• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

Capital Y Trabajo

Nos hallamos hoy como nunca ante el amanecer de una era económica completamente nueva. Esto lo observan todos los pensadores... Los cambios inminentes son tan trascendentales que los viejos valores económicos y las conocidas normas de vida tendrán que desaparecer, y nadie sabe qué los reemplazará...

 

Este nuevo descubrimiento traerá dos problemas principales... El primero corresponde a aquellas personas cuyos grandes intereses financieros están vinculados con los productos que la nueva energía reemplazará, inevitablemente, las cuales lucharán hasta el final para impedir que otros se beneficien con las nuevas fuentes de riqueza. El segundo es el problema cada vez más urgente de liberar al hombre de la agotadora tarea y de las intensas jornadas a fin de satisfacer las necesidades de la vida. Uno es el problema del capital y el otro el del trabajo... Un problema concierne a la civilización y a su funcionamiento correcto en la nueva era, el otro a la cultura y al modo de emplear el tiempo libre en forma creadora. (Los Problemas de la Humanidad, p. 73)

 

La lucha entre el capital y el trabajo alcanzará su culminación en los Estados Unidos, pero también se librará en Gran Bretaña y Francia. Rusia tiene ya su solución propia; pero las naciones menores del mundo serán orientadas y se condicionarán de acuerdo al resultado de esta batalla en la Confederación Británica de Naciones y en los Estados Unidos. (Los Problemas de la Humanidad, p. 33)

 

 

En la actualidad presenciamos la lenta pero constante formación de grupos internacionales reunidos para preservar la seguridad mundial, proteger el trabajo, ocuparse de la economía del mundo y conservar la integridad y la soberanía de las naciones, comprometiéndose todas y cada una de ellas a tomar una parte decidida en el trabajo y asegurar las rectas relaciones humanas en todo el planeta. (Los Problemas de la Humanidad, p. 54)

 

Entre aquellos que se hallan dentro del sistema capitalista, hay hombres cuya

tendencia natural es pensar con criterio más amplio y humanitario y se dan cuenta del peligro

que corren los intereses económicos. Estos hombres forman dos grupos principales:

 

Primero, aquellos que son verdaderamente humanitarios, buscan el bien de sus

semejantes...

 

Segundo, aquellos que son lo suficientemente capaces para interpretar los

acontecimientos de la época, comprenden que el sistema capitalista no puede continuar

indefinidamente ante el creciente encono de la humanidad y el constante surgimiento de los

valores espirituales. Por consiguiente, comienzan a cambiar sus métodos, a universalizar sus

negocios y a instituir cooperativas para sus empleados.

 

La guerra ha sido una depuración; ha abierto los ojos a los hombres en todas partes y

les ha hecho ver la causa subyacente en ella – es decir, el malestar económico resultante de

la explotación de los recursos del planeta por un grupo internacional de hombres egoístas y

ambiciosos. Pero hoy tenemos la oportunidad de cambiar las cosas.

(Los Problemas de la Humanidad, p. 78-79)

 

Ambos grupos son de alcance nacional e internacional. Falta saber cual de los dos

dominará con el tiempo, o si surgirá un tercer grupo, formado por idealistas prácticos, que se

haga cargo de la situación. El interés de los trabajadores espirituales del mundo actualmente

no está ni de parte de los capitalistas ni de parte del trabajo tal como se efectúa ahora;

simplemente está de parte de la humanidad.

(Los Problemas de la Humanidad, p. 79)

 

El primer Ashrama en hacerlo será el de tercer rayo; en el momento en que aparezcan

los discípulos de ese Ashrama, el mundo estará preparado para un reajuste financiero total; el

“principio de participación” será el concepto motivador reconocido por la nueva civilización.

 

Esto no significa que prevalecerán actitudes bellas, suaves y humanitarias. El mundo seguirá

lleno de personas egoístas, que buscan su propio interés, pero la opinión pública será tal que

ciertos ideales fundamentales motivarán el comercio y los impondrá el público; el hecho de

que las nuevas y generales ideas estén regidas en muchos casos por la conveniencia de la

interacción, no tendrá básicamente importancia. Lo importante es la participación. Cuando el

“ajustador de las finanzas” (como denomina la Jerarquía a un discípulo de este Ashrama)

aparezca, hallará que las condiciones serán muy distintas de las que ahora prevalecen y

dentro de las medidas siguientes:

 

1. Controlará el principio de trueque e intercambio (en beneficio de todos los

interesados).

 

2. Debido al desarrollo de la energía atómica para el bienestar humano, los valores

monetarios nacionales habrán sido mayormente reemplazados, no sólo por un sistema de

trueque sino por el intercambio monetario universal que representará los bienes

intercambiados cuando sean relativamente pequeños y sin importancia – y por una

planificada escala de valores relacionados. Los haberes nacionales materiales y los artículos

de primera necesidad serán provistos por un sistema enteramente nuevo.

 

3. Seguirá existiendo la empresa privada, pero estará regulada, las grandes utilidades

públicas, los recursos materiales principales y las fuentes de riqueza planetarias – hierro,

acero, petróleo, trigo, por ejemplo – serán poseídas en primer lugar por un grupo

internacional de gobierno y control; sin embargo, serán preparados para el consumo

internacional por grupos nacionales elegidos por el pueblo y dirigidos internacionalmente.

(La Exteriorización de la Jerarquía, p. 479-480)

 

La Jerarquía espiritual de nuestro planeta no reconoce ni al capital ni al trabajo;

reconoce únicamente hombres y hermanos. Por consiguiente, la solución radica en la

educación y cada vez más en la educación, y en la adaptación de las reconocidas tendencias

de la época a la visión percibida por aquellas personas de mente espiritual y por quienes

aman a sus semejantes.

(Los Problemas de la Humanidad, p. 87)

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk