• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

Algunas Leyes Básicas del Universo: La Ley de Periodicidad

Existe una ley básica denominada Ley de Periodicidad. Esta ley rige toda la manifestación, ya sea la de un Logos solar por intermedio de un sistema solar, o la de un ser humano por medio de una forma humana. Esta ley controla de igual forma todos los reinos de la naturaleza. (Tratado sobre Fuego Cósmico, p. 35)

 

El impulso cíclico en el Universo

 

La reencarnación está implícita en el universo manifestado, tema básico y fundamental que subyace en el latido del sistema. (Astrología Esotérica, p. 237)

 

La Ley de Renacimiento deriva principalmente de la Ley de Evolución. (La Reaparición de Cristo, p. 102)

 

El Renacimiento es, en verdad, una interacción mágica y magnética entre el aspecto forma de la vida y la vida misma. El alma lleva a cabo conscientemente esta interacción, producto de ambos factores relacionados. (Astrología Esotérica, p.246)

 

Al comprender la ley de los ciclos, adquirimos conocimiento de las leyes fundamentales de la evolución y llegamos a darnos cuenta del trabajo rítmico de la creación... Podemos observar diariamente este acontecimiento simbólico cuando la parte del mundo en que vivimos entra en la clara luz del sol, y luego vuelve a la oscuridad restauradora de la noche. Nuestra propia familiaridad con este fenómeno nos hace perder de vista su significado simbólico y también olvidar que, según esta gran ley, los periodos de luz y de sombra, de bien y de mal, de inmersión y surgimiento, de progreso hacia la iluminación y de retroceso hacia la oscuridad, caracterizan el crecimiento de todas las formas y distinguen el desarrollo de las razas y las naciones. (Tratado sobre Magia Blanca, p. 242-243 – ed. inglesa) 

 La aparición cíclica rige tanto a los rayos como a los reinos de la naturaleza y a las

formas de dichos reinos. Determina la actividad de Dios Mismo. Las razas encarnan,

desaparecen y reencarnan, y lo mismo hacen las vidas en las formas. La reencarnación o

actividad cíclica reside detrás de todas las actividades y apariencias fenoménicas. Es un

aspecto de la vida palpitante de la Deidad, la exhalación y la inhalación del proceso de la

existencia y de la manifestación divina. Es lo que reside detrás de la ciencia de la afinidad

química, de la relación entre los pares de opuestos, del matrimonio ya sea entre el hombre y

la mujer o entre el alma y su expresión, la personalidad.

(Psicología Esotérica, Tomo I, p. 216)

 

La ley de los ciclos rige la aparición y la desaparición de grandes energías activas que

entran y salen de la manifestación, cumpliendo los propósitos de la Deidad y, sin embargo,

limitadas y obstaculizadas por la cualidad de las formas sobre las cuales hacen impacto.

(La Exteriorización de la Jerarquía, p.233)

 

La historia de la evolución es, en realidad, y desde el punto de vista esotérico, la

historia de la liberación del espíritu, por el método del firme desarrollo de las formas, el

cual –en desarrollo ordenado y a demanda del espíritu– satisface sus exigencias en

cualquier ciclo particular y en cada etapa de crecimiento, y deriva de la respuesta de la

sustancia al impacto e impresión espirituales.

 

El impacto y la impresión tienen que ver con la unión de la sustancia y el espíritu, de

la forma y la materia, y tiene una estrecha relación con la aparición cíclica de los rayos, con

sus variadas influencias, cualidades e intenciones de rayo, pues todas contribuyen al proceso

evolutivo, al entrar sus ciclos en la expresión manifestada o salir de ella

(Los Rayos y las Iniciaciones, p. 346)

 

Los siete rayos están siempre activos y actúan en forma simultánea, pero

cíclicamente, y bajo el plan dirigido por las Mentes personificadas de los Rayos, algunas de

estas influencias y fuerzas predominan más en un determinado momento que en otro, y

ciertas actividades y sus resultados se expresan más por la influencia de un rayo que de otro.

 

Dichas influencias afluyen a través de todas las formas en todos los reinos, produciendo

efectos específicos y diferentes formas de vida, determinados tipos de realización y

expresiones particulares de conciencia en la forma que son, para este período, el producto del

plan unificado y acordado de las fuerzas constructoras que trabajan en completa armonía,

aunque momentáneamente están bajo el predominio de una de ellas. Entran en actividad

constructiva; pasan por ese determinado ciclo especial; luego salen o mueren para esa

actividad, y son “elevadas al cielo” hasta que retorne nuevamente su ciclo. Este proceso se

efectúa constantemente, repitiendo el drama del nacimiento, de la muerte y de la

resurrección.

 

En esta actividad de rayo se hallará el verdadero significado de la Ley de

Renacimiento, la cual está detrás del proceso de encarnación y de reencarnación.

(Psicología Esotérica, Tomo I, p. 215-216)

 

Cada vida manifestada tiene tres grandes ciclos:

 

Nacimiento ........................ vida ................................. muerte

Aparición .......................... crecimiento ..................... desaparición

Involución ......................... evolución ........................ oscuridad

Inercia ............................... actividad .......................... movimiento rítmico

Vida tamásica ................... vida rajásica .................... vida sáttvica

(Tratado sobre Fuego Cósmico, p. 36)

 

Los ciclos de construcción creativa, de ejecución y de desintegración final rigen tanto

para un sistema solar y un ser humano, como para las formas mentales de un pensador

creador. El secreto de toda belleza reside en el correcto funcionamiento de estos ciclos.

(Tratado sobre Magia Blanca, p. 279 – ed. inglesa)

 

En el signo de Cáncer se hallarán ciertas indicaciones básicas sobre la naturaleza y

los procesos de la Ley de Renacimiento... Fundamentalmente no es el deseo el que impulsa

al retorno, sino la voluntad y el conocimiento del plan. Tampoco es la necesidad de lograr la

perfección final lo que impele al ego a adquirir experiencia en la forma, porque el ego es ya

perfecto. El incentivo principal es el sacrificio y el servicio hacia esas vidas menores que

dependen de la inspiración superior (que puede dar el alma espiritual) y la determinación de

que ellas pueden, además, alcanzar estados planetarios equivalentes al del alma sacrificada.

Con el fin de negar finalmente el concepto tiempo-espacio y demostrarlo como una ilusión,

en Cáncer se abrirá la puerta al alma que se sacrifica y se consagra al servicio. Tengan

presente siempre esto cuando estudien el tema de la reencarnación. Los términos

renacimiento y reencarnación son engañosos; “impulso cíclico”, “repetición inteligente y

plena de propósito” y “consciente inhalación y exhalación” describirán con más exactitud

este proceso cósmico... Es difícil captar esta idea porque es necesario poseer la capacidad de

identificarse con Aquel que así respira, el Logos planetario.

(Astrología Esotérica, p. 245-246)

 

Los periodos de verdadera importancia en un ciclo son los terminales y aquellos en

que ocurre la superposición y la fusión. Estos se manifiestan en el plano físico en grandes

revoluciones, gigantescos cataclismos y trastornos fundamentales en los tres sectores de la

Jerarquía... En los puntos de fusión de un ciclo se producen corrientes encontradas y todo el

sistema parece estar en condición caótica. En la mitad de un ciclo, donde la vibración

entrante se halla estabilizada y la anterior ha desaparecido, llega un período de calma y

aparente equilibrio. (Cartas sobre Meditación Ocultista, p. 42-43)

 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk