• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

R.V.B. Julio de 1935; Enero de 1936; Junio de 1936

Julio de 1935

Hermano de antaño:

 

En mi instrucción anterior le di mucho sobre lo cual todavía puede trabajar. Una gran parte no la captó plenamente y qui­siera que con renovado cuidado y comprensión relea lo que dije. A excepción de dos de este grupo particular de discípulos, los demás se entrenan para prestar un servicio más grande y amplio, que empezará a tomar forma muy pronto... Hasta que llegue ese momento, trabaje para intensificar su comprensión y elevar su vibración.

 

      En el curso de los deberes diarios y sus detalles, le llega la oportunidad de trasfigurar la vida en términos de realizaciones. En estas palabras subyace la meta del esfuerzo de su vida. La verdadera realización involucra una vida de radiación constante y actividad uniforme y estable; pero, de esta acti­vidad y realización general deben producirse, a medida que pa­sen los años, lo que puedo llamar crisis de realizaciones. Debe ha­ber momentos culminantes donde la actividad uniforme culmina en horas de crisis dinámica. Entonces termina un período de tra­bajo en una dirección y comienza un nuevo cielo de actividad en el mismo lugar y dentro de los límites del mismo esfuerzo gene­ral, lo que se reconoce conscientemente como un nuevo comienzo. A no ser que ocurran estos momentos de crisis, la vida decae en forma general a un nivel muerto y, aunque sea útil,

 

no ofrece oportunidad para un esfuerzo supremo, con la consiguiente nece­sidad de apelar a todos los recursos del alma.

 

La rutina de las demandas diarias puede satisfacerse co­múnmente mediante la técnica de una personalidad alineada y, en su caso, es particularmente así. Sin embargo, para que esté a la altura de las demandas de este día y período de oportunidad, debe haber momentos en que la personalidad requiere la plena colaboración del alma. Cada uno de esos momentos de fusión eleva el potencial de la personalidad y su influencia vibratoria, inician­do también los desenvolvimientos que cambian profundamente el ritmo de la vida. En los actuales días, los discípulos activos deben aprender a utilizar todo su equipo y cada aspecto de su natura­leza física, el entero hombre en el triple mundo de la evolución humana.

 

Podría considerarse que el extremado servicio que presta el discípulo, despierta finalmente el interés del alma. Después de la tercera iniciación (hablando simbólicamente y sin que tenga ver­dadero significado para el aspirante) el extremismo del alma evoca la colaboración de la mónada, de esta manera servir es el método científico por excelencia para evocar integración espiri­tual y atraer los recursos de un divino hijo de Dios. Hago hinca­pié en esto porque quiero que observe, durante el próximo año, que los momentos de crisis en su vida son consecuencia del impulso de servir.

 

Observe esas crisis de la manera siguiente, formulándose es­tas preguntas y anotando la relación de esta crisis en su diario espiritual:

 

1. ¿Qué tipo de servicio produjo la crisis?

2. ¿Fue en el campo de lo emocional o en la vida mental?

3. ¿Qué pasos di para producir una experiencia más plena del alma, a fin de satisfacer la necesidad?

4. ¿La crisis produjo en los cuerpos inferiores algunos efec­tos posteriores definidos, de naturaleza relativamente per­manente?

 

Durante los pocos próximos años pueden producirse tales cri­sis. Es también posible que pase dos de ellas en forma desaper­cibida. Por lo tanto hermano mío, vigile con cuidado su vida diaria y observe los momentos de oportunidad, en los que, con un poco más de estímulo, se expandirá su campo de realización y se elevará su grado de vibración.

Enero de 1936

 

Como ha visto, hermano mío, no hago cambios vitales en el trabajo del grupo. De ahora en adelante debe haber un mayor impulso hacia el servicio, y una reacción espiritual más rápida deberá constituir el principal énfasis en todo momento. Tanto les he dicho a todos durante los últimos cuatro años, que si dejara ahora de darles instrucción tendrían, como individuos y grupo de mi ashrama, enseñanza e información suficiente para llevar­los muy lejos en el Sendero. Pero continúo mi tarea de despertar a cada uno de ustedes en planos más sutiles, a fin de intensificar la contribución a la ayuda mundial que puedan hacer, y estimu­larlos como grupo para que se valgan de la oportunidad mundial de servir.

 

Por lo tanto, siga adelante con el mismo trabajo delineado en mi instrucción anterior. Durante los próximos seis meses tome tres frases, contenidas en la enseñanza anterior, como pensamien­to simiente para la meditación:

 

1.     La trasfiguración de la vida en términos de realización. La verdadera realización involucra una vida de constante radiación.

2.     La producción constante de crisis de realización, que ex­traerán todos los recursos del alma, exigidos por la perso­nalidad.

3.     La comprensión de la técnica de la personalidad alineada, pues el extremismo del discípulo atrae finalmente el inte­rés del alma.

 

Reflexione sobre estas ideas durante los meses venideros, recordando que

 

contienen la lección que necesita y su máxima rea­lización, e indican también en forma sorprendente, el trabajo y la realización del nuevo grupo de servidores del mundo.

 

 

Junio de 1936

Hermano mío:

 

Lo felicito por el trabajo realizado silenciosa e internamente. Sólo usted puede medir lo realizado, Hizo un constante reajuste en su vida, comprendió lo esencial del trabajo y consiguió libe­rarse internamente de gran parte del trabajo detallado que tuvo que realizar. Tal era mi deseo; mucho podrá hacer en el futuro, en un aspecto de mi trabajo, que hará posible el resto. Me refiero a la financiación de la obra que tengo planeada. Si usted coopera con quienes tratan de obtener los fondos necesarios para el tra­bajo durante los próximos años, se fortalecerá internamente y eliminará el temor que todavía colora gran parte de lo que hace. El temor a que me refiero no es falta de valor, sino temor a la acción definida, a hablar claro, en lo que a los individuos concier­ne, cuando se justifica un pedido directo y una presentación sin ambages. Está venciendo este temor y lo felicito, pues se había introducido profundamente hasta las mismas raíces de su ser; es básico en la vida de la forma y en la actividad especializada del tipo de segundo rayo y coincide con su capacidad de segundo rayo para reaccionar sensoriamente hacia los demás. En conse­cuencia, es un problema peculiarmente difícil para usted, pues es una expresión del alma y no de la personalidad.

 

Toda la cuestión monetaria constituye en la actualidad una de las mayores dificultades y a la vez una de las más sencillas. La dificultad se debe a la idea errónea que durante generaciones se tuvo sobre el problema, produciendo actitudes equívocas hasta en los discípulos más consagrados. La actitud de la humanidad hacia el dinero fue matizada por la codicia, la ambición del yo inferior, la envidia, los deseos materiales y la desesperada necesidad del mismo, que es el resultado, a su vez, de actitudes erróneas, las cuales trajeron las desastrosas condiciones económicas que pre­valecen a nuestro alrededor, siendo efectos de causas iniciadas por el hombre mismo. En la regeneración del dinero y en el cambio de actitud del hombre hacia él, vendrá con el tiempo la liberación del mundo. Si esto no ocurre, surgirán condiciones terribles; el dinero, tal como lo conocemos, desaparecerá de la Tierra, y la situación tendrá que resolverse de alguna otra manera. Espere­mos que esto no sea necesario, sino que llegue a ser posible cambiar las ideas de la humanidad en lo que al dinero concierne, a fin de que se lo considere como un gran haber espiritual, una responsabilidad espiritual definida y un medio para el verdadero trabajo mundial. Los depositarios del dinero entonces asumirán su responsabilidad sin temores y con la debida comprensión. Actualmente se aferran a él por temor al futuro y por desconfianza mutua. La clave para invertir y utilizar correctamente el dinero puede resumirse en la siguiente afirmación, y les pido que le pongan mucha atención.

 

Así como en el pasado el dinero sirvió para atender a las ne­cesidades personales y familiares, en el futuro deberá atender a las necesidades grupales y mundiales. En el pasado, cada unidad trató de actuar como un imán para atraer hacia sí y satisfacer lo que se consideraba una necesidad, empleando para ello la ac­tividad y el trabajo, personales, si no era influyente o culto, y me­diante el manipuleo financiero, cuando era posible. En el futuro, los grupos deberán actuar como imanes y por ello procurarán estar animados por el espíritu de amor. Les doy aquí un pensa­miento factible de ser ampliado grandemente. Necesidad, amor y poder magnéticos, son las tres cosas que, consciente o inconscien­temente, atraen al dinero. Pero las tres deben manifestarse a la vez. En el pasado, la necesidad nunca fue real, aunque se la sentía (tales son el espejismo y la ilusión mundiales). El amor ha sido egoísta e irreal; se han demandado cosas materiales innecesarias para la salud o la felicidad. La fuerza magnética se ha utilizado con móviles erróneos y este proceso ‑llevado a cabo durante tan­to tiempo‑ condujo a la actual y terrible situación financiera del mundo.

 

Con la transmutación de estos factores y la expresión de sus analogías superiores ‑correcto amor, recto pensar o meditación y técnica correcta‑ se descubrirán los requisitos financieros de los nuevos grupos y del nuevo grupo de servidores del mundo. Sugeriré que una ampliación de estas ideas se divulgue entre esas personas que saben que pueden contribuir. Le pido que reflexione sobre estas ideas, porque educando a los servidores inteligentes del mundo sobre la cuestión del dinero, serán encaradas con deci­sión la correcta actitud hacia él y la debida meditación sobre el mismo El énfasis puesto por ciertos grandes grupos sobre la meditación para recaudar fondos (comúnmente para empleo per­sonal, o fines egoístas de su organización o grupo particular) ha tenido como base este nuevo concepto del empleo grupal del di­nero. Pero, por ser su interés egoísta y personal, se considera al dinero en relación con el individuo y no con el grupo. Esta acti­tud debe cambiar y cambiará.

 

Algo más voy a pedirle, hermano mío, y también al grupo que lee mis palabras. El dinero es una manifestación de la energía. Toda energía puede aplicarse de distintas maneras por ser en sí una fuerza impersonal y ciega, y el hecho de emplearse egoísta o altruistamente, constituye en sí la principal diferencia. El móvil y el pensamiento creador determinan el poder magnético de cual­quier individuo, grupo o centro. Por lo tanto, determine sus mó­viles; procure que el ideal del grupo y el amor del mismo predominen; aplique la habilidad en la acción, lo cual implicará correc­ta meditación preliminar, además de recto pensar, y luego des­cubrirá que llegará lo que necesita.

 

Tengo poco que darle ahora de carácter personal. Usted y to­dos los del grupo poseen mucho conocimiento. Se les dieron gran­des cosas y se les proporcionó muchas enseñanzas, impartidas por sus propias almas, mis instrucciones y mis diversos libros. No es posible que continúe incesantemente diciéndoles lo que ya saben teóricamente y deben ahora poner en práctica; les correspon­de a ustedes hacerlo individualmente. Una vez aplicado lo que ya saben se les dará más. Sin embargo, puedo enseñarles algo acerca de los aspectos más nuevos del trabajo grupal; esto es lo que trato de hacer y ustedes tratan de saber.

 

Una sola cosa le diré ahora de carácter personal. Descanse mu­cho este verano; pase el mayor tiempo posible al aire libre y pre­pare los cimientos para trabajar en los venideros meses inverna­les, meditando tranquilamente al aire libre.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk