• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

Entrenamiento Del Espíritu Creador - Contribuir A Un Proyecto Tangible

Durante algún tiempo, traté de inculcarles la realidad eterna de que todo el universo fue creado y su evolución elaborada por el poder mental, otra palabra para definir la meditación controlada. (El Discipulado en la Nueva Era II, pág. 233 ed. inglesa).

 

Para que este trabajo se haga correctamente, comenzaremos con la premisa de que “la energía sigue el pensamiento”. Esta es la primera y fundamental, y también la más antigua premisa para el esoterista. La segunda se relaciona con la primera y tendrá cabida en nuestras consideraciones, la cual dice: “el ojo abierto por el pensamiento, dirige la energía que está en movimiento”.

 

Los discípulos emplearon durante eones energías y fuerzas de los tres mundos para lograr objetivos de la personalidad, a fin de llevar a cabo sus principales intereses, cualesquiera fueran. En cierta medida aprendieron a retener y utilizar parte de la energía del alma, iluminando así su camino, mejorando su expresión espiritual en los tres mundos y prestando algún servicio. Comienzan ya a captar la significación de la intención y el propósito, mientras que un programa interno va condicionando lentamente sus vidas diarias. 

 

No obstante, llega una etapa -que tienen ahora el deber y privilegio de captar- en la cual otra

fuente de energía, de inspiración y de luz, puede estar a disposición de los discípulos y ser

empleada para servir. Es la energía de las Fuerzas de la Luz que se origina y emana del

ashrama, pero pueden disponer de esas energías.

(El Discipulado en la Nueva Era II, págs. 132-133 ed. inglesa).

 

El pensamiento genera energía en proporción con el poder del pensamiento,

calificada por el tema de reflexión. Por esto observarán algunas de las implicaciones

contenidas en la meditación... "Como un hombre piensa en su corazón, así es él", es una

afirmación de Cristo. Desde ese manifestado centro personal de reflexión, la energía

descenderá al cerebro físico por conducto del cuerpo etérico. Entonces condicionará el modo

de vivir, la expresión y la influencia que ejerce el hombre en el plano físico.

 

Como resultado del pensamiento enfocado "en el corazón", el ojo espiritual se abre,

transformándose en agente directriz, empleado conscientemente por el iniciado mientras

realiza su trabajo. (El Discipulado en la Nueva Era II, pág. 289 ed. inglesa)

 

Toda esta Invocación se refiere esotéricamente a la "nube de cosas cognoscibles" a

que se refiere Patanjali... Estas "cosas conocibles" son fuentes de toda revelación y de todos

los conocimientos humanos culturales, que conducen a lo que llamamos civilización. Su

"condensación" (si puedo emplear esta palabra) se produce por el llamado invocador masivo

de toda familia humana en cualquier periodo. Este llamado fue proyectado por lo general en

forma inconsciente, pero será cada vez más conscientemente expresado. Por lo tanto, pueden

esperarse resultados más rápidos y eficaces. Esta nube está formada por la acción conjunta

del Sol Central espiritual que actúa por intermedio de Shamballa y la humanidad misma, que

hasta ahora actuó clamando a la Jerarquía, pero que acrecentadamente eleva su llamado cada

vez más directamente.

 

Actualmente, esta "nube de cosas cognoscibles" ha condensado o reunido energías

que fueron puestas a disposición por los Espíritus de Restauración, Reconstrucción y

Resurrección. Estas energías, hoy disponibles, son -en más amplia escala y naturaleza

superior- similares a aquellas que el alma individual (término paradójico) pone a disposición

de la personalidad cuando esa personalidad está preparada para el sendero de probación o del

discipulado, y son mucho más poderosas porque constituyen a su vez una precipitación de

energías que están a disposición de Shamballa, más las energías y fuerzas generadas por la

Jerarquía. Ahora pueden ser empleadas en la Tierra fuerzas extraplanetarias, debido al

progreso de nuestro planeta y a su relación con todo el sistema solar.

 

En nuestra historia planetaria nunca existió un periodo en el que la oportunidad haya

sido tan grande, o la humanidad haya hecho contacto y utilizado tanta luz y fuerza

espirituales. (El Discipulado en la Nueva Era II, págs. 160-162 ed. inglesa).

 

La energía sigue al pensamiento, y eso, hermano mío, es todo lo que el karma es- el

impacto que hace la energía dirigida sobre la Tierra, sobre los reinos de la naturaleza y sobre

el hombre y el discípulo individual. Gran parte de este karma, especialmente ahora, no tiene

un propósito individual, ni lo generaron en manera alguna los individuos... En la actualidad

proviene mayormente del karma de Aquél en Quien vivimos, nos movemos y tenemos

nuestro ser. Primordialmente esto sucede en la esfera shambállica, y en el primer caso tiene

poca relación con la humanidad. (El Discipulado en la Nueva Era II, pág. 578 ed. inglesa).

 

Debe siempre recordarse que la luz es energía activa y el amor también es una

energía. Es conveniente tener en cuenta que luz y materia son científicamente términos

sinónimos, y que la red de luz es verdaderamente sustancia, por lo tanto, portadora de la

buena voluntad. En consecuencia debe comprenderse que es una sola red, compuesta de dos

tipos de energía. Por esta razón la tarea de crear Triángulos es de dos categorías; algunas

personas trabajan más fácilmente con un tipo de energía que con otro; resulta también

interesante observar que los triángulos de luz son básicamente más materiales que los

triángulos de buena voluntad, porque están relacionados con la sustancia, con la energía que

el genero humano maneja familiarmente y con la materia etérica. Los triángulos de buena

voluntad son de origen jerárquico. Les pediría que reflexionen sobre esto.

(El Discipulado en la Nueva Era II, págs. 169-170 ed. inglesa).

 

Hay dos métodos de trabajo creador: uno, complementado por el poder del

séptimo rayo, lleva a cabo la construcción y la creación dentro de la materia y dentro de la

periferia de los tres mundos... El otro, es de segundo rayo, y se aplica desde afuera de los tres

mundos y desde los niveles del alma; actúa por medio de la radiación, la atracción magnética

y la energía coherente. Reflexione sobre estos dos métodos.

(El Discipulado en la Nueva Era II, pág. 582 ed. inglesa).

 

Casi todo el trabajo del discípulo se efectúa en el reino de las energías y fuerzas. El

estudio del ocultismo es el estudio de las fuerzas, su origen y efectos. Un ashrama es un

lugar donde el estudio entra en su fase experimental o de laboratorio. Se supone que el

discípulo está en proceso de llegar a ser consciente de las fuerzas y energías que lo

condicionan como individuo, las cuales se originan en él y producen cambios y efectos

específicos en la expresión de su vida en el plano físico. Cuando se reconoce a si mismo

como "la Vida y las vidas" -según lo expresa La Doctrina Secreta-, la suma total de fuerzas y

una energía controladora, entonces puede ser un discípulo mundial y trabajar

significativamente en un ashrama.

(El Discipulado en la Nueva Era I, pág. 700 ed. inglesa).

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk