• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

Una Oportunidad Desafiante

Una Oportunidad desafiante, de esta manera podrá llevarse a cabo los planes del Concilio de la Jerarquía

 

Abril de 1935

 

Durante el Festival de Wesak de este año, Quienes tratan de elevar a la humanidad más cerca de la luz y expandir la conciencia del género humano, reunirán Sus fuerzas para un renovado acerca­miento, con sus inevitables consecuencias, consecuencias que esti­mularán a la familia humana para un nuevo esfuerzo espiritual; este proceso y los excelsos Personajes involucrados los describí en mi mensaje anterior *; Ellos traerán el fortalecimiento del nuevo grupo de servidores del mundo a fin de que éste pueda trabajar con mayor eficacia, visualizar el Plan con mayor claridad y –den­tro de sí mismo, como grupo— obtener una mayor integración. De esta manera podrá llevarse a cabo los planes del Concilio de la Jerarquía para satisfacer la inmediata emergencia humana. Como ya he dicho, los planes para la humanidad no se establecen porque la humanidad determina su propio destino; el esfuerzo está dirigido hacia el establecimiento de una relación más es­trecha entre la humanidad y la Jerarquía.

 

Todos los aspirantes y discípulos pueden participar en este esfuerzo hasta el punto de facilitar la tarea de los Maestros, me­diante su claridad mental, sus renovados esfuerzo espiritual y dedicación a la tarea de servir. Los exhorto a

 

* Tratado sobre los Siete Rayos, T. II, Psicología Esotérica, Págs. 513‑516.

realizar este continuo esfuerzo, que se extenderá durante muchos años. Se les ofrecerá la oportunidad a todos los verdaderos servidores y aspi­rantes y, sobre todo, al nuevo grupo de servidores del mundo, a fin de participar en el establecimiento del impulso necesario en el cielo inmediato.

Los llamo, por lo tanto, a un mes de silencio interno, pensa­miento introspectivo, autocontrol y meditación, al olvido de sí mismos y a que estén atentos a la oportunidad y no a la reali­zación de su propia aspiración interna. Los llamo para que se concentren sobre la necesidad mundial de paz y sobre la mutua comprensión e iluminación y también se olviden totalmente de sus propias necesidades mentales, emocionales y físicas. Los exhorto a la oración y al ayuno, aunque deberán decidir por sí mismos cuál será su abstinencia. Durante los cinco días de medi­tación, los llamo a un 'ayuno' más completo, a un profundo silen­cio, a un enfoque interno, a una pureza mental y a un amoroso y activo espíritu de bondad que los convertirá en un canal puro. Así se facilitará el trabajo de la Jerarquía y se abrirá la puerta a las fuerzas regeneradoras de esos Seres extraplanetarios que ofrecen Su ayuda en este momento y particularmente durante el año 1936. La respuesta a este Festival dará la medida de la opor­tunidad que se les presentará a los Grandes Seres para servir de guía.**

 

Voy ahora a pedirles algo práctico. Si quieren recitar cada noche y cada mañana, las siguientes palabras, con todo el deseo de sus corazones y atención mental, su enunciación conjunta esta­blecerá un ritmo y un impulso de gran potencia:

 

Que las Fuerzas de la Luz iluminen a la humanidad.

Que el Espíritu de Paz se difunda por el mundo.

Que el espíritu de colaboración una a todos los hombres de buena vo­luntad donde

quiera que estén.

Que el olvido de agravios, por parte de todos los hombres, sea la tónica de esta época.

Que el poder acompañe los esfuerzos de los Grandes Seres.

Que así sea y cumplamos nuestra parte.

 

Estas palabras parecen sencillas, pero "las Fuerzas de la Luz" es el nombre dado a ciertas nuevas Potestades que están siendo invocadas por la Jerarquía en la actualidad, Cuyos poderes pueden ser llevados a una gran actividad en la Luna llena de Wesak si se realiza el debido esfuerzo. El Espíritu de Paz invo­cado es un Agente interplanetario de gran Poder, que prometió su colaboración

 

** (Este tema está desarrollado en Tratado sobre los Siete Rayos, T. II Págs. 473‑487, y contiene los escritos desde mayo de 1935 a abril de 1938, inclusive).

si todos los aspirantes y discípulos pueden cola­borar para atravesar la coraza de la separación y del odio que esclaviza a nuestro planeta.

 

Por lo tanto, desearía terminar con estas sencillas palabras: Hermanos míos, ayúdennos. (13/26-28)

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk