grupos minoritarios, de la no aplicación de las leyes

por el hecho de una corrupción invasora o de una total indiferencia. Es así como la

discriminación puede existir en todo país llamado legalista, por consecuencia con injusticias

hacia algunos, especialmente pobres y gentes menores.

 

Este género de “injusticia legalizada” puede ser evitada por el respeto de la práctica

de los derechos inalienables de los ciudadanos por los pueblos y sus gobiernos. Ello exige

una actitud que dé muestra de una moral pura, de un sentido de inclusividad y de una

honestidad imparcial de lo cual pocas personas son de hecho capaces, no obstante, cuando

ella es adoptada o en todo caso buscada, permite a la cualidad espiritual de las leyes que

gobiernan la evolución de la consciencia humana penetrar, pues ellas obedecen a una razón y

a un fin mas profundo que el de las leyes creadas y aplicadas por los hombres. La aplicación

verdadera de la justicia entre los hombres depende de una toma de conciencia del hecho que

todos los hombres tienen un valor igual por su origen espiritual y la unidad de su esencia, y

su capacidad de controlarse a sí mismos y de respetarse mutuamente. De ello emanará

naturalmente una justicia entre las naciones. Ya que estudiamos el desarrollo de la justicia

entre las naciones, verifiquemos primero que los fundamentos de la justicia en el mundo

sean bien expresados en actitudes y hábitos correctos por cada uno de nosotros.

Justicia, Paz, Progreso

(Impreso de Lucís Trust)

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk