• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

Participación En La Actividad Creativa De La Divinidad, La Meditación Planetaria

Pensamientos clave:

 

La próxima revelación en orden sucesivo será la de la creatividad, el mundo de las formas mentales y el deseo con que cada ser humano y la humanidad entera han creado, y... la Ley de Causa y Efecto, puesta en actividad por la humanidad en relación con su propio destino. (El Discipulado en la Nueva Era, Tomo II, p. 283)

 

La comprensión intuitiva es, en realidad, la participación incluyente en la actividad creadora de la divinidad. La idea divina debe convertirse en un ideal factible, y este ideal debe desarrollarse y manifestarse en la sustancia del plano físico. (Los Rayos y las Iniciaciones, p. 387)

 

El grupo de Trabajadores Creadores... son los comunicadores entre el tercer aspecto de la Divinidad, el Aspecto creado –cuando se expresa por medio del trabajo creador y en respuesta al pensamiento mundial- y el primer aspecto, Vida... Su trabajo es además en gran parte filosófico y le concierne la tarea de relacionar –de hecho y científicamente- a los otros nueve tipos de grupos, para que trabajen en forma creadora en el plano físico y aparezca, con mayor claridad, el Plan divino como resultado de la síntesis que ellos generan. (El Discipulado en la Nueva Era, Tomo I, p. 52) 

 

Los discípulos y los trabajadores del mundo tienen que actuar como MENTES, como inteligencias receptivas y como creadores en materia mental.

(Telepatía y el Vehículo Etérico, p. 44)

 

El discípulo... se convierte... en “sembrador de la simiente en el mundo de los hombres”; distribuye ideas vivientes y potenciales en el campo mundial y recibe estas ideas desde dos fuentes:

 

1. Su propia alma, a medida que su intuición despierta.

2. El Ashram, cuando comprende más sus propósitos y se acostumbra a asimilar sus enseñanzas. (El Discipulado en la Nueva Era, Tomo II, p. 131-132)

 

Todo el objetivo del esfuerzo presente y futuro consiste en llevar a la humanidad a un punto en que –hablando en sentido esotérico- “entre en la luz”. La tendencia actual hacia el progreso que se observa nítidamente en la humanidad, le permite a ésta adquirir conocimiento y trasmutarlo en sabiduría con la ayuda de la comprensión y llegar así a adquirir la “plena iluminación”. (La Educación en la Nueva Era, p. 66)

 

Unos pocos creadores verdaderos procuran hacer oir su voz y tratan de pronunciar estas palabras místicas que permitirán a la humanidad ver la visión. Así serán dispersadas finalmente las nubes de formas mentales que en la actualidad ocultan la luz diáfana de Dios.

(Tratado sobre Magia Blanca, p. 477 – ed. inglesa)

 

La Meditación Planetaria

 

El Señor del Mundo, a través de la meditación, está llevando a cabo procesos que Él

instituyó en su meditación creadora original, en la más remota y oscura noche de los

tiempos, cuando decidió crear nuestro planeta para propósitos estrictamente redentores. Su

creación es el resultado de su pensamiento dirigido y controlado, un proceso de una reflexión

sostenida que impulsa todas las energías creadoras a una actividad evolutiva y cíclica de

acuerdo al modelo que Él visualiza eternamente. Ha organizado un grupo que responde a su

intención meditativa; estos Seres le ayudan con su Propósito concentrado y conocido para

llevar a nuestra vivencia planetaria ciertas energías extraplanetarias, necesarias para efectuar

el trabajo planificado del Logos planetario. Su pensamiento y su conciencia compenetran

también (si puedo expresarlo simbólicamente) a Shamballa con lo que el Logos ha

visualizado. Los miembros de Shamballa son los custodios de su Propósito, tal como les es

revelado ciclo tras ciclo. La dimensión de estos ciclos es uno de los misterios que está

estrictamente guardado en la Cámara del Consejo del Señor del Mundo; estos ciclos se

refieren sólo a la manifestación en los tres mundos, donde controlan los conceptos de tiempo

y espacio.

 

La Jerarquía es el Custodio de ese aspecto del Propósito cíclico planetario

denominado el Plan, que abarca períodos relativamente breves, tales como civilizaciones (en

lo que a la humanidad concierne). Respecto a Shamballa el grupo intermedio de los que

trabajan, meditan y crean, es llamado a la actividad para recibir la impresión de la inmediata

actividad jerárquica deseada, trasmitir las energías necesarias desde Shamballa a los ashrams

unidos e informar así esotéricamente a la Jerarquía sobre lo que merece atención inmediata.

Además, en un nivel inferior de la espiral evolutiva, la Jerarquía plasma, a su vez, el

Plan en el nuevo grupo de servidores del mundo, Plan que debe ser aplicado inmediatamente

para ayudar a la humanidad. Este grupo es el principal agente creador en los tres mundos

para el resto de este ciclo de experiencia planetaria, aunque no siempre lo fue. La humanidad

puede ahora trabajar inteligentemente con el Plan presentado por primera vez en la historia

humana. Quisiera que observaran esto. Los hombres pueden desempeñar hoy su pequeña

parte para traer el Propósito divino a la manifestación, porque han desarrollado ya la

capacidad mental necesaria. El control y el desarrollo creador de los tres reinos inferiores de

la naturaleza están siendo retirados lentamente de las manos de la evolución dévica (hasta

ahora responsable) y se coloca bajo la supervisión de la humanidad según lo exponen los

antiguos Archivos de los Maestros:

 

“Los Señores solares controlarán oportunamente, por intermedio de manas (la

mente), a los señores lunares de la sustancia elemental, y no sólo la de ellos sino

también la de aquellos que buscan ayuda. De esta manera, la redención llegará a

todos por intermedio del hombre, y la gloria del Señor de la Vida hará su aparición”.

 

La intención enfocada, la meditación concentrada, la visualización, la invocación

dirigida, que originan la evocación y como resultado traen respuesta, constituyen los

procesos principales de la creación de todos los seres en todos los niveles. La plegaria, el

deseo, la meditación y la intención centralizados son las lecciones graduadas y seguidas que

el género humano debe aprender. La adoración o el reconocimiento de la divina

Trascendencia y de la divina Inmanencia subyace en todo el reconocimiento masivo del

poder espiritual. Así la meditación del planeta penetra hasta lo que está más allá de él mismo

y se fusiona y se mezcla, en un sentido solar, con la Voz de quien ha traído todo a la

existencia y con la voluntad de Aquel que lleva todas las formas de su vivencia a la

perfección que se ha propuesto; al obrar así, se llevan a cabo los grandes procesos de

Redención, para lo cual todos los salvadores del Mundo (en relación con la humanidad) son

el símbolo, la garantía y el testimonio eterno.

(El Discipulado en la Nueva Era, Tomo II, p. 199-201)

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk