• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

Movimientos Rotatorios En La Vestidura De Dios

El efecto del calor en la materia produce la actividad denominada giratoria o rotatoria de las esferas. Ciertos libros antiguos... enseñaban que toda la bóveda celeste es una vasta esfera que al girar lentamente arrastra, cual inmensa rueda, el sin fin de constelaciones y universos contenidos en ella. Esta. .. afirmación... lleva en sí la simiente de la idea, el germen de la verdad y un indicio para descubrir el misterio del universo.

(Tratado sobre Fuego Cósmico, pág. 151, ed. inglesa).

 Toda esfera gira en el cuerpo macrocósmico. Esta rotación produce ciertos efectos que podemos enumerar de la manera siguiente:

 1. Separación producida por el movimiento de rotación...

 2. Impulso, producido por el movimiento rotatorio que dio por resultado la repulsión...

 3. Fricción, que produce efecto sobre los demás cuerpos atómicos...

 4. Absorción causada por la depresión que se observa en todas las esferas giratorias de materia atómica, en cualquier punto de su superficie, que corresponde al llamado Polo norte de un planeta. (Tratado sobre Fuego Cósmico, págs. 152-155, ed. inglesa). 

 Toda esfera giratoria de materia está caracterizada por tres cualidades: inercia,

movilidad y ritmo.

 

1. Inercia. Caracteriza... la totalidad de las formas en manifestación dentro del sistema

solar. Téngase bien en cuenta que estamos considerando simplemente las tres cualidades

de la materia y no la conciencia. La inercia es consecuencia de la falta de actividad y de

la quietud relativa de los fuegos de la materia. Estos fuegos, durante la oscuridad o

Pralaya, aunque latentes, no reciben el estímulo que proviene del agrupamiento de los

átomos al construirse una forma, y de la consiguiente interacción entre las formas.

 

Cuando existe la forma y entran en función las Leyes de Atracción y de Repulsión, que

hacen posible la irradiación, entonces tienen lugar el estímulo, efecto emanante, y la

gradual aceleración que, produciendo oportunamente desde el interior del átomo, dará

origen por su propio movimiento giratorio, a la cualidad siguiente.

 

2. Movimiento. Los fuegos inherentes a la materia producen movimiento giratorio. Con el

tiempo esta rotación produce irradiación. La irradiación de la materia, resultante de su

calor dual, produce necesariamente efecto sobre otros átomos en su medio ambiente (no

importa que sea el espacio cósmico, el sistema o la periferia del cuerpo físico del

hombre); esta interacción e intercambio causan repulsión y atracción de acuerdo a la

polaridad de los átomos cósmicos, del sistema o físico. Con el tiempo esto produce la

coherencia de la forma; los cuerpos o conglomerados de átomos vienen a la existencia o

manifestación, subsistiendo mientras transcurren sus ciclos mayores o menores, hasta

que se establece definitivamente la tercera cualidad.

 

3. Ritmo. Logro de un punto perfecto de estabilidad y equilibrio. Este equilibrio perfecto

produce ciertos efectos específicos que podríamos enumerar haciéndolos objeto de

reflexión, aunque a nuestra mente finita le parezca paradójico y contradictorio. La

limitación se halla en nosotros mismos y en el uso de las palabras, no en su aparente

inexactitud. Estos efectos son:

 

a. La desintegración de la forma.

 

b. La liberación de la esencia confinada en la forma.

 

c. La separación de Espíritu y materia.

 

d. El fin de un ciclo, ya sea planetario, humano o solar.

 

e. La oscuridad y el fin de la objetividad o manifestación.

 

f. La reabsorción de la esencia y nuevamente la fusión de la materia diferenciada con

la raíz de la materia.

 

g. El fin del tiempo y del espacio tal como lo comprendemos.

 

h. La unificación de los tres Fuegos y la combustión espontánea, si así puede

 

i. La actividad sintética de la materia en los tres tipos de movimiento - giratorio, en

espiral, cíclico y progresivo - cuyo movimiento unificado será producido por la

interacción de los fuegos de la materia, de la mente y del espíritu.

 

Cuando se ha alcanzado el punto de equilibrio o ritmo en un sistema solar, plano,

rayo, en el cuerpo causal o en el cuerpo físico, entonces el morador de la forma se libera de

la prisión; puede retirarse a su fuente de origen, liberándose de la envoltura que hasta

entonces le ha servido de prisión, y puede abandonar el medio ambiente que ha utilizado

para adquirir experiencia y ha constituido el campo de batalla de los pares de opuestos. La

envoltura o forma, de cualquier tipo que sea, automáticamente se desintegra.

(Tratado sobre Fuego Cósmico, págs. 157-159, ed. inglesa).

 

Toda esfera giratoria de materia puede ser representada empleando los mismos

símbolos generales cósmicos que se utilizan para representar la evolución.

 

1. El círculo. Representa al "circulo no se pasa" de la materia indiferenciada. Desde el

punto de vista etérico representa un sistema solar o el cuerpo logoico, un planeta o el

cuerpo de un Hombre celestial y un cuerpo humano. Tal representación corresponde a la

época de la primitiva manifestación; finalmente significa una sola célula dentro de un

vehículo humano, de un átomo físico o de uno químico.

 

2. El círculo con el punto en el centro. Representa la producción de calor en el corazón de

la materia; el punto de fuego, el momento de la primera actividad giratoria, el primer

esfuerzo causado por el calor latente, que realiza el átomo para llegar a la esfera de

influencia de otro átomo. Esto reprodujo la primera irradiación, el primer esfuerzo de

atracción y la consiguiente repulsión, trayendo como resultado:

 

3. La división del círculo en dos partes. Marca la rotación activa y la iniciación del

movimiento del átomo de la materia, produciendo la consiguiente expansión de la

influencia que ejerce el punto positivo dentro del átomo de materia, hasta que su esfera

de influencia se extiende del centro a la periferia. En el lugar donde la influencia toca la

periferia hace contacto con la que proviene de los átomos y aparece el punto de

depresión que marca la afluencia y la efusión de fuerza y calor.

 

Aquí sólo se expone cómo aplicar los símbolos cósmicos a la materia, y nos

ocupamos de la manifestación desde un ángulo estrictamente material. Por ejemplo,

aplicamos el símbolo del punto dentro del círculo para representar la esfera de la materia y el

punto de calor latente. No tratamos aquí de la materia conformada por un ente, quien

representa para la materia a la que ha dado forma un punto de vida consciente.

Consideramos únicamente la materia, el calor latente y el resultado producido por el

movimiento giratorio del calor irradiante y la consecuente interacción entre los grupos

atómicos...

 

4. La división del círculo en cuatro partes. Este es el verdadero círculo de la materia, la

cruz de brazos iguales del Espíritu Santo, personificación de la materia inteligente

activa. Dicho símbolo representa la cualidad cuadridimensional de la materia y la

penetración del fuego en cuatro direcciones; su triple radiación está simbolizada en los

triángulos formados por la cuádruple cruz. Esto representa la cuádruple revolución de

cada átomo. No significa que todo átomo realice cuatro revoluciones, sino la cualidad

cuadridimensional de la revolución que es la meta perseguida, la cual durante las

actuales cuarta ronda y cuarta cadena está comenzando a ser conocida en la materia. A

medida que se desarrolla en el átomo la quinta espirilla o quinta corriente de fuerza, y el

hombre puede concebir el movimiento giratorio cuadridimensional, se reconocerá la

exactitud de este símbolo.

 

Se verá entonces que todas las envolturas, en su progresión de la inercia al ritmo,

pasando por el movimiento, recorren todas las etapas, ya sean las envolturas logoicas, los

rayos en que se ocultan los Hombres celestiales, el cuerpo causal (la envoltura del Ego en el

plano mental), la constitución etérica del plano físico humano o una célula de ese cuerpo

etérico. Estas formas materiales (que existen en materia etérica, la verdadera materia de

todas las formas) son primeramente ovoides indiferenciados; luego giran activamente o

manifiestan calor latente; después manifiestan dualidad o fuego latente e irradiante; la

expresión de ambos da por resultado la actividad cuadridimensional, la rueda o forma que

gira sobre sí misma.

 

5. La Swástica. Fuego que se extiende no sólo de la periferia al centro en cuatro

direcciones, sino que circula e irradia gradualmente desde la periferia y alrededor de

toda ella. Esto significa una actividad total en todos los aspectos de la materia, hasta que

finalmente tenemos una rueda ígnea y llameante que gira en todas direcciones, con

irradiantes canales de fuego que van desde el centro al "círculo no se pasa" - fuego

adentro, afuera y alrededor, hasta que la rueda se consume sólo queda fuego perfecto.

(Tratado sobre Fuego Cósmico, págs. 159-161, ed. inglesa).

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk