• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

La Urgencia Actual, la gran importancia de lograr un punto de contacto, de intercambio espiritual entre la Jerarquía y los discípulos.

10 de octubre de 1934

 

Tengo algo que decir a quienes conocen las palabras que con­tienen mis libros y folletos y que, con interés y devoción mentales, siguen en lo posible mi línea de pensamiento.

 

Durante años, desde 1919, he tratado de ayudarlos lo mejor que he podido. La Jerarquía (nombre que abarca a los discípulos activos de todos los grados), durante centenares de generaciones, ha tratado de ayudar a la humanidad y, desde el siglo xv, se ha ido acercando constantemente al plano físico y ha procurado hacer un impacto más profundo en la conciencia humana. Esto ha dado como resultado un reconocimiento que en sí contiene, en la actua­lidad, las simientes de la salvación del mundo. Hasta el siglo XV la atracción y el llamado magnético provino de los atentos Her­manos Mayores. Hoy son tan numerosos los discípulos internos y externos y tantos los aspirantes mundiales, que la atracción y el llamado magnético están ampliamente equilibrados, y lo que su­ceda en el desarrollo del mundo y en los reconocimientos de las razas, será resultado de la interacción mutua de ambos intentos (elijo mis palabras con cuidado) –la intención de los Maestros para ayudar a la humanidad y la de los discípulos y aspirantes mundiales para colaborar en esa ayuda.

Una Oportunidad Desafiante

Una Oportunidad desafiante, de esta manera podrá llevarse a cabo los planes del Concilio de la Jerarquía

 

Abril de 1935

 

Durante el Festival de Wesak de este año, Quienes tratan de elevar a la humanidad más cerca de la luz y expandir la conciencia del género humano, reunirán Sus fuerzas para un renovado acerca­miento, con sus inevitables consecuencias, consecuencias que esti­mularán a la familia humana para un nuevo esfuerzo espiritual; este proceso y los excelsos Personajes involucrados los describí en mi mensaje anterior *; Ellos traerán el fortalecimiento del nuevo grupo de servidores del mundo a fin de que éste pueda trabajar con mayor eficacia, visualizar el Plan con mayor claridad y –den­tro de sí mismo, como grupo— obtener una mayor integración. De esta manera podrá llevarse a cabo los planes del Concilio de la Jerarquía para satisfacer la inmediata emergencia humana. Como ya he dicho, los planes para la humanidad no se establecen porque la humanidad determina su propio destino; el esfuerzo está dirigido hacia el establecimiento de una relación más es­trecha entre la humanidad y la Jerarquía.

Necesidad de un Trabajo Grupal

"...Lo único que la humanidad necesita en la actualidad es la comprensión de que EXISTE un Plan que está desarrollándose definidamente a través de todos los acontecimientos mundiales y lo que ha ocurrido en el pasado histórico del hombre, y todo lo que sucedió últimamente, en verdad, está de acuerdo con ese Plan. Lógicamente también, si tal Plan existe, se supone que existen los responsables que Lo originaron y su exitoso cumplimiento...

 

El método de la Jerarquía es trabajar por intermedio de los individuos y los grupos, a fin de establecer un amplio reconocimiento espiritual, por el que los hombres de todas partes aceptarán como un hecho el gobierno interno del planeta y trabajarán juntos para fundar y manifestar objetivamente el Reino de Dios en la Tierra, ahora, no en alguna época distante y en un indefinido cielo. Este no es un sueño místico o imposible, sino simplemente el reconocimiento y la exteriorización de lo que ha estado siempre presente, que definidamente tomó forma objetiva cuando Cristo estuvo con nosotros hace dos mil años y que será reconocido universalmente cuando vuelva a estar con nosotros en el futuro inmediato".

(La Exteriorización de la Jerarquía, p. 551-2)

La Tarea Inmediata, continuar con el trabajo de Buena Voluntad a cualquier precio y ante cualquier obstáculo.

Setiembre de 1938

 

La Jerarquía, profundamente preocupada por los aconteci­mientos mundiales, me ha encargado que les pida a ustedes con­tinuar con el trabajo de buena voluntad a cualquier precio y ante cualquier obstáculo. El núcleo formado debe mantenerse. El nuevo grupo de servidores del mundo debe conservar su integridad y trabajar sin desmayos. No todo está perdido. La firmeza de quienes conocen el Plan de Dios ayudará a la humanidad y a los esfuerzos de los Hermanos Mayores. Son aquellos que aman y no odian y trabajan para la unidad –tanto subjetiva como espiritual.

 

Esto es todo lo que puedo decir en este momento, porque la Jerarquía misma no sabe qué fuerzas prevalecerán. Sabe que el bien debe finalmente triunfar, pero no lo que deparará el futuro inmediato a la humanidad, porque los hombre determinan sus propios derroteros. La Ley de Causa y Efecto raras veces puede ser contrarrestada. Cuando fue neutralizada se hizo necesaria la intervención de Fuerzas mayores que las disponibles en este mo­mento en el planeta, las cuales pueden intervenir si los aspirantes mundiales hacen oír su voz. ¿Será esto posible? Las fuerzas de destrucción, militando contra las Fuerzas del bien (empleando una frase americana), "acorralaron" el acerbo monetario del mundo y dirigieron la corriente del prana –que automáticamen­te se cristaliza en dinero y en las riquezas financieras del mundo­ hacia fines totalmente materiales, separatistas y

El Período de Transición entre la Era de Acuario y la Era de Piscis

Marzo de 1934

 

 Uno de los resultados en la actual condición mundial es la acele­ración de todas las vidas atómicas sobre y dentro del planeta. Necesariamente esto involucra la acrecentada actividad vibratoria del mecanismo humano, con el consiguiente efecto sobre la natu­raleza psíquica, que produce una sensibilidad y una percepción psíquica anormal. Aquí sería útil recordar que la actual condición de la humanidad no es simplemente el resultado de un sólo factor, sino de varios –todos simultáneamente activos, porque este pe­ríodo marca el fin de una era y la inauguración de la nueva.

 

Los factores a los cuales me refiero son, principalmente, tres:

 

1. Éste es un período de transición entre la saliente era pisceana, con su énfasis sobre la autoridad y la fe, y la entrada en la era acuariana, con su énfasis sobre la comprensión individual y el conocimiento directo. La actividad de estas fuerzas, que carac­teriza a los dos signos, produce en los átomos del cuerpo humano la correspondiente actividad. Estamos en víspera de nuevos cono­cimientos, y los átomos del cuerpo están siendo sintonizados para su recepción. Los átomos predominantemente pisceanos comienzan a reducir su actividad y a ser "ocultamente retirados" o abstraí­dos, como suele decirse, mientras que los que responden a las tendencias de la nueva era están, a su vez, siendo estimulados y acrecentada su actividad vibratoria.

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk