• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

S.C.P. Julio de 1935, Enero de 1936, Junio de 1936, Enero de 1937

Julio de 1935

Hermano mío:

 

La clave de mi instrucción puedo resumirla mejor con el poderoso mandato: practicar la verdad en todo momento. En la última instrucción le pedí que incluyera en su expresión externa, en el plano físico, esa virtuosa bondad amorosa que los discípulos de primer rayo deben siempre cultivar. Ha tratado de hacerlo con marcado éxito. La práctica de estas cualidades ampliará su esfera de utilidad, porque nada oportunamente apartará de usted a las personas sobre las cuales haga un impacto externo. En vez de eso deberá atraerlas magnéticamente al centro en el cual residen los Maestros.

 

 Le llamo su atención sobre la necesidad de esa veracidad cristalina y esa exactitud precisa, que lo liberará acrecentadamente de la prisión del yo inferior. Las personas que trabajan como usted, podrían hacerlo en niveles definidamente abstractos de la existencia, pero a menudo les es difícil expresar la verdad con exactitud. Carecen, si puedo expresarlo así, de la capacidad de revestirla con una forma y de construir un cascarón concreto que exprese exactamente la idea. Usted también carece marcadamente de esto. Ha dicho que a menudo, ¿no es así?, le resulta difícil revestir con palabras las ideas que capta y el campo de conocimiento en el cual, en momentos elevados, se encuentra.

 

Esta incapacidad de expresar ideas espirituales con las palabras correctas, tiene lógicamente su contraparte en las limitaciones de su personalidad. El éxtasis del divino conocimiento que alcanza en ciertos momentos y que no puede expresar con palabras, tiene su inevitable contraparte en la exageración de los detalles al describir la vida diaria. Tiende siempre a continuar el éxtasis (que ha conocido en niveles abstractos) en la vida concreta del plano físico. A medida que lo aminora, sobrestimula otros aspectos inferiores de la naturaleza y, por lo tanto, se aleja cada vez más de la verdad.

 

En el curso del año venidero, hermano mío, asuma la tarea de observar con cuidado todo lo que diga y cada actitud que adopta, a fin de rechazar cualquier tendencia hacia una errónea interpretación emocional. Pero no se sienta abrumado ni desalentado por cualquier descubrimiento que haga respecto a su naturaleza inferior. Si descubriera falta de precisión en relación con los asuntos que afectan al hombre inferior, recuerde que esta inexactitud se debe a dos cosas: Primero, a su poder de trabajar en niveles abstractos, involucrando el conocimiento estático. Este reacciona sobre el hombre inferior y lo inclina a exagerar los detalles y también a destacar lo usual y lo común, y hasta lo poco común y raro. Segundo, a su innata humildad que lo impele a asegurarse constantemente que se halla en el Camino y que todo lo que hace está de acuerdo con el propósito del alma. A usted lo aferra el mundo del espejismo, que es el reflejo distorsionado del mundo de la inspiración (el plano intuitivo búdico), entonces la verdad con su claro delineamiento y detalles precisos, desaparece en las brumas de la ilusión. Luego todos los objetos y asuntos parecen excesivamente grandes, importantes e interesantes. Respecto a la mayoría sucede lo contrario, y todo se empequeñece retrospectivamente y llega a ser demasiado pequeño. De allí el término "exagerado", en relación con la vigilancia que quisiera que mantenga sobre todas las palabras y descripciones.

 

 Esta atención autoimpuesta para lograr verdadera exactitud, debe ser su más rígida disciplina durante el próximo año y, cuando tenga éxito, caminará por un mundo más claro y descubrirá que ha acrecentado potencialmente su poder de servir. Esta incapacidad de visualizar una imagen veraz de las cosas tal como intrínsecamente son, y presentar hechos tal como realmente existen, ha militado contra su poder de materializar lo deseado en el plano físico, causándole mucha preocupación y angustia mentales. Su deseo de ayudar ha sido urgente y su capacidad de materializar lo necesario le pareció inadecuada y a menudo fútil. Ha atribuido esta incapacidad al hecho de que probablemente debe aprender a ser paciente. Pero ésta no es la lección que usted necesita hermano mío. Su punto débil ha sido la incapacidad de definir la visión con exactitud. A fin de hacerlo, debe aprender a practicar diariamente la exactitud en la palabra y en el pensamiento.

 

Cada período de Luna llena, antes de establecer contacto con el mundo de las realidades espirituales, de acuerdo a las instrucciones, analice el progreso hecho durante el mes a este respecto, recordando que el éxito inicial será el reconocimiento de lo que hasta ahora ha sido una inexactitud verbal no reconocida. Poco tiene que hacer (relativamente hablando) para convertirse acrecentadamente en una llama purificadora, por lo cual lo exhorto a hacer lo que sea necesario.

 

Deje que su meditación adquiera cada vez más la forma de contemplación. Sin embargo, a fin de acrecentar sin peligro la extensión del tiempo, que puede dedicar a la contemplación, debe adoptar una actitud de suave e indesviable intensidad, y no desarrollar más esa intensidad dinámica poderosa que impone siempre una gran tensión sobre las células del cerebro. Su trabajo debe realizarlo en dos líneas:

 

  1. En niveles contemplativos, actuando como alma en sus propios niveles abstractos.

 

  1. Desde esos niveles atraer las ideas y los métodos de trabajo que deben materializarse en el plano físico. De allí la necesidad de que se cumpla constantemente la correcta técnica para hablar y se cultive la exactitud y la percepción correcta. Donde existe la costumbre de ser exacto, podrán revestirse las ideas en forma apropiada y verdadera, y con más naturalidad.

 

 

 Enero de 1936

Mi hermano de antaño:

 

Poco puedo decirle hoy. Después del Festival de Wesak podrían hacerse los cambios necesarios en el trabajo si usted y los demás de mi grupo justifican una acrecentada atención espiritual. Sin embargo, quiero que sepa que hemos observado el real progreso interno que hizo. Ha pasado a una luz más clara, y debido a ese progreso puede hacerse cargo de una mayor responsabilidad en el futuro, siempre que conserve lo adquirido  y no pierda nada de lo que le ha sido revelado. No es tarea fácil la que usted y todos los discípulos se han fijado y ello significa que deberán enfrentar las circunstancias que cada uno ha creado, lo cual implica que la propia vida, el propio medio ambiente, las características y las responsabilidades, deben ser encarados con la verdad. Es una ardua empresa ocuparse del yo inferior con clara visión, ver realmente la vida y el yo y cuidar que no sea mancillada la preciosa joya de la visión, para lo cual usted evidencia una creciente capacidad; sepa que conozco su esfuerzo y su creciente éxito.

 

En definitiva le pido que estudie y haga un arduo trabajo mental. Esto lo enriquecerá grandemente. Si quiere seguir mis instrucciones estudie nuevamente como ya lo indiqué en el trabajo asignado a mi grupo (usted entre ellos), lo cual bastará para darle el estímulo mental necesario. El esfuerzo para leer, comprender y luego expresar esa comprensión en palabras, ayuda grandemente a manifestar la percepción intuitiva en el plano físico. Esta tarea nunca es fácil para un intuitivo natural como usted, pero le traerá una gran recompensa.

 

Permanezca durante el año con sus condiscípulos, con renovada fortaleza, conociendo internamente las fuentes de poder. Apelo a la gran comprensión interna de su verdadero yo. Éste es un año de crisis, hermano mío, por lo tanto, un año de intensa presión sobre todos los discípulos del mundo. Necesitarán toda la fortaleza que puedan obtener y el sentido de confianza que proviene del conocimiento de que existen quienes permanecen firmes, aman fervorosamente y ayudan incansablemente. Colabore en esta forma, porque muy bien puede hacerlo.

 

En el silencio, en la confianza y en la creciente comprensión interna, debe residir su fortaleza y la fortaleza de cada miembro de mi grupo de discípulos.

 

Junio de 1936

Hermano mío:

 

Está entrando en un nuevo ciclo, como todos los de mi grupo, para lo cual ha sido preparado y lo merece. El mundo también entra en un nuevo ciclo al final de este año, pero lo hace inconscientemente. Los discípulos entran en ciclos o, más bien, registran sus efectos antes que el resto de la humanidad, porque sus mentes han despertado parcialmente y los reconocimientos subjetivos se registran con anterioridad. Esto debe recordarse y tiene una influencia definida sobre la Ciencia de Previsión.

 

Mi deseo era asignarle una meditación más elevada y esotérica, pero aún no ha llegado el momento, lo cual dependerá de dos cosas:

 

  1. La medida de integración grupal que puede lograr este grupo de discípulos de mi ashrama.
  2. El poder del discípulo individual de descentralizarse.

 

Descentralización es su mayor tarea, como lo es para otro de mis discípulos que trabaja en la solución del mismo problema, pero desde un ángulo de acercamiento totalmente distinto. Debería ser interesante para ambos ayudarse recíprocamente y ver en qué consisten las diferencias y los efectos enteramente diversos, producidos por el mismo punto de vista general sobre los dos distintos tipos de rayo y personalidades. Trataré de ser más claro, pues es algo muy importante.

 

Anteriormente, no me hubiera sido posible explayarme sobre esto, ya que no hubiera comprendido la verdad de mis palabras y tampoco se beneficiaría con ellas. Recién ahora puedo tocar especialmente sus problemas y los de R.S.U. Sin embargo, usted ha realizado tanto progreso al sobreponerse a los obstáculos, que justifica mi ayuda. No olvide hermano mío que cada discípulo tiene alguna característica principal, que requiere ser trasmutada. Algunos saben cuál es y trabajan para ello, otros se dividen en dos grupos principales. Trabajan arduamente para lograr cambios generales en sí mismos y hacer surgir a la superficie sus defectos, y lo hacen con tanta fuerza que temporalmente obstaculizan su servicio. O si no, se sienten abrumados y deprimidos al descubrir sus flaquezas. Se resienten de verse así obstaculizados, y la energía que deberían dedicar a los procesos de trasmutación la dirigen a sus naturalezas inferiores, con disgusto, auto conmiseración u orgullo herido. Todo esto conduce a perder el tiempo y trae inevitablemente el excesivo énfasis sobre la personalidad. El problema que usted y R.S.U. tienen que tratar y, eventualmente, deben resolver, es sobre todo el de la descentralización. En ambos hay un excesivo énfasis del "yo", el centro de la escena. No le digo nada nuevo con esto, pues ha estado trabajando lealmente para esta descentralización durante un tiempo y realizó un real progreso, y esto se lo dice con alegría su amigo y hermano. El énfasis sobre el pequeño yo está, en su caso, basado en tres cosas:

 

  1. En un conocido sentido de la divinidad, la belleza de la vida del espíritu, la verdad y el poder de su vida de rayo, lo cual se debe a que -en vidas pasadas- el alma ejerció en gran medida el control. Observe mis palabras con cuidado.

 

  1. En el deseo de imponerse a la personalidad y lograr que el yo inferior sea en la vida real lo que usted sabe que es en los niveles superiores del alma. Esto se complica por el deseo de que aquellos a quienes usted ama, deberían igualmente reconocer su divinidad, su servicio y su poder.

 

  1. Por ser principalmente astral-búdico -manifestándose como desarrollo intuitivo y elevada reacción emocional- la polarización de su personalidad es emocional, aunque como alma usted actúa en el rayo de poder. Por lo tanto, la consiguiente debilidad reside en la polarización mental. Traté de ayudarlo a corregir esto el año pasado, sugiriéndole que estudiara y trabajara más mentalmente. ¿Lo hizo, hermano mío?

 

Como he dicho más arriba, R.S.U. tiene el mismo problema, ser el centro en el propio escenario de su vida, pero toda la actitud y presentación de su vida es exactamente el reverso de la suya. Comprendiendo usted en cierta medida la divinidad, impone con palabras y deseos sobre su personalidad, lo que cree son efectos de la divinidad. Sobrestima la capacidad de la personalidad, para responder a ello. Como R.S.U. posee la misma medida de divinidad, es tan consciente del fracaso de la personalidad para expresarlo, que se retira en sí misma y (si puedo emplear un término tan poco eufónico) realmente se "revuelca" con un sentido de fracaso. Esta capacidad de ver el fracaso y sentir al mismo tiempo la belleza de la divinidad, se debe a  su polarización mental, que le permite dirigir la luz de la mente en dos direcciones. R.S.U es mayormente una expresión de la mente superior o abstracta, que invade su mente inferior por intermedio del alma. La de usted es razón búdica o intuitiva, que estimula a la naturaleza astral-emocional, por conducto del alma. En estos dos enunciados, usted y R.S.U. tienen el problema claramente definido. La solución para ambos es la construcción del antakarana -en forma segura y definida- más un auto olvido entrenado y cultivado. En ciertos aspectos el problema de R.S.U. es más difícil que el suyo, porque (debido a su sentido de inferioridad, producido por la segunda de las dos facultades de la mente que arroja su clara luz sobre la personalidad) ella se sintoniza con la ilusión del fracaso humano -una gigantesca forma mental- y con su sentido racial de inferioridad. La angustia está profundamente arraigada en su naturaleza amorosa. La suya no está tan profundamente arraigada, porque no se halla tan predominantemente nutrida desde el plano mental.

 

El camino de salida para R.S.U. es cultivar la alegría, pues trae liberación a otros. Para usted es el correcto control de la palabra y la eliminación de toda referencia a las actividades de la personalidad. Esto no debe lograrlo mediante la inhibición, sino por el desinterés en sí mismo. Si no le resulta clara mi referencia a la naturaleza astral-búdica de su orientación en la vida, considere el asunto con R.V.B. El conocimiento técnico de estos términos quizás no sea adecuado para que los comprenda como es debido. Necesita estudiar para despertar su captación mental, sin perder al mismo tiempo su sabiduría intuitiva. R.S.U. necesita estudiar menos y ser más.

 

El poder puede afluir a través suyo, hermano mío. Como canal, puede ser potente cuando esté menos obstruido. Puede actuar como distribuidor de fortaleza y poder para sus hermanos, una vez que haya salido del centro de su escenario y pueda moverse con mayor libertad en los niveles del alma...

 

Su trabajo debe continuar en gran parte en los niveles búdicos. El llamado a la meditación que tan constantemente le llega de alguna parte, deberá recibir una respuesta más rápida de su personalidad. Esto es algo que ya ha dominado: la habilidad del alma para llamar la atención de la personalidad, habilidad que es su mayor haber y contribución a mi grupo de discípulos, porque le permite a usted, si lo desea,  enviar a voluntad, luz, fortaleza y poder. Siga con este trabajo de atención.

 

Que la luz del Eterno brille en su camino hermano mío, y que el poder de su alma afluya por su intermedio a su selecto grupo de compañeros, con creciente utilidad. Tal es mi plegaria al incluirlos más estrechamente en mi aura.

 

 

 

 Enero de 1937

Hermano mío:

 

Me hizo una pregunta definida y también mencionó algo sobre lo cual le llamaré la atención, ya que encierra una gran verdad -captada por usted teóricamente-, que puede ser aplicada en forma práctica si así lo desea.

 

Usted preguntó ¿cómo puede saber con exactitud cuál es mi vibración? Usted responde a cuatro vibraciones que debería estudiar y aprender cuidadosamente para diferenciarlas con precisión en el año de entrenamiento que tiene por delante:

 

  1. Las vibraciones de su propia alma en los momentos de contacto. Éstos son momentos de luz, esclarecimiento y pensamiento liberado, y para establecer ese contacto y expresarlo como tal, deberá trabajar arduamente; estos momentos están libres de ideas, ideales y deseos (aunque sean de orden elevado) de la personalidad y de todo vestigio de amor personal. Pero deben inundar de luz a la personalidad, revelándose usted a sí mismo. Si no lo logran se debe a que se llevan a cabo en un nivel mental demasiado elevado, resultando imprácticos, por ser místicos, abstractos, teóricos y divorciados de toda práctica definida. Acrecientan la responsabilidad y son, por su inutilidad, relativamente inocuos en el plano físico.

 

  1. Las vibraciones del grupo de condiscípulos. Usted siente a mi grupo muy poderosamente, en particular en el momento de la Luna llena. Produce en forma colectiva la expansión del corazón. Creo que esto lo sabe y a veces lo ha experimentado. Deberá profundizar su amor por sus condiscípulos y derribar todas las barreras entre usted y ellos. De no suceder esto, entonces toda la actividad permanecerá en el nivel de la teoría y del razonamiento y no se expresará en forma práctica. Lo que aquí le digo atañe también a todos los discípulos.

 

  1. Siente en particular las vibraciones de dos miembros de este grupo de discípulos, y establece fácilmente contacto con ellos; uno le estimula el centro coronario y el otro el centro cardíaco. Recuerde que el estímulo es una fuerza impersonal y en lo que a usted respecta, el grupo lo aplica inconscientemente y nutre su vida mental más que otra cosa, lo cual significa que la sintonización con estas dos vibraciones acrecienta su vida mental -lo bueno y lo que no es tan bueno. En realidad, los tres forman un triángulo dentro de mi grupo, y esto debe aumentar la interacción del amor. También podría originar una tendencia a separar cuando es manipulada personalmente. Fomente el amor, pero absténgase de sintonizarse con las vibraciones cuando ese vínculo del amor está ausente.

 

  1. A veces siente mi propia vibración. Esto puede ser porque se ha sintonizado con la periferia de mi aura, produciendo la total integración de su personalidad, facilitando también el alineamiento con el alma; o también puede ser que ha establecido un contacto más estrecho, o por la sintonización con la energía de mi centro cardíaco; ¿cómo puede saber usted si lo ha logrado? Sólo por los efectos posteriores hermano mío, no por alguna visión, respuesta o reacción fenoménica. El creciente amor y la comprensión, el desarrollado impersonalismo y la aguda respuesta a la necesidad, serían algunas de las reacciones más reales.

 

Estudie estas diversas vibraciones practicando el hábito de establecer contacto con ellas en forma deliberada y determinada, sintonizándose en espaciados momentos con cualesquiera de las cuatro vibraciones, anotando los resultados y registrando cualquier respuesta.

 

Sobre lo que usted mencionó, trato de llamarle la atención en lo siguiente: Debe saber distinguir entre lo esencial y lo no esencial. Ésta es una afirmación de una realidad, tiene una significación profundamente oculta y contiene la clave de la vida espiritual y de todos los misterios ocultos. Me complace que haya aislado y formulado con claridad esta verdad. Ahora, hermano mío, empléela como nota clave para su práctica espiritual durante los próximos meses, obrando y viviendo de acuerdo a ella, pero no la aplique  al factor tiempo o a la vida activa en el plano físico, sino a la emoción y al pensamiento. Aplíquela como piedra de toque en todo problema y situación de naturaleza emocional y en toda ilusoria reacción de la personalidad, y observe en qué forma afluirá la luz en todas partes. Por ejemplo, formúlese las preguntas siguientes: ¿Esta línea de pensamiento o reacción emocional interna es esencial, o no tiene importancia alguna a la luz de cuestiones más graves y, por lo tanto, no es esencial? Que yo esté de acuerdo o no con las ideas o puntos de vista de otros, ¿depende de las cosas espirituales esenciales o de las no esenciales de la personalidad? Actúe luego de acuerdo a la respuesta que ha evocado al permanecer en la luz de su propia alma. Pregúntese también, ¿mis discusiones y comentarios conciernen o no a las cosas  esenciales

 

espirituales?, ¿mis palabras destacan la realidad espiritual de mi hermano o traen a la superficie lo no esencial? ¿Arrojo el peso de mi influencia en bien de los hechos esenciales o fomento lo no esencial y, por lo tanto, innecesario? Podría aplicarse extensamente en forma práctica esta ley oculta, pero he señalado suficientemente lo útil de su afirmación.

 

No le daré ningún ejercicio esotérico. Ha desarrollado su propia manera de trabajar y de prepararse para la meditación, y eso le bastará por ahora. Las frases ocultas que podrían constituir el tema de su meditación durante los próximos meses, y que contienen la clave para una mayor liberación, son:

 

"La voluntad dinámica va desde el centro a la periferia y construye el pequeño mundo de la forma -el mundo del yo y lo mío, de mí mismo y de lo mío. Este mundo es una prisión. Oculta una rara belleza; encubre el sonido divino, vela la Palabra encarnada.

 

"La voluntad dinámica va de lo externo a lo interno. Construye el mundo más amplio de Tú y lo Tuyo, de lo Nuestro y de Él. Las puertas permanecen ampliamente abiertas; brilla una luz; entonces una Palabra puede ser pronunciada y liberarse muchos prisioneros.

 

"La voluntad dinámica va alrededor del mundo en aras del amor divino. Recorre todo el mundo universal; aclama gozosamente al Todo, la Totalidad, el Uno. Entonces la vida queda revelada. El universo se libera y con él el hombre".

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk