• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

El Dinero

El dinero por si mismo no es una cantidad natural, sino una medida de la actividad humana.

Dr. Rocco A. PeTrone N.A.S.A.

 

La Energía de Inteligencia Activa... es el que más fácilmente recibe la humanidad moderna – lo cual quizá sea un comentario algo despectivo respecto a las aspiraciones del hombre. La prueba de ello reside en que gran parte de este tipo de energía (debido a la percepción y deseos egoístas de la humanidad) se ha cristalizado en dinero. La inteligencia humana ha servido al aspecto materialismo y no al aspecto de los valores espirituales. El dinero es la expresión concretizada del tercer tipo de energía espiritual. Esta expresión particular hizo su primera aparición en el antiguo sistema, análogamente materialista de trueque e intercambio; luego en civilizaciones posteriores (incluyendo predominantemente la nuestra) apareció el dinero, primero acuñado con los productos del reino mineral y después en papel moneda, fabricado con productos del reino vegetal, culminando en la actual preocupación por el dinero. Hay un significado profundamente oculto en el enunciado de El Nuevo Testamento de que “el amor al dinero es la raíz de todo mal”. El dinero y el egoísmo están detrás de la actual desastrosa situación económica. En realidad recibir dinero o este tipo de energía, constituye para los grandes financistas la línea de menor resistencia y poseen además la voluntad de obtener grandes fortunas, lo cual no se puede negar. Se empeñan en hacer fortuna; aplican su inteligencia para alcanzar su meta y nada puede detenerlos. Muchos son puramente egoístas; hay quienes consideran que su dinero les ha sido confiado para ser administrado y utilizado por otros, y son asombrosamente generosos en un sentido filantrópico y humanitario... El aspecto cristalizado de esta tercer energía, el dinero, debe aún ser empleado en gran escala para llevar a cabo el trabajo de la Jerarquía. Respecto a esto y en conexión con el dinero, será la gran prueba para la buena voluntad. (La Exteriorización de la Jerarquía, p. 531-532) 

Debe comprenderse que el dinero es la energía que puede poner en movimiento y

hacer posibles las actividades del nuevo grupo de servidores del mundo – cualesquiera sean

su color, casta o credo. El dinero no se halla aún en sus manos. Su necesidad de dinero es

muy grande. Son necesarios muchos millones para difundir el conocimiento que requiere el

Plan jerárquico... se necesitan millones para educar a las masas sobre la realidad de que está

en camino de retorno para que todos Lo vean Aquel a Quien todos los hombres esperan. Los

miles de millones gastados actualmente en artículos suntuarios, costosos e innecesarios (los

miles de millones y, hermanos míos, así es, como lo muestran las estadísticas mundiales) en

golosinas, licores, tabaco, joyas, valiosas pieles y lo que se malgasta en la búsqueda de

emociones violentas e incesantes placeres nocturnos y, finalmente, los miles de millones

invertidos en conflictos armados por todas las naciones, deberán invertirse en gastos que

harán posibles los planes de la Jerarquía y ayudarán a la humanidad en su búsqueda por el

nuevo y libre camino espiritual y traerá, por lo tanto a la existencia, la nueva civilización. Se

necesitan cientos de miles de millones para vencer el materialismo que ha dominado durante

incontables eones; son necesarios también miles de millones para la reconstrucción de los

asuntos humanos y así purificar y embellecer nuestro mundo moderno a tal punto, que Cristo

pueda aparecer entre los hombres; por medio de la sabia inversión de los recursos financieros

del mundo en los numerosos campos del mejoramiento y de la elevación humana, Cristo

podrá así “ver el trabajo de Su alma y quedar satisfecho”.

(El Discipulado en la Nueva Era, Tomo II, p.201-202)

 

Toda la cuestión monetaria constituye en la actualidad una de las mayores

dificultades y a la vez una de las más sencillas. La dificultad se debe a la idea errónea que

durante generaciones se tuvo sobre el problema, produciendo actitudes equívocas hasta en

los discípulos más consagrados. La actitud de la humanidad hacia el dinero fue matizada por

la codicia, la ambición del yo inferior, la envidia, los deseos materiales y la desesperada

necesidad del mismo, que es el resultado, a su vez, de actitudes erróneas, las cuales trajeron

las desastrosas condiciones económicas que prevalecen a nuestro alrededor, siendo efectos

de causas iniciadas por el hombre mismo. En la regeneración del dinero y en el cambio de

actitud del hombre hacia él, vendrá con el tiempo la liberación del mundo. Si esto no ocurre,

surgirán condiciones terribles; el dinero, tal como lo conocemos, desaparecerá de la Tierra, y

la situación tendrá que resolverse de alguna otra manera. Esperemos que esto no sea

necesario, sino que llegue a ser posible cambiar las ideas de la humanidad en lo que al dinero

concierne, a fin de que se lo considere como un gran haber espiritual, una responsabilidad

espiritual definida y un medio para el verdadero trabajo mundial...

 

Así como en el pasado el dinero sirvió para atender a las necesidades personales y

familiares, en el futuro deberá atender a las necesidades grupales y mundiales. En el pasado,

cada unidad trató de actuar como un imán para atraer hacia si y satisfacer lo que se

consideraba una necesidad, empleando para ello la actividad y el trabajo personales, si no era

influyente o culto, y mediante el manipuleo financiero, cuando era posible. En el futuro, los

grupos deberán actuar como imanes y por ello procurarán estar animados por el espíritu de

amor. Les doy aquí un pensamiento factible de ser ampliado grandemente. Necesidad, amor

y poder magnéticos, son las tres cosas que, consciente o inconscientemente, atraen al

dinero. Pero las tres deben manifestarse a la vez...

 

Con la trasmutación de estos factores y la expresión de sus analogías superiores –

correcto amor, recto pensar o meditación y técnica correcta – se descubrirán los requisitos

financieros de los nuevos grupos y del nuevo grupo de servidores del mundo. Sugeriré que

una ampliación de estas ideas se divulgue entre esas personas que saben que pueden

contribuir. Le pido que reflexione sobre estas ideas, porque educando a los servidores

inteligentes del mundo sobre la cuestión del dinero, serán encaradas con decisión la correcta

actitud hacia él y la debida meditación sobre el mismo.

(El Discipulado en la Nueva Era, Tomo I, p. 257-258)

 

Recuerden que el dinero es la consolidación de la energía amorosa y viviente de la

divinidad, y que cuanto mayor sea la comprensión y expresión del amor, tanto más

libremente afluirá lo necesario para llevar a cabo el trabajo. Ustedes trabajan con la energía

del amor y no con la energía del deseo, reflejo o distorsión del amor. Creo que si reflexionan

sobre esto, verán el camino con mayor claridad.

(Exteriorización de la Jerarquía, p. 280)

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk