• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

Sannyasin, Recopilacion

 En mi grupo de discípulos hay personas que en forma descollante están destinadas a vivir la vida del sannyasin, la vida de quien -habiendo cumplido los deberes del escolar, del ama de casa,

del hombre de familia y del hombre de negocios- es llamado a adoptar esa actitud vital y a orientarse hacia otros propósitos y metas que nosotros técnicamente denominamos la del sannyasin o discípulo instructor. En la antigüedad, un hombre así abandonaba su hogar y sus asuntos, caminaba por el mundo siguiendo el fulgor de la luz, buscando al Maestro y enseñando siempre, mientras deambulaba. Actualmente, en la vida de nuestra civilización occidental y bajo la naciente influencia de la nueva era, el llamado es el mismo, pero el discípulo no se ausenta, ni abandona todo lo familiar, ni anula su utilidad externa. Permanece donde se encuentra, continúa cumpliendo su deber externo y físico, pero internamente, se va produciendo un gran cambio y una reorientación definida. Su actitud hacia la vida y sus asuntos se alteran básicamente. La tendencia de su vida interna es ir hacia el retiro planeado. Pasa por esa etapa cuando está en el Camino al que Patanjali se refiere, en Los Aforismos de la Yoga, con el término "correcta abstracción”, distinta del proceso llamado "desapego", porque ese proceso o actividad motivada, se aplica principalmente a la naturaleza astral emocional, a la vida de deseo, cualquiera sea la índole de los apegos o deseos. Es una actividad mental; una actitud de la mente que afecta principalmente la actitud en la vida de la personalidad. No sólo involucra el desapego en la naturaleza de deseos de lo familiar, lo deseado y lo poseído por un viejo hábito, sino también la total adaptación del triple hombre inferior al mundo de las almas.

 

Aquí los correctos hábitos y actitudes de la vida desempeñan su parte respecto al mundo de los negocios y a las relaciones familiares, permitiendo al sannyasin "seguir por el camino ascendente con el corazón libre y sin apegos", y hace esto mientras ejecuta la correcta acción, mediante el hábito y el deseo correctos, para todos aquellos cuyo destino está unido al suyo. Su alma lo exhorta ahora a que emprenda esta difícil tarea, que constituye el mayor problema de su vida: Permanecer libre aunque limitado; trabajar en el mundo subjetivo, mientras está activo en el mundo de los asuntos externos; lograr el verdadero desapego, aunque da a cada uno lo que le corresponde. (5/294-295)

                                                                                 

 

            En lo que a usted concierne, hermano mío, está entrando en una fase o ciclo de vida, en el que puede convertirse, si lo desea, en verdadero “sannyasin", es decir, aquel que (libre de las tareas más activas, propias del joven que se inicia en el cam­po de actividad de su vida) puede utilizar la experiencia adqui­rida, el conocimiento arduamente obtenido y la sabiduría acumu­lada, en servicio activo a la Jerarquía y a la humanidad. Puede ahora vivir para bien de otros y hallar en nuestro trabajo la recompensa, el interés y la compensación por todas las luchas del pasado. (5/138-139)

 

. Debe tener en cuenta que la relación se establece con las almas y no con las formas transitorias, por eso debe vivir sin apegarse a las personalidades, sirviéndolas, pero viviendo siempre en la conciencia del alma –el verdadero "sannyasin”. (5/140)

 

Intento decirle algo, pero sólo puedo transmitirle mi pensamien­to en palabras necesariamente vagas. No es mi tarea proyectar demasiada luz sobre el porvenir. Sin embargo, le diré: moldee su vida sobre el canon del “sannyasin” y no se aferre a ningún apego del plano físico. Si lo hace le fallará, y el dolor por haberse aferrado constituirá un obstáculo para sus vacilante pies en el sendero. Camine libremente hermano mío, no se aferre a nadie, ni permita que nadie se aferre a usted. ¿Podría usted llegar a ser un verdadero ‘‘sannyasin“, mantenerse por sí sólo en la vida, teniendo como compañeros y amigos únicamente a sus hermanos discípulos? En lo que pueda sucederle durante los próximos dos años, recuerde mis palabras constantemente, porque así encarará las eventualidades de las relaciones de la vida en forma espiritual. Si con igual ecuanimidad puede ver las circunstancias de la vida reconstruidas a su alrededor, o que se desmoronan y quedan en la nada, entonces su campo de servicio podrá ampliarse, y ya no le interesarán los asuntos del pequeño yo. En vista de esto los numerosos pequeños yoes solicitarán su ayuda. (5/242)

                                                                                                                                             

 Tres condiscípulos del grupo son sannyasines, y usted es uno de ellos. La lección aprendida durante el intervalo de intensificado entrenamiento silencioso, fue el desapego y el desarrollo de la correcta acción por medio del análisis del móvil. Mediante estas pruebas llevadas a cabo en su Ser más profundo y mediante su respuesta, puso sus pies en el sendero del discipulado. Creo que lo sabe. No le digo lo que debería conocer por sí mismo pero usted siempre se permite destacar las correctas condiciones mentales.

Quiero que ponga mayor atención a las instrucciones anteriores. La concentración tranquila sobre la vida del sannyasin y además el logro de ese desapego interno, que es característica sobresaliente del sannyasin, deberían ser durante los próximos seis meses su principal pensamiento y constituir el control de su vida esotérica. Con el acrecentamiento de ese desapego deberá  desarrollar normalmente un amor más intenso, y la expresión esotérica de ese amor será más profunda. (5/275-276)

 

Creo haberle dicho que usted es un sannyasin consagrado. Esto no sólo trae gozo, sino responsabilidad, disciplina y también adquisición de conocimientos. El sannyasin debe trabajar siempre para acrecentar el conocimiento. Debe darse cuenta y ser consciente de cada paso y su resultado, de cada móvil que lo impele y su efecto, y de cada objetivo alcanzado y su consecuencia. Debe comprender con claridad los frutos de la disciplina, sin apegarse a los resultados del trabajo. Debe fomentar esta aguda percepción, hermano mío. Debe ir desarrollándose en usted una creciente sensibilidad hacia sí mismo y los demás. Debe inducirlo hacia la meta de un acercamiento consciente, para que siempre sea consciente del contacto en dos direcciones: usted es consciente de la vida subjetiva interna y también del mundo objetivo externo; esto debe emprenderlo y desarrollarlo como una actividad dual y sintética. Reflexione sobre esto. (5/278)

                                                                                                              

Por ser usted un sannyasin, debe esforzarse por liberarse cada vez más de las ataduras de todo tipo (y aquí reside una sutil diferencia), pero no de las condiciones y responsabilidades ambientales. Necesita una actitud interna de total entrega a la voluntad de su alma, que es la Voluntad de Dios, en lo que a todo individuo concierne, liberación que le otorgará mucho de lo que esperé ver expresado en su vida. (5/363)

 

 

Ha llegado un momento en su vida en que debe ajustarse a la antigua regla y convertirse en un sannyasin, el que recorre el Camino sin apegos. Usted está en el mundo, pero no es del mundo; ahora debe morar en ese elevado y secreto lugar donde la divinidad es siempre sentida. Unos consideran que es practicar la Presencia de Dios; algunos, caminar en la luz del alma, y otros, recorrer conscientemente el sendero. No tiene importancia su denominación. Para usted es la constante transferencia del corazón a la cabeza, y creo que ya lo sabe. (5/421)

 

 

Si pudiera resumir mis pensamientos, hermano mío, los revestiría con palabras muy sencillas y le diría: sea feliz. Sea feliz como el sannyasin lo es, que (al desapegarse del no yo y unirse al Yo que existe en todos) ha dejado atrás lo que puede impedir y obstaculizar su servicio. De ahora en adelante no pertenece a nadie, a ningún amigo ni a usted mismo. Pertenece a los servidores de la humanidad y a nosotros. (5/430)                                                                                                                          

                                                                                                                                                                                                       

Por el resto de su vida sea un sannyasin y sirva al Plan sin apegos. Reflexione sobre esta última frase, porque contiene el secreto de su liberación. (5/466)

 

Pero podría ayudar más definida y conscientemente si se liberara de toda atadura y comenzara a actuar como un verdadero sannyasin en su hogar y con sus relaciones. Esto se lo indiqué anteriormente. Lo exhorté a que siguiera definitivamente el sendero del sannyasin. Pero hasta ahora sólo le dio vueltas a la idea. Para usted simboliza un desapego que erróneamente cree no poder lograr. Se subestima, hermano mío. Tiene esa persistencia intrépida que lo ha guiado desde los primeros días hasta ahora. Tal persistencia es la característica distintiva del discípulo consagrado. ¿Quisiera recordar esto? (5/475)

 

Rompa las trabas del pasado, hermano mío, conviértase en un verdadero sannyasin, que nada desea para el yo separado, y que el verdadero altruismo que siempre evidenció, lo lleve a una total entrega. (5/478)

 

Su valor será momentáneo, a no ser que nuevamente dirija sus ojos hacia el alma. Olvide lo pasado y deje que la luz de su alma le guíe hacia donde ella quiere. Como dije a otro de mis discípulos, también le digo a usted, que se convierta en sannyasin -que vive en el mundo de los hombres, aunque su interés reside en el mundo donde están activos los Grandes Seres. No está solo. Ha encontrado su propia asociación de almas. No camina en la oscuridad, porque hay luz en su camino. Permanezca dentro del radio de esa luz y no deambule por los acostumbrados caminos secundarios. Quizá estas palabras parezcan trilladas y aplicables a todos. No obstante, sabe que son perfectamente aplicadas a usted. (5/549)                                                                                                                                           

                                                                                                                                                  

 

Deberá dedicarse en el resto de esta vida a cumplir fielmente el deber diario y a una intensa vida interna de meditación. Conscientemente sea el sannyasin; colabore también, hermano mío, en todo lo que (para su intuición) sea actividad grupal y a la cual puede contribuir con el poder (obtenido en la meditación) y la ayuda comprensiva. Debe abandonar todo lo demás en esta vida; la meditación y el servicio grupal podrán proporcionarle, y lo harán, la forma adecuada para expresar todos los poderes de su personalidad y de su alma. Dedique tiempo para ese servicio y no se abrume con las cuestiones del plano físico. Sus asuntos diarios, su servicio cotidiano en su medio ambiente, su sensibilidad a mi impresión (que puede ser acrecentadamente desarrollada) y su relación con el grupo interno en el plano mental, le dará un amplio campo para amar y vivir fructíferamente y lo prepararán para servir con más libertad en la próxima vida. (5/564)

 

Usted responde fácilmente a la fuerza de la sabiduría del Buda. Vibra también sin dificultad ante el Maestro Jesús, y mantiene su devoción a Él y a Su organismo, la Iglesia militante, porque el sacerdocio fue por largo tiempo el campo que eligió para servir. Es un antiguo sannyasin. Responde, en sentido secundario, al amor comprensivo e incluyente del aspecto crístico, cuando se expresa en el "fuego de la divina compasión". Despertar esta compasión debe ser uno de los objetivos de su meditación. Conducirá a la inclusividad y al poder de "ver las cosas tal como las ven los demás". (5/572)                                                                                            

 

 

Ha manejado la vida con valentía, inspiración y temperamento, ¿no es verdad? Si en el futuro se esfuerza en sujetar el temperamento, su vida de servicio fluirá con gran libertad y con menos impedimentos y obstáculos y, por lo tanto, no perderá tiempo. Comprendo que hubo momentos en los que la exteriorización temperamental fue un gran alivio. Llegó a la etapa del trabajador consagrado y del sannyasin y demostró su temple en el fuego de la dificultad. Consumió mucha escoria. Su valentía lo hizo avanzar y la inspiración de su alma (con la cual puede entrar en contacto con toda facilidad) lo mantuvo firme y suavizó su personalidad. Procure, en bien del servicio que pueda prestar, agregar a esas dos buenas cualidades, el sentido y el poder del descanso, pues lo necesita. (5/594)

 

                                                                                                                                c            

 

 

 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk