• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

La Evocación De La Voluntad

El (Cristo) “se ocupa de evocar el fuego”. Su tarea principal, como Guía de la Jerarquía, consiste en evocar el fuego eléctrico de Shamballa, la energía de la Voluntad divina, haciéndolo de tal forma que la Jerarquía podrá ser atraída más cerca a la fuente de Vida, y la Humanidad se beneficiará en consecuencia por este acercamiento jerárquico y conocerá con el tiempo el significado de las palabras "vida más abundante". La invocación del fuego de la voluntad, por el Cristo, se inició simbólicamente en el Huerto de Getsemaní. (Rayos V, págs. 92-92 ed. inglesa)

 

El punto práctico que los aspirantes y discípulos deben recordar es que la Ciencia de Invocación y Evocación entró en una nueva fase cuando Cristo vino y Se presentó ante la humanidad; entonces impartió la enseñanza que resumía todo el pasado e indicó los nuevos aspectos de la futura enseñanza. Abrió la puerta al Camino de Evolución Superior, hasta entonces cerrada; así como Buda resumió en Sí Mismo la realización del Camino Iluminado y la adquisición de todo conocimiento y sabiduría. Al abrir Cristo esta "puerta mayor, que está más allá de la puerta menor", introdujo -si puedo expresarlo tan inadecuadamente- la Voluntad de Dios en la tierra, particularmente en relación con la conciencia de los hombres. Elevó toda la Ciencia de Invocación y Evocación al plano mental e hizo posible un nuevo acercamiento a la divinidad (Rayos V, pág. 524, ed. inglesa) 

 

En última instancia, estas Reglas o Fórmulas de Acercamiento conciernen principalmente

al aspecto vida o shambálico. Son las únicas fórmulas o técnicas personificadas que existen,

conteniendo la cualidad que permitirá al aspirante comprender y oportunamente expresar el

significado de las palabras de Cristo: "Vida más abundante". Dichas palabras se refieren al

contacto con Shamballa, cuyo resultado será la expresión del aspecto voluntad. Todo el proceso

de invocación y evocación está ligado a esa idea. El factor invocador constituye siempre el

aspecto menor y es la ley inalterable que se halla detrás de todo el proceso evolutivo.

 

Necesariamente es un proceso recíproco y podría decirse a grandes rasgos que, en tiempo y

espacio, lo menor siempre invoca lo mayor, siendo evocados los factores superiores que

responden de acuerdo al grado de comprensión y tensión dinámica, desplegados por el elemento

invocador. La mayoría no llega a comprender esto. No se empeñan en desarrollar el proceso

evocador. Esa palabra sólo significa la respuesta de aquello con lo que se ha hecho contacto. La

tarea del grupo o aspecto menor, es invocadora, y al éxito del rito invocador se lo denomina

evocación.

 

Por lo tanto, cuando la vida sea fundamentalmente invocadora, entonces se producirá la

evocación de la voluntad: Será realmente invocadora sólo cuando la personalidad y el alma se

fusionen y actúen como una unidad conscientemente fusionada y enfocada.

(Rayos V, pág. 35, ed. inglesa)

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk