• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

ENFERMEDADES Y PROBLEMAS EN RELACION CON LOS CHAKRAS, III

Podría decirse aquí en sentido amplio y general que:

 

  1. El estimulo produce el despertar de los poderes síquicos infe­riores si la energía entrante se dirige al plexo solar o al centro laríngeo. Pone en intensa actividad los centros y, en las primeras etapas, puede causar trastornos síquicos definidos. Para ilustrar esto quisiera indicarles la naturaleza general de las dificultades a las cuales está propenso físicamente el místico:

 

  1. El despertar del centro coronario puede originar serias perturbaciones, si se logra prematuramente, y a veces puede conducir a la demencia. La irritación de ciertas zonas del cerebro y determinadas clases de tumores cere­brales pueden ser provocados por la afluencia demasiado rápida de una energía más elevada que la que el hombre puede recibir antes de la iniciación.
  2. Sin embargo, esto sólo ocurre en esos casos en que el hombre de tipo mental es muy evolucionado. En otros casos de afluencia prematura de la energía del alma a través de la abertura que se halla en la cima de la cabeza, se abre camino hasta uno de los centros, de acuerdo al tipo de rayo o etapa de desarrollo. Donde hay un mayor enfoque de la conciencia del hombre y está centralizada la fuerza de la vida (aunque incons­cientemente), las energías entrantes afluirán casi auto­máticamente a ese punto.

 

  1. El despertar del centro ajna que, como hemos visto, es primordialmente el resultado del desarrollo de la perso­nalidad del hombre, hasta lograr la integración, puede conducir (si las energías involucradas no son controladas correctamente) a serias dificultades de la vista, a muchas dolencias auditivas, a diversas formas de neuritis, dolores de cabeza, jaqueca y afecciones nerviosas en distintas partes del cuerpo. También puede producir muchas do­lencias vinculadas con el cuerpo pituitario y situaciones sicológicas que emanan de esta importante glándula con­troladora, además de innumerables y definidas dolencias físicas.

 

  1. El despertar del centro cardiaco (que en la actualidad se está efectuando rápidamente) es responsable de las diver­sas afecciones cardíacas y de las distintas dificultades vinculadas con el sistema nervioso autónomo, particular­mente en relación con el nervio neumogástrico. Las dis­tintas formas de afecciones cardíacas que prevalecen en la actualidad, especialmente entre los intelectuales, profesionales y financistas, se deben al despertar de éste centro y al descubrimiento de esa capacidad desconocida, por la humanidad, de prestar servicio en forma grupal y de ser concientes del grupo. La glándula timo que controla en forma peculiar el aspecto vida del hombre, está estrechamente vinculada con el centro cardíaco, como es de esperar. Con el tiempo esta glándula estará más activa que ahora en el adulto, así como la pineal, cuya función no se comprende ni capta, ya no será en las futuras razas humanas un órgano atrofiado, sino una parte activa e importante del equipo del hombre. Esto lógica y normal­mente tendrá lugar a medida que el hombre aprende a actuar como alma y no únicamente como personalidad.

 

  1. Gran parte del malestar que sienten las personas actual­mente se debe también al despertar del centro laríngeo. Este centro rige y condiciona la glándula tiroides y la paratiroides. Puede producir, cuando está excesivamente desarrollado, o se ha despertado prematuramente, hiper­tiroidismo con sus consiguientes dificultades y a veces peligrosos efectos sobre el corazón y el metabolismo del cuerpo. Los efectos sicológicos son bien conocidos y tam­bién reconocidos. Dichas dolencias se acrecientan y el centro creador superior se estimula indebidamente y llega a ser un peligro en lugar de una ayuda para que el ente pueda expresarse, debido al celibato forzado a que se ven obligadas muchas personas por la lamentable actual situa­ción económica. Tales condiciones hace que las personas se abstengan de contraer matrimonio y, por lo tanto, no tienen oportunidad de utilizar (o abusar de) la energía que fluye a través del centro sacro. Los místicos son análogamente propensos a tal dificultad. El centro larín­geo no se emplea en forma creadora, ni el centro sacro se utiliza debidamente. La energía del sacro asciende prema­turamente al centro laríngeo, donde produce un excesivo estímulo. El equipo del hombre implicado no ha alcanzado la etapa donde pueda emprender el trabajo creador en cualquier campo. No hay expresión creadora de ninguna índole, porque el desarrollo del hombre no le permite ser un creador en sentido elevado. Los suizos, aunque son muy inteligentes, en este sentido no son creadores. La energía que fluye a través de la glándula tiroides no se emplea en forma destacada en el arte creador, la música o las letras, de allí que prevalezca tanto el bocio y las dolencias ocasionadas por la glándula tiroides. Mucha energía fluye a y por medio de la glándula tiroides, sin embargo se la emplea muy poco.

 

  1. La acrecentada actividad y el estímulo del centro plexo solar constituye en la actualidad una fuente fructífera de dificultades. Produce la mayor parte de los desórdenes nerviosos a los cuales están particularmente propensas las mujeres y también muchas de las enfermedades gástricas y hepáticas actuales, así como también los desarreglos intestinales. Una de las fuentes más poderosas que produce el cáncer en distintas partes del cuerpo (excepto en la cabeza y el rostro), esotéricamente puede atribuirse a la congestión de la energía en el centro plexo solar, con­gestión que tiene un efecto amplio y general. Dolencias que surgen por el despertar de los centros coronario y plexo solar (ambos están íntimamente vinculados y efec­túan una acción recíproca durante un largo período de tiempo en la experiencia mística) tienen también un efecto poderoso en la corriente sanguínea. Están conectados con el principio vida que siempre “se manifiesta sobre las olas del deseo” (según antiguos escritos) y cuando se impide que esto se exprese plenamente, por falta de desarrollo u otras causas, produce zonas cancerosas en el cuerpo, donde los tejidos corporales son débiles.

 

  1. El despertar del centro sacro tiene un origen tan antiguo que no es posible actualmente remontarnos a la verdadera historia del desarrollo de los desórdenes vinculados con la manifestación sexual y tampoco sería deseable hacerlo. He dilucidado mucho el tema del sexo en otros de mis tratados, especialmente en Tratado sobre Magia Blanca. Llamo la atención sobre esto, porque en el transcurso de la vida mística frecuentemente hay un período de dificul­tad si el místico no ha aprendido a controlar el sexo, ni ha equilibrado en la misma proporción las actividades de la vida e instintos naturales de la conciencia. De lo con­trario cuando alcance las cumbres del contacto espiritual y atraiga la energía de su alma y la lleve a la personalidad, esa energía descenderá directamente al centro sacro y no se detendrá en el centro laríngeo como debía hacerlo. Cuando esto ocurre aparecen las perversiones sexuales, o bien se le da excesiva importancia a la actividad sexual, o se puede estimular peligrosamente la imaginación sexual, conduciendo a la falta de control y a muchos de los tras­tornos ya conocidos por médicos y sicólogos. El resultado es siempre una excesiva actividad en la vida sexual en una u otra forma.

 

  1. El despertar del centro de la base de la columna vertebral durante las últimas etapas de la experiencia mística supe­rior lleva consigo sus propios peligros, los cuales afectan definidamente a la columna vertebral y, por lo tanto, a los nervios que se ramifican en todas direcciones desde la columna vertebral. La ascensión de la fuerza kundalini -si se realiza prematura e ignorantemente- podrá que­mar rápidamente la trama protectora de materia etérica que separa las distintas zonas del cuerpo (controlada por los siete centros). Esto produce serios trastornos nervio­sos, irritación de los tejidos, enfermedades de la columna y trastornos cerebrales.

 

He indicado determinadas dificultades, en un esfuerzo por presentarles un panorama general del problema que enfrenta el místico.

 

  1. La utilización de un centro. Permítanme explicar esta frase. Ciertas dificultades surgen también cuando un centro se utiliza en tal medida que queda abandonada la actividad de otros. De este modo son ignorados temporariamente zonas enteras de la conciencia. Debería recordarse que la meta de todos los esfuerzos del místico es lograr ese desarrollo cabal en el cual utiliza todos los centros en forma sucesiva y correcta y de acuerdo a los correspondientes métodos de rayo. No obstante, muchas personas (una vez que uno de los centros se despierta y estimula subjetivamente) descubren inmediata­mente que la utilización de ese centro es la línea de menor resistencia y, por lo tanto, comienzan a actuar casi exclusi­vamente a través de dicho centro. Esto puede ser ilustrado con dos ejemplos.

 

En la actualidad, el plexo solar está muy activo en los hombres y en las mujeres. En todos los países existen millones de personas hipersensibles, frecuentemente tan emocionales que llegan a la histeria, son soñadores, visionarios, temerosos y sumamente nerviosos. Esto ocasiona los prevalecientes tras­tornos gástricos, indigestiones, dolencias, enfermedades del estómago y el hígado y desarreglos intestinales. La raza está excesivamente propensa a todas estas dificultades, que a veces suelen ir acompañadas de erupciones de la piel. La causa es doble:

 

  1. El sobreestímulo del centro plexo solar debido a que se lo utiliza casi exclusivamente, y la consiguiente afluencia de fuerzas provenientes del plano astral, para las cuales el plexo solar es una puerta ampliamente abierta.

 

  1. El empleo acrecentado y constante de dicho centro a me­dida que su ritmo y vibración se hacen demasiado pode­rosos para ser controlados. Entonces el hombre sucumbe a la tentación de enfocar el interés y la atención de su vida en el mundo astral, haciéndolo cada vez con mayor interés y conciencia, obteniendo así resultados fenomé­nicos.

 

Por lo tanto, el hombre es víctima de ciertas fuerzas que, de otro modo, producirían la acumulación de “lo que es inferior” y necesa­riamente se transferiría en lo que es superior. Entonces cumpliría el propósito requerido, pero -en el caso que estamos consideran­do- dichas fuerzas están concentradas en esa zona central del cuerpo que simplemente está destinada a ser el centro de distri­bución de “lo que está abajo a lo que está arriba”. En lugar de suceder lo antedicho se origina un tremendo remolino de fuerzas que no sólo produce variados trastornos físicos (como se explicó anteriormente) sino que constituye la fecunda fuente de separaciones que el sicólogo moderno enfrenta en la actualidad. Tan poderosas son las fuerzas generadas por el excesivo uso del plexo solar (el más poderoso de los centros) y por la consiguiente afluen­cia de fuerzas astrales de toda índole -aumentando así las difi­cultades-, que oportunamente asumen el absoluto control de la vida. Las fuerzas que están debajo del diafragma y las que están arriba se separan, debido a este vibrante y poderoso centro central de fuerza. Las separaciones, el astralismo, las ilusiones, las aluci­naciones, los trastornos nerviosos y las dolencias de naturaleza física, que afectan indefectiblemente a los intestinos, el hígado y el páncreas, constituyen sólo parte de los problemas que se origi­nan por el uso incontrolado del centro plexo solar. El hombre es controlado por éste, en lugar de ser él el factor controlador como está destinado a serlo.

 

El segundo ejemplo tiene relación con el desarrollo del centro cardíaco, el reconocimiento de la vida grupal y la consiguiente responsabilidad grupal. Actualmente puede observarse cuán rápi­damente se está desarrollando en todas partes. Los estudiantes son propensos a creer que el despertar del centro cardíaco y el con­siguiente reconocimiento del grupo debe expresarse en términos de religión, amor y divinidad. Por lo tanto, lo convierten en algo espiritual, tal como interpreta el término el hombre religioso ortodoxo. Pero es mucho más que eso. El corazón está relacionado con el aspecto vida, porque en él reside el asiento del principio vida y la energía de la vida está allí introducida. Está conectado con la síntesis, la mónada y con todo aquello que es algo más que el yo separado. Cualquier grupo dirigido y controlado por un sólo hombre o un conjunto de hombres, sea una nación, una gran institución comercial o cualquier organización (un gran hospital por ejemplo), están vinculados con la vida que reside en el corazón. Esto es verdad aunque el móvil o los móviles, sean diversos e indeseables o estrictamente egoístas. El magnate financiero que maneja grandes intereses donde innumerables vidas dependen de las contingencias de la empresa fundada y presidida por él, comienza a actuar a través del centro coronario. De allí que prevalezcan ciertas afecciones cardíacas por las cuales sucumben con frecuencia innumerables personas importantes y poderosas. El corazón es sobreestimulado por el impacto de las energías que afluyen sobre el hombre que está sujeto, entre otras cosas, a los pensamientos dirigidos de quienes están vinculados a su organiza­ción. En consecuencia podrán ver por qué los miembros avanzados de la Jerarquía, que trabajan a través de los centros coronario y cardíaco, se mantienen apartados de la vida pública y evitan la mayor parte del contacto humano. Estos dos ejemplos ayudarán a esclarecer en sus mentes el sentido en que empleo el término “utilización de un centro”.

 

  1. Durante el período de transferencia en que las fuerzas del cuerpo se hallan en un estado de mutación y de flujo anorma­les, se evidencia el peligro para el místico y el discípulo, y cuán serios pueden ser los resultados de cualquier transferencia efectuada forzadamente en vez de seguir el curso natural de la evolución. Esto explica, en forma parcial, el trastorno y el caos existentes en el mundo. Las fuerzas que afluyen en la actualidad a través del conglomerado de hombres comunes e inteligentes (con ello quiero significar esas personas cultas, capaces de interpretar las noticias mundiales y discutir los acontecimientos y tendencias del mundo), constituyen el terreno experimental para transferir la energía del centro sacro al centro plexo solar, lo que conduce inevitablemente a una conmoción, al sobrestímulo, a la rebeldía y a muchas otras dificultades. (15/407-413)

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk