• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

La Naturaleza de la Realidad: La Astrología: Reconocimiento del campo de la evolución

La Sabiduría Antigua enseña que “el espacio es una entidad”. La astrología esotérica se ocupa de la vida de esta entidad, de las fuerzas y de las energías, de los impulsos y de los ritmos, de los ciclos, del tiempo y de las estaciones. (Astrología Esotérica, p. 18)

 

La astrología es una ciencia que debe volver a su belleza y su verdad originales, antes que el mundo pueda conseguir una perspectiva más cierta y una apreciación más justa y más exacta del Plan divino, tal como es expresado en la actualidad por la Sabiduría de los Tiempos...

 

La astrología es esencialmente la más pura presentación de la verdad esotérica en el mundo en este momento, porque es la ciencia que trata de las fuerzas y las energías que condicionan, rigen y actúan a través del espacio, sobre él y sobre todo lo que en él se encuentra. Cuando sea captado este hecho, cuando el origen de esas energías sea mejor comprendido y la naturaleza del espacio correctamente captada, tendremos un horizonte más amplio y más íntimamente relacionado, las relaciones entre entidades individuales y planetarias del sistema y del cosmos serán conocidas, y comenzaremos, entonces, a vivir científicamente. (Astrología Esotérica, p. 16) 

La Naturaleza de la Realidad: La Humanidad en el Universo

Las cuatro metas principales que los Trabajadores del Plan se han fijado, son:

 

1. El principal objetivo consiste en establecer, por intermedio de la humanidad, una avanzada de la Conciencia de Dios en el sistema solar...

 

2. Establecer en la tierra una central de tal potencia y un punto focal de tal energía que toda la humanidad pueda ser un factor en el sistema solar que produzca cambios y acontecimientos de naturaleza excepcional en la vida planetaria y en las vidas planetarias (y por consiguiente, en el propio sistema) e inducir a una actividad

 

3. Fundar una estación de luz, por intermedio del cuarto reino de la naturaleza, que servirá no sólo a nuestro planeta y a nuestro sistema solar en particular, sino también a los siete sistemas, de los cuales el nuestro es uno... 

La Naturaleza De La Realidad

Diez proposiciones fundamentales:

 

1. Existe una Vida que se expresa a sí misma; primero, mediante siete cualidades o aspectos básicos, y segundo, por medio de una infinita diversidad de formas.

 

2. Estas siete cualidades radiantes son los siete Rayos, las siete Vidas, que dan su vida a las formas, y al mundo de las formas le dan su significado, sus leyes y su anhelo de evolucionar.

 

3. Vida, cualidad y apariencia, o espíritu, alma y cuerpo constituyen todo lo que existe. Son la existencia misma, con su capacidad de crecer, actuar y manifestar la belleza y estar en completo acuerdo con el Plan, el cual está arraigado en la conciencia de las siete Vidas de rayo.

 

4. Estas siete Vidas, cuya naturaleza es conciencia y cuya expresión es sensibilidad y cualidad específica, producen cíclicamente el mundo manifestado, trabajan juntas en la más estrecha unión y armonía; son los custodios del Plan y colaboran inteligentemente con él. Son los siete constructores, los cuales erigen el Templo radiante del Señor, guiados por la mente del Gran Arquitecto del Universo. 

La Naturaleza de la Realidad : La Evolución

La simple verdad del Dios Inmanente... es la clave para el proceso evolutivo y la eterna esperanza de todas las formas en todos los reinos de la naturaleza. (La Exteriorización de la Jerarquía, p. 488)

 

Todo el proceso evolutivo... es, en último análisis, la actuación de la interrelación entre Dios y su mundo, entre causa y efecto, entre Vida y forma. (Astrología Esotérica, p. 464)

 

Toda la historia de la evolución es la historia de la conciencia y de la creciente expansión del principio de “llegar a ser consciente”, de manera que, desde el microcósmico interés del hombre consciente de sí mismo... tenemos una inclusividad que se desarrolla lentamente, y que lo llevará finalmente a la conciencia del Cristo cósmico. (Psicología Esotérica, Tomo I, p. 35)

 

El desenvolvimiento de la conciencia o la revelación del alma constituye el objetivo por el cual la vida adquiere forma y también el propósito por el cual se manifiesta el ser.

 

Esto puede ser denominado la Teoría de la Evolución de la Luz. Si se tiene en cuenta que el científico moderno sostiene que la luz y la materia son términos sinónimos, haciéndose eco de las enseñanza de Oriente, es evidente que, mediante la interacción de los polos y la fricción de los pares de opuestos, surge la luz. La meta de la evolución consiste en una serie graduada de manifestaciones de luz. Esta se halla velada y oculta en todas las formas. A medida que la evolución avanza, la materia se convierte en un buen conductor de luz, demostrando así la exactitud de la afirmación de Cristo “Yo soy la Luz del Mundo”. (Tratado sobre Magia Blanca, p. 19-20) 

La Naturaleza de la Realidad: El hombre y los reinos infrahumanos

La humanidad es el Mensajero divino para el mundo de la forma; Mercurio, esencialmente, lleva luz y vida a otras manifestaciones divinas. (Astrología Esotérica, p. 156)

 

La característica sobresaliente de la humanidad es la sensibilidad inteligente a la impresión... El conocimiento acerca de la sustancia y de la forma ... permitirá a la humanidad actuar oportunamente como principal agente impresor respecto a los tres reinos infrahumanos de la naturaleza; tal es la responsabilidad principal de la humanidad. (Telepatía y el Vehículo Etérico, p. 103)

 

El género humano tiene la función especial de salvar y regenerar a la naturaleza. La “fuerza salvadora” –combinación circulatoria de tres energías mayores- es irradiada por la humanidad como impulso creador grupal que gradualmente atrae a todas las formas de vida hacia el campo de su potencia magnética, relacionándolas a todas ellas (o, más bien, al alma de cada reino) con la Jerarquía y Shamballa. (Los Rayos y las Iniciaciones, p. 141)

 

La tarea del hombre es resucitar a los muertos, expresar la hermandad en el plano físico y trasmitir la divina energía a un mundo expectante de formas... El trabajo del hombre para el reino animal consiste en estimular el instinto hasta que sea posible la individualización. Su trabajo para el reino vegetal reside en fomentar la facultad de producir perfume y adaptar la vida vegetal a la infinidad de usos del hombre y de los animales. La tarea del hombre en el reino mineral radica en trabajar con la alquimia y la magia. (Psicología Esotérica, Tomo I, p. 216-217) 

La Naturaleza de la Realidad: El Hombre – el Mediador

Comenzamos a comprender que nuestra nobleza consiste en servir -como átomos inteligentes- a la obra en curso en el Universo. Hemos descubierto que hay un Todo del cual somos los elementos. Hemos encontrado el mundo en nuestras almas. (Teilhard de Chardin, “El Porvenir del hombre”, p. 29)

 

El hombre es un animal más un dios que vive en el interior de su envoltura física. (H.P. Blavatsky)

 

En la realidad de nuestro universo no existen superior ni inferior, mayor o menor.

 

Sólo hay interpenetración de la sustancia, que es básicamente expresión de la materia, y su vitalización y organización en forma de expresión de la Realidad desconocida, Realidad esencial que denominamos espíritu o vida. Como resultado de la interrelación de ambos, la humanidad aparece oportunamente en tiempo y espacio. La humanidad es el resultado de todas las formas infrahumanas de expresión y de experiencia, y de la actividad de Seres superhumanos. (Los Rayos y las Iniciaciones, p. 76)

 

Todo ser viviente o vida manifestada –desde el Logos planetario hasta el más ínfimo átomo- ha sido es o será un hombre... Por lo tanto, la realidad de la existencia de la humanidad y la que ésta representa, constituye probablemente el aspecto primordial y principal del Propósito divino... Es, pues, el primer hecho que indica claramente el alcance y la magnitud de un ser humano... 

La Naturaleza de la Realidad: El Sacrificio

El Cristo Cósmico fue crucificado sobre la cruz de la materia y, debido a ese gran sacrificio, se les ofreció la oportunidad a las vidas en evolución de todos los reinos de la naturaleza y de todos los mundos creados. Y así pudieron progresar. Comenzó el trabajo en tiempo y espacio y se inició la admirable marcha de los seres vivientes hacia la meta hasta ahora incomprendida. No es posible dar la razón de por qué la Deidad decidió actuar así.

 

Nosotros no conocemos su último propósito o plan, y únicamente en las mentes iluminadas comienzan a aparecer aspectos de su técnica y de su método. Quienes saben más que nosotros, debido a su extenso ciclo de vida y a sus mayores experiencias, insinuaron que comienza a despuntar una vislumbre de la intención eterna y cósmica en la conciencia de aquellos que han recibido algunas de las iniciaciones superiores. Su naturaleza necesariamente permanece incomprensible para el género humano. Todo lo que el ser humano inteligente puede captar, echando una mirada retrospectiva a la historia del planeta (hasta donde puede proporcionar la historia moderna), es que:

 1. Ha progresado la facultad humana de ser consciente.

 2 Ha habido un refinamiento creciente y paralelo de las formas de vida en los distintos reinos de la naturaleza.

 3 Se ha intensificado la actividad consciente, dentro de una escala de vida acelerada y progresiva que ha llevado constantemente a trascender el tiempo tal como lo conocemos.

La Naturaleza de la Realidad: El Factor de la Mente

Una vez estudiado el aspecto esotérico de la astrología y de la geometría mística, y una vez establecida una alianza entre ambas, se proyectará gran luz sobre el tema del principio inteligente; cuando se comprenda mejor la actuación interna de la Ley de Causa y Efecto... sólo entonces los hijos de los hombres podrán estudiar beneficiosamente el lugar que ocupa manas en el esquema evolutivo. (Tratado sobre Fuego Cósmico, p. 335-336)

La evolución subjetiva es la principal empresa del Logos, de un Logos planetario y de un hombre. El amor inteligente y activo (que mediante la aplicación inteligente de la facultad mental llevará a la actividad la cualidad latente del amor) será el resultado del proceso evolutivo. Así como la objetividad es dual, vida-forma, de la misma manera lo es la subjetividad, mente-amor, y la fusión produce conciencia. Sólo el Espíritu es una unidad indivisible; el desenvolvimiento del Espíritu (o la obtención de los frutos de la evolución) sólo se realiza cuando la doble evolución de la forma y la psique se haya consumado.

Entonces el Espíritu cosechará el fruto de la evolución y reunirá en sí las cualidades cultivadas durante la manifestación –el amor perfecto y la inteligencia perfecta manifestándose como amor-sabiduría inteligente y activo.

Podríamos, por lo tanto, responder a la pregunta: “¿Qué es el aspecto mente y por qué es tan importante?” expresando que el aspecto mente constituye, en realidad, la

La Naturaleza de la Realidad: El futuro

La Vida Una, que se manifiesta a través de la materia, produce un tercer factor que es la conciencia. Esta conciencia, resultado de la unión de los dos polos, espíritu y materia, constituye el alma de todas las cosas; compenetra toda sustancia o energía objetiva; subyace en todas las formas, ya sea la de esa unidad de energía que llamamos átomo o la de un hombre, un planeta o un sistema solar. Esta es La Teoría de la Autodeterminación, o la enseñanza de que todas las vidas -de las cuales está formada la Vida una, cada una en su esfera y modo de ser- se embeben en la materia, por así decirlo, y asumen formas por cuyo intermedio su peculiar y específico estado de conciencia puede ser comprendido y su vibración estabilizada; así pueden conocerse a sí mismas como existencias. Nuevamente la Vida una se convierte, entonces, en una entidad estabilizada y consciente mediante el sistema solar, siendo, por lo tanto, esencialmente la suma total de energías de todos los estados de conciencia y de todas las formas de existencia. Lo homogéneo se vuelve heterogéneo, y sin embargo permanece siendo una unidad; el uno se manifiesta en diversidad, y no obstante, es inmutable; la unidad central es conocida en tiempo y espacio como respuesta y diferenciada, y sin embargo, cuando no existan tiempo y espacio (pues no son más que estados de conciencia), sólo permanecerá la unidad y únicamente persistirá el espíritu, además de una acrecentada acción vibratoria y la capacidad para intensificar la luz cuando retorne el ciclo de manifestación.

 

La Naturaleza de la Realidad, El Tiempo, El Espacio, El Campo de la Evolución

La física ha descubierto

Que no hay sólidos,

Ni superficies contínuas,

Ni líneas rectas;

Sólo ondas,

Ninguna otra cosa

Nada más que energía formando un todo complejo,

Sólo comportamientos,

Sólo palabras,

Sólo relaciones.

(B. Fuller, Intuition, p. 39)

 

La Naturaleza de la realidad El Ser... Uno... Dos... Tres

La única Realidad verdadera es la gran fuerza vital central que permanece inmutable e inamovible en el centro de las formas temporales, cambiantes y evanescentes.

(La Luz del Alma, p. 233-234)

 Existe un solo Principio Inmutable e Ilimitado; una sola Realidad Absoluta precediendo a todo Ser manifestado y condicionado. Está más alla del conocimiento y del alcance de todo pensamiento y expresión humanos.

 El Universo manifestado se halla contenido en esta Realidad Absoluta y es el símbolo que la condiciona. La totalidad de este Universo manifestado comprende tres aspectos:

 1. El Primer Logos Cósmico, impersonal e inmanifestado, el precursor de lo Manifestado.

 2. El Segundo Logos Cósmico, Espíritu-Materia, Vida, el Espíritu del Universo.

 3. El Tercer Logos Cósmico, Ideación Cósmica, el Alma Universal del Mundo.

 De estos principios creadores fundamentales surgen correlativamente, en sucesivas graduaciones, innumerables universos que encierran incontables estrellas y sistemas solares en manifestación.

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk