• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

Las Tres Primeras Iniciaciones

La coordinación que debe establecerse entre el alma, la personalidad purificada y la Jerarquía. Es la meta de los Iniciados del mundo en la actualidad, y la de todos los que se preparan para la primera, segunda y tercera iniciaciones. Esta culminación se alcanza finalmente en la Iniciación denominada Transfiguración.

 

La coordinación entre el alma, la personalidad y el espíritu. Tiene lugar mediante la Jerarquía de Almas... Este proceso se lleva a cabo después de la tercera iniciación. (Rayos V, pág. 267, ed. inglesa)

 

PRIMERA INICIACION: EL NACIMIENTO

 

El alma inmortal en el hombre, lo prepara para la primera iniciación, porque esta alma se manifiesta en la tierra como "el Cristo-Niño" que aparece en el hombre. Este es el nuevo nacimiento... Siempre ha estado presente el germen del Cristo viviente, aunque oculto en cada ser humano. Pero a su debido tiempo y período, el alma infante hace su aparición, siendo posible la primera de las cinco iniciaciones. La tarea prosigue y la vida crística se desarrolla y desenvuelve en el hombre hasta que tienen lugar las iniciaciones segunda y tercera. (De Belén al Calvario, pág. 42, ed. inglesa) 

 El reino de Dios existe, y nacer en él es tan ineludible como el nacimiento en la familia humana. El procedimiento correlativo desde la gestación, hasta que "en la plenitud del tiempo" nace el Cristo-Niño, el alma empieza a manifestarse en la Tierra, comenzando la vida del discípulo y del iniciado. Pasa de una etapa a otra hasta que domina todas las leyes del reino espiritual. Por el nacimiento, el servicio y el sacrificio, el iniciado se hace ciudadano de ese reino, y esto constituye un proceso relacionado con su vida interna, tan natural como lo son los procesos físicos relacionados con su vida externa como ser humano. Ambas van juntas, pero la realidad interna eventualmente viene a la manifestación mediante el sacrificio de lo humano a lo divino. (De Belén al Calvario, págs. 43-44, ed. inglesa)

 

CORRESPONDENCIAS NUMERICAS

 

La primera iniciación está estrechamente vinculada con el centro planetario, la

propia humanidad. Producirá, cuando termine, un creciente estímulo del intelecto, al expresarse

como una actividad ordenada en el plano físico. Esta iniciación se halla también estrechamente

vinculada con el tercer Rayo de Inteligencia Activa... La entrada en actividad del centro laríngeo, y

(debido a que el tercer rayo está íntimamente relacionado con el primero) podrá tener lugar la

primera débil orientación del hombre espiritual hacia Shamballa, orientación que se intensificará

cada vez más y será más pronunciada en el momento de la tercera iniciación. Quisiera indicar las

analogías numéricas:

 

1. El tercer gran centro mundial - la humanidad.

2. La actividad de tercer rayo - el intelecto activo.

3. La tercera iniciación marca la consumación de la primera, así como la cuarta marca la

consumación de la segunda, y la quinta de la tercera.

4. El tercer centro mayor - el laríngeo.

5. La tercera raza - la aria, que expresa la primera raza estrictamente humana, la lemuria.

6. El tercer plano - el físico, reflejo del tercer plano más elevado, el átmico.

7. El tercer vehículo periódico - la personalidad.

8. El tercer aspecto divino - la inteligencia.

9. El tercer grado de un mensajero divino - Hércules.

10. La Vida sustentadora, el tercer Sol o externo - el sol físico.

(El Destino de las Naciones, págs. 136-138, ed. inglesa)

 

SEGUNDA INICIACION: EL BAUTISMO

 

El iniciado que ha dado el primer paso, debe acentuar la purificación de la naturaleza

inferior, esencial para el prefacio de la segunda iniciación... La tradición dice que (Cristo) tenía

treinta años cuando fue bautizado y comenzó su breve, aunque espectacular, vida pública...

 

Treinta significa el perfeccionamiento... de la personalidad: el cuerpo físico, la naturaleza

emocional y la mente. Los tres constituyen el aspecto forma del hombre y velan u ocultan al

alma. Son en realidad el mecanismo de contacto del hombre con el mundo externo, el equipo por

el cual su conciencia se desarrolla y despierta... Cuando las tres partes de la naturaleza inferior

del hombre funcionan armónicamente y forman una unidad, para ser empleada por el hombre

interno, dan por resultado una personalidad integrada, un yo inferior eficiente... mediante esos

tres aspectos (o reflejos del ser divino) el hombre se pone en relación con el universo existente y,

por lo tanto, con Dios inmanente en la naturaleza.

(De Belén al Calvario, págs. 87-88, ed. inglesa)

 

El discípulo puede controlar la vida mental y dedicarla a la vida en el reino de Dios,

consumada en la tercera iniciación. Por el empleo correcto de la mente el discípulo hace la

correcta elección y equilibra (sabiamente) los infinitos pares de opuestos.

(De Belén al Calvario, pág. 100, ed. Inglesa)

 

Dos cosas suceden en la iniciación: el iniciado descubre a sus hermanos iniciados con

quienes puede asociarse, y también la misión que se le ha confiado... Sabe que es hijo de Dios,

por lo tanto se lo reconocerá como tal... Se enfrentó con la vida de servicio y con las dificultades

que aparecen en el sendero de todo consciente hijo de Dios.

(De Belén al Calvario, pág 102, Ed. Inglesa)

 

CORRESPONDENCIAS NUMÉRICAS

 

La segunda iniciación está íntimamente relacionada con la Jerarquía como centro

Planetario, y con la actividad del segundo rayo. Esta iniciación producirá en el iniciado un

creciente sentido de relación... Tenemos nuevamente sobre ésto ciertas analogías numéricas

fundamentales, basadas en la actividad emprendida por el centro cardíaco que ha despertado en la

raza. Este es el segundo centro importante en el individuo y está situado arriba del diafragma; por

su intermedio la Jerarquía puede llegar a toda la humanidad y también a los reinos subhumanos.

 

1. El segundo centro planetario - la Jerarquía.

2. La actividad del segundo rayo - amor-sabiduría.

3. La segunda iniciación, que relaciona el plexo solar con el corazón, la humanidad con la

Jerarquía y los rayos de la personalidad y del alma con el segundo, que básicamente está

siempre en manifestación.

4. El centro de segundo rayo - el cardíaco.

5. La segunda raza (la atlante), que culmina en la cuarta, la próxima raza.

6. El segundo plano - el astral. Este es reflejo del segundo plano superior.

7. El segundo vehículo periódico - el alma.

8. El segundo aspecto divino - amor-sabiduría.

9. El segundo tipo o grado de Mensajero - Cristo, Buda.

10. La vida sustentadora, el subjetivo o segundo Sol - el corazón del sol.

Con todas estas analogías está relacionado el sexto rayo que obra como afín o subsidiario

del segundo rayo.

(El Destino de las Naciones, págs. 138-140, ed. inglesa)

 

Este rayo (segundo) está siempre en manifestación subjetiva y es muy poderoso, porque es

el rayo de nuestro sistema solar, y muy particularmente ahora que la Jerarquía se acerca cada vez

más a la humanidad en preparación para la "crisis de amor" y para una inminente iniciación

planetaria mayor.

(El Destino de las Naciones, pág. 142, ed. inglesa)

 

TERCERA INICIACIÓN: LA TRANSFIGURACIÓN

 

La tercera iniciación... testimonió la unificación... entre cuerpo y alma. La integración era

completa y, por consiguiente, la iluminación fue evidente.

(De Belén al Calvario, pág. 96, ed. inglesa)

 

El significado de la Transfiguración es algo que debe forjarse en la vida antes de poder

definirla o explicarla. Cuando la humanidad en conjunto aprenda a transformar la carne por medio

de la experiencia divina, a transmutar la naturaleza sensoria por medio de la experiencia divina y a

transferir la conciencia del mundo de la vida material al mundo de las realidades transcendentales,

los verdaderos valores subjetivos de esta iniciación se revelarán a las mentes de los hombres.

(De Belén al Calvario, págs.: 157-158, ed. inglesa)

 

CORRESPONDENCIAS NUMÉRICAS

 

La tercera iniciación está relacionada con Shamballa como centro planetario y con la

actividad de primer rayo. Debe recordarse que ésta es la primera iniciación, donde la personalidad y

el alma se unen y fusionan para que ambos aspectos formen una unidad... Sería conveniente observar

las analogías numéricas que van a continuación, recordando que la tercera iniciación es, en realidad, la

primera iniciación del alma, después de su total identificación con la personalidad, en la vida y

conciencia de la Mónada, el Uno y el Primero:

 

l. El primer centro planetario - Shamballa.

2. La actividad del primer rayo - voluntad o poder.

3. La tercera iniciación, que es la primera del alma, relacionando la base de la columna vertebral

con el centro coronario y el alma con la mónada.

4. El primer centro mayor - la cabeza.

5. La primera raza verdaderamente divina - la última raza.

6. El tercer plano, que en realidad es el primer plano de la conciencia del alma y el reflejo del

plano más elevado, el logoico.

7. El primer vehículo periódico - el monádico.

8. El primer aspecto divino - voluntad o poder.

9. El primer o más elevado tipo de Mediador - el Avatar venidero.

10: La vida sustentadora, el sol espiritual - el sol central espiritual.

(El Destino de las Naciones, págs. 140-141, ed. inglesa)

 

Tres signos están estrechamente vinculados con la iniciación. El secreto oculto en Aries, Tauro

y Géminis, es revelado en las tres iniciaciones sucesivas:

 

1. El secreto de Aries es el secreto de los comienzos, los ciclos y la oportunidad emergente. En la

tercera iniciación, el iniciado empieza a comprender la vida del espíritu o el aspecto más elevado;

hasta ese momento, ha expresado primero la vida de la forma y luego la vida del alma dentro de esa

forma. Esta experiencia es de naturaleza tan elevada que sólo quienes han pasado por ella podrían

comprender cuanto yo pueda decir.

 

2. El secreto de Tauro es revelado en la segunda iniciación por el repentino retiro o desaparición del

espejismo mundial, mediante la energía cegadora de la luz, constituyendo la actividad radiante final

que lleva a la culminación la acción de la fuerza taurina sobre la humanidad, durante el largo

trayecto cíclico que debe recorrer el hombre. El individuo efectúa en pequeña escala lo que la

humanidad -en su totalidad- realizará cuando reciba la iniciación en Tauro.

 

3. El secreto de Géminis debe ser captado en la primera iniciación, porque constituye el misterio de

la relación del Padre, la Madre y el Niño. El nacimiento del Cristo - Niño, en el plano físico, es la

gloria culminante de la fuerza de Géminis.

(Rayos III, págs. 337-338, ed. inglesa)

 

En Leo... (el discípulo) emprende la preparación para la primera iniciación, recibiéndola en él

o bajo este signo si es el ascendente, convirtiéndose en "el León que busca su presa", el alma que

cautiva a la personalidad.

 

En Escorpio - El discípulo pasa por las pruebas que le permitirán recibir la segunda

iniciación, demostrando que la naturaleza de deseos es subyugada y conquistada, que la naturaleza

inferior (ascendida al cielo) es capaz de alcanzar la meta en el mundo durante este período, y que

desde los cimientos terrenos de Escorpio, la personalidad puede ser probada de tal manera que

demuestre su aptitud para prestar el servicio mundial exigido en Acuario...

 

En Acuario - Culmina el largo esfuerzo del alma y concluye la experiencia del discípulo

en la Cruz Fija. El hombre recibe la tercera iniciación y es liberado del control de la personalidad,

recibiendo las dos siguientes iniciaciones en la Cruz Cardinal.

(Rayos III, págs. 143-144, ed. inglesa)

 

Al decir Sustentador de los pequeños, se refiere a un aspecto del trabajo de Cristo, que

involucra el estímulo de las conciencias de Sus discípulos, a medida que se preparan para recibir la

iniciación o entrar en niveles más profundos de percepción espiritual. El trabajo que realiza en el

Triángulo con las masas humanas, tendrá por resultado la presentación de la primera iniciación -el

Nacimiento del Cristo en la caverna del corazón- como ceremonia fundamental de la nueva

religión mundial. Por medio de esta ceremonia las multitudes de todos los países estarán en

condiciones de poder percibir conscientemente el "nacimiento del Cristo" en el corazón, y el "nacer

de nuevo", al que Él se refirió (Jn. 3,3) cuando estuvo en la tierra. A este nuevo nacimiento se

refieren los esoteristas cuando hablan de la primera iniciación. Pero en el futuro, hacia el fin de

la Era de Acuario, no constituirá la experiencia de un discípulo aislado, sino la experiencia

colectiva de millones de seres. Muchos aspirantes se sumergirán en las aguas purificadas de la

Iniciación del Bautismo -la segunda iniciación- y las dos iniciaciones (preparatorias para el

verdadero servicio y la tercera Iniciación de la Transfiguración) pondrán el sello de aprobación en

la misión que tiene Cristo como Agente del gran Triángulo espiritual que Él representa.

 

Sin embargo, el trabajo más importante de Cristo, en lo que concierne a los discípulos y a

las personas espiritualmente orientadas del mundo, además de las centenas de miles de seres

humanos más avanzados, consiste en "nutrir" en tal forma su conciencia y vida espirituales, que les

permitirá recibir la tercera y cuarta iniciaciones -la Transfiguración y la Renunciación o

Crucifixión.

(La Reaparición de Cristo, págs. 86-87, ed. inglesa)

 

El Cristo reveló en la Transfiguración la gloria innata en todos los hombres. La triple

naturaleza inferior -física, emocional y mental- yace allí postrada ante la gloria revelada. En el

mismo momento en que estaba encarnado el Cristo Inmanente y la humanidad estaba representada

por los tres apóstoles, surgió una voz desde el Hogar del Padre, reconociendo la divinidad revelada

y la Primogenitura del Cristo transfigurado. Sobre esta divinidad innata, esta reconocida

Primogenitura, se basa la hermandad de los hombres -una vida, una gloria que será revelada y un

parentesco divino. Hoy, en gran escala, aunque no se tenga en cuenta lo que implica la divinidad,

la gloria del hombre y su parentesco fundamental, es ya un hecho en la conciencia humana.

 

Conjuntamente con esas características tan deplorables que parecieran negar toda divinidad,

tenemos las maravillosas realizaciones del hombre y su triunfo sobre la naturaleza. La gloria de los

descubrimientos científicos y la magnífica evidencia del arte creador, tanto moderno como antiguo,

no dejan lugar a dudas respecto a la divinidad del hombre. He aquí, entonces, las "cosas más

grandes" de las que Cristo hablara, y aquí también el triunfo del Cristo dentro del corazón

humano...

 

La humanidad está pasando de una gloria a otra, y esto se observa con toda claridad en el

extenso panorama histórico, gloria que se revela hoy en todos los campos de la actividad humana;

por lo tanto la Transfiguración de quienes se hallan en la cúspide de la ola de la civilización

humana, está muy cercana.

(La Reaparición de Cristo, págs. 51-52, ed. inglesa)

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk