• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

La Naturaleza de la Realidad: El Sacrificio

El Cristo Cósmico fue crucificado sobre la cruz de la materia y, debido a ese gran sacrificio, se les ofreció la oportunidad a las vidas en evolución de todos los reinos de la naturaleza y de todos los mundos creados. Y así pudieron progresar. Comenzó el trabajo en tiempo y espacio y se inició la admirable marcha de los seres vivientes hacia la meta hasta ahora incomprendida. No es posible dar la razón de por qué la Deidad decidió actuar así.

 

Nosotros no conocemos su último propósito o plan, y únicamente en las mentes iluminadas comienzan a aparecer aspectos de su técnica y de su método. Quienes saben más que nosotros, debido a su extenso ciclo de vida y a sus mayores experiencias, insinuaron que comienza a despuntar una vislumbre de la intención eterna y cósmica en la conciencia de aquellos que han recibido algunas de las iniciaciones superiores. Su naturaleza necesariamente permanece incomprensible para el género humano. Todo lo que el ser humano inteligente puede captar, echando una mirada retrospectiva a la historia del planeta (hasta donde puede proporcionar la historia moderna), es que:

 1. Ha progresado la facultad humana de ser consciente.

 2 Ha habido un refinamiento creciente y paralelo de las formas de vida en los distintos reinos de la naturaleza.

 3 Se ha intensificado la actividad consciente, dentro de una escala de vida acelerada y progresiva que ha llevado constantemente a trascender el tiempo tal como lo conocemos.

 

 4. Se ha producido un amplio progreso de una dimensión a otra, y hoy hablamos en

términos de una estado de conciencia de cuarta dimensión y captamos el hecho

de que son maravillosamente posibles cinco o seis dimensiones.

 

5. Se ha acrecentado el control científico de los elementos en que vivimos y de las

fuerzas de la naturaleza. Actualmente hablamos del dominio del aire, así como

hace quinientos años (en que algo semejante parecía imposible) hablábamos del

dominio de los mares. Contrarrestamos la atracción de la fuerza de gravedad de

la tierra a fin de poder “volar hacia la faz del sol”.

 

6. Se ha progresado desde la vida instintiva de la conciencia sensorial en la forma

material, hasta la vida intelectual de los seres humanos autoconscientes,

incluyendo la comprensión intuitiva de los que comienzan a actuar como

entidades superhumanas. Todo ello ha sido el resultado de la actividad

determinante y condicionada de la Gran Vida, que prefirió sacrificarse y ser

crucificada en la Cruz cardinal de los Cielos, a fin de pasar una iniciación

cósmica, la cual –según nuestro punto de vista mediocre y relativamente

ignorante- está crucificada en la Cruz fija de los Cielos, y por medio de la Cruz

mutable produce, no obstante, cambios durante el ciclo evolutivo para lograr el

desarrollo de la conciencia, el refinamiento constante de la forma y la

intensificación de la vida que caracteriza su creación.

 

El estudio de los objetivos mencionados:

 

a. El desarrollo de la conciencia,

 

b. El refinamiento de las formas,

 

c. La realización intensificada de la vida,

 

impartirá a los estudiantes sinceros una pobre comprensión de los aspectos inferiores del

propósito divino. (Psicología Esotérica, Tomo II, p. 80-81)

 

Sólo los Hijos iniciados de Dios pueden captar la significación de los cuatro signos

que forman la Cruz Cardinal o comprender la relación que existe entre las cuatro principales

energías divinas, las cuales –fluyendo a través de los cuatro brazos de esta Cruz- producen el

vórtice de fuerza (una fuerza sintética) que constituye ese lago de “pura e ígnea luz” por el

cual deben pasar todos aquellos que reciben iniciaciones superiores. Los que reciben las dos

primeras iniciaciones deben hollar el Sendero que atraviesa la Tierra Ardiente. Quienes

reciben las iniciaciones superiores han de sumergirse en el mar o lago de fuego, que es

esencialmente fuego de Dios, depurado en todos los aspectos de la forma material, mediante

la total purificación del deseo. (Astrología Esotérica, p. 239-240)

 

De acuerdo a la Ley de Sacrificio, el Señor del Mundo permanece siempre detrás de

la escena, desconocido e incomprendido por las simientes que Él vino a salvar... Desde el

punto de vista de las formas de vida en los cuatro reinos de la naturaleza, Sanat Kumara no

existe. En la humanidad evolucionada, antes de entrar en el sendero de probación, se le busca

y se le presiente tenuemente bajo la ambigua palabra “Dios”. Posteriormente, cuando la vida

de las simientes manifestadas llega a los estratos superiores de la Jerarquía humana, surge...

la seguridad de que, detrás del mundo fenoménico, existe un mundo de “Vidas salvadoras”,

del cual formará parte finalmente; comienza, así, a sentir que detrás de estas Vidas existen

Grandes Seres de poder, de sabiduría y de amor que están, a su vez, bajo la supremacía de

Sanat Kumara, el Eterno Joven, el Creador, el Señor del Mundo.

(El Discipulado en la Nueva Era, Tomo II, p. 254-255)

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk