• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

La Mente: Eslabón Entre Dios Y El Hombre

"Estamos entrando lentamente en el mundo de la realidad espiritual, pues existe un camino que lleva, a partir de cada conjunto de hechos, hacia una realidad espiritual en el universo; y el trabajo esencial de la fuerza mental es de llegar, hasta cierto punto, a recorrer este camino". (Dr. B. Bosanquet: "The Value and Destiny of the Individual")

 

"Hoy, más que nunca, el mundo se inclina hacia lo espiritual.

 

El espíritu religioso de la humanidad está hoy más definidamente enfocado en la Realidad que nunca. Las religiones ortodoxas mundiales son relegadas rápidamente a un segundo plano en la mente de los hombres, aunque indudablemente vamos acercándonos a la Realidad central espiritual. La teología que se enseña hoy en las organizaciones eclesiásticas (tanto de Oriente como de Occidente) está cristalizada y es de poca utilidad. Sacerdotes y eclesiásticos, instructores ortodoxos y fundamentalistas (fanáticos aunque sinceros), tratan de perpetuar lo anticuado, que si bien bastó en el pasado para satisfacer al buscador, hoy ya no llena más su cometido. Hombres religiosos, sinceros, pero no iluminados, deploran la rebeldía de la juventud contra las actitudes doctrinarias. Al mismo tiempo, conjuntamente con todos los buscadores, exigen una nueva revelación.

Buscan algo nuevo y cautivante para atraer de nuevo a las multitudes hacia Dios:

Temen tener que renunciar a algo y buscar nuevas interpretaciones de antiguas verdades,

pero no se dan cuenta que debe buscarse una nueva perspectiva de la verdad (como está en Cristo);

presienten el acercamiento de nuevas e inminentes revelaciones

espirituales, pero temen enfrentar sus efectos revolucionarios; se formulan interrogantes y están

embargados por profundas y perturbadores dudas. Es interesante observar que las respuestas a

estas preguntas provienen y provendrán acrecentadamente de dos fuentes: de las masas

pensantes, cuya creciente percepción intelectual es causa de la rebelión contra la religión

ortodoxa, y de esa influyente fuente de verdad y de luz que infaliblemente ha traído la revelación

en el transcurso de las edades".

(La Reaparición de Cristo, p. 119-20)

 

"El problema que hoy enfrenta la familia humana, en el campo de la ciencia y de la

religión, se debe a que quien sigue a ambas, descubre que se halla en el portal de un mundo

metafísico. Ha llegado a su fin un ciclo de desenvolvimiento. El hombre como entidad pensante

y sensoria parece haber llegado a una comprensión bastante completa del instrumento con el cual

debe trabajar. Y se pregunta: ¿En qué podrá emplearlo? ¿Adónde le conducirá esa mente que

poco a poco está aprendiendo a dominar?

 

¿Qué le tiene reservado el futuro al hombre? Algo que sentimos de mayor belleza y

certidumbre que lo conocido hasta ahora. Quizás llegaremos universalmente a ese conocimiento

que el místico individual ha obtenido. Nuestros oídos se ensordecen por el ruido de nuestra

civilización moderna y, no obstante, captamos a veces sobretonos que testimonian la existencia

de un mundo inmaterial. Nuestro ojos están cegados por la niebla y el humo de nuestro primer

plano inmediato, no obstante llegan destellos de clara visión que revelan un estado del ser más

sutil y disipan la niebla, permitiendo ver "la gloria que jamás existió en mar o tierra"".

(Del Intelecto a la Intuición, p. 10-11)

 

"Las numerosas modificaciones de la mente una, producen las diversas formas que, para

subsistir, dependen de esos numerosos impulsos mentales. En estas palabras, todo el concepto

pasa de la esfera particular al reino de lo universal. Nos pone frente a los impulsos cósmicos y

solares y evidencia la insignificancia y pequeñez de nuestro problema individual. Toda forma en

manifestación es el resultado del pensamiento de Dios; todo vehículo objetivo, por medio del

cual fluyen los impulsos vitales del universo, es... mantenido en manifestación objetiva, por la

constante afluencia de corrientes mentales que emanan de un solo y maravilloso pensador

cósmico. Sus métodos misteriosos, su plan oculto y secreto, el gran propósito para el cual trabaja

en este sistema solar, no son todavía evidentes para el hombre; sin embargo, cuando pueda

pensar en términos más amplios, desarrollar el poder de visualizar el pasado como una totalidad

y unificar su conocimiento acerca de la vida de Dios expresándose en los reinos de la naturaleza,

y cuando aumente su comprensión de la naturaleza de la conciencia, entonces le será evidente la

voluntad de Dios basada en una actividad amorosa.

 

La clave del cómo y el por qué, reside en la comprensión del hombre de sus propias

actividades mentales. La apreciación de la gran forma mental de Dios, el sistema solar y su

mantenimiento, se desarrolla en el hombre a medida que comprende sus propias formas mentales

y la manera de construir y crear su propio medio ambiente y colorar su propia vida. El hombre

construye sus propios mundos por el poder de sus procesos mentales, o por las modificaciones de

ese fragmento del principio mental universal del cual se ha apropiado para uso particular.

 

Debe recordarse que el Logos solar, Dios, es la suma total de todos los estados de

conciencia o percepción. El hombre (la humanidad en conjunto o la unidad individual) es parte

de ese todo. Las innumerables mentes, desde la del átomo (reconocido por la ciencia) hasta la

mente de Dios mismo, pasando por todos los grados de pensadores y etapas de percepción, son

responsables de todas las formas que se hallan en nuestro sistema. A medida que trabajamos

desde lo infinitamente pequeño a lo infinitamente grande, desde el microcosmos al

macrocosmos, se evidencia un estado de conciencia en gradual expansión y un constante

crecimiento de la percepción. En esta escala de desarrollo, tenemos tres tipos predominantes de

formas, resultados de la mente:

 

1. La forma del átomo, el verdadero microcosmos.

 

2. La forma del hombre, el macrocosmos para todos los reinos subhumanos.

 

3. La forma de Dios, un sistema solar, el macrocosmos para el hombre y para todas las etapas

 

Todas estas formas y las formas intermedias, dependen de alguna vida dotada de

capacidad de pensar y también del impulso mental para modificar e influir la sustancia sensoria y

construir con ella las formas".

(La Luz del Alma, p. 256-7)

 

"Esta es la meta del proceso de la meditación, conducir a los hombres a que alcancen la

Luz que reside en ellos, para que en esa luz vean la Luz. Esta tarea de revelación está basada en

ciertas y precisas teorías sobre la constitución y la naturaleza del ser humano. La evolución y el

perfeccionamiento de la facultad mental del hombre, con su agudeza y capacidad para

concentrarse, ofrece a Occidente, en esta época, la oportunidad de poner a prueba dichas teorías.

 

Este es el momento más apropiado para un experimento inteligente, "la nueva síntesis mente y

alma", dice Keyserling, "debe originar en la mente, en las alturas de la suprema intelectualidad,

para que suceda algo decisivo"". (Del Intelecto a la Intuición, p. 34)

 

"Hoy, a medida que tiene lugar la integración de la familia humana y el nivel mental de

contacto es más poderoso, tenemos una fuerte reacción humana hacia las escuelas de

pensamiento y una débil reacción hacia los métodos de la religión ortodoxa, lo cual se debe a que

es tendencia de la conciencia humana... apartarse de lo emocional e ir hacia los niveles mentales

de conciencia y esto, en lo que a las masas concierne, irá aumentando.

 

En este momento hay un número suficiente de individuos que, habiendo logrado un

acercamiento religioso y mental a la verdad, factor definido en su conciencia en pequeña medida,

y habiendo establecido suficiente contacto con el alma como para poder empezar a establecerlo

con las ideas mundiales (en los niveles intuitivos de la conciencia), pueden emplear una nueva

técnica. Juntos y como grupo pueden establecer los ideales y desarrollar las técnicas y métodos...

que... pueden llevar estas ideas e ideales a la conciencia de las masas, para que las escuelas de

pensamiento y las religiones mundiales se fusionen en una sola, y así surgir la nueva

civilización, la cual será el producto de la fusión mental y emocional de las técnicas de la era

pisceana, produciendo así la oportuna manifestación, en el plano físico, del plan de Dios para el

futuro inmediato".

(La Exteriorización de la Jerarquía, p. 30-1)

 

"La narración de cómo vinieron las ideas e hicieron impacto en la conciencia humana,

cambiando el curso de los asuntos humanos, constituye el relato de la historia; en forma curiosa

las ideas son el elemento imprevisible del futuro. Algún individuo de destacada personalidad sale

de las filas de la raza, reflexiona y elabora alguna grandiosa y dinámica idea basada en la verdad.

 

La formula en términos que pueden ser comprendidos por sus semejantes, llegando

eventualmente a vivir de acuerdo a ella. Surgen entonces nuevas tendencias, incentivos e

impulsos, y así se escribe la historia. Puede decirse con toda propiedad, que sin ideas no habría

historia. En la enunciación de una idea cósmica y en la capacidad de hacer de esa idea un ideal

de fuerza dinámica, Cristo no ha sido superado por nadie. Con el ejemplo de Su vida, nos dio una

idea, que con el tiempo llegó a ser el ideal del servicio, por eso hoy muchos gobernantes y

pensadores del mundo dedican su atención al bienestar de hombres y naciones. Que la técnica

empleada y los métodos aplicados para la realización del ideal presentido y soñado son con

frecuencia indeseables y erróneos, produciendo resultados crueles y separatistas, no altera en

modo alguno el hecho de que detrás de todos esos experimentos idealistas de la raza, subyace un

gran ideal, divinamente inspirado y sintetizado para nosotros por Cristo, con Su vida y Su

enseñanza".

(De Belén al Calvario, p. 95-6)

 

"¿Qué hay de malo en nuestra presentación de las realidades espirituales y las verdades

eternas? Podrían darse muchas respuestas. La más importante es que la presentación de la verdad

divina, impartida por las iglesias de Occidente y los instructores de Oriente, no se ha mantenido

a la par del desarrollo del intelecto del espíritu humano. Al investigador todavía se le presentan

las mismas palabras o ideas, las cuales no le satisfacen mentalmente ni responden a su necesidad

práctica en este tan difícil mundo. Se le pide que crea y que no dude, pero no se le pide que

comprenda; se le dice que no es posible que comprenda; sin embargo, se le pide que acepte las

interpretaciones y las afirmaciones de otras mentes humanas que pretenden poseer y comprender

la verdad. El no cree que las mentes de ellos y sus interpretaciones sean mejores que la suya. Las

mismas viejas fórmulas, caducas teologías y rancias interpretaciones, las consideran adecuadas

para enfrentar las necesidades e investigaciones actuales del hombre moderno, pero no lo son.

 

En la actualidad la iglesia es la tumba de Cristo, y la lápida de la teología ha sido

arrastrada hasta la puerta del sepulcro.... Esta minoría pensante (cuando sea mayoría y hoy va

aumentando rápidamente) determinará... la verdadera enseñanza del Cristo".

(La Reaparición de Cristo, p. 121-22)

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk