• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

LA PREPARACION DE LOS DISCIPULOS PARA SENTAR LAS BASES DE LA NUEVA ERA (Sem 24 Marzo al 7 Abril 2018)

1. En la actual etapa de preparación, la tarea del discípulo encargado de ‘las bases para los métodos de la nueva era y el trabajo de preparación el primer grupo de miembros del ashrama, es realmente arduo. Repre­senta tantas cosas, que se consideran visionarias e imposibles; las dificultades que enfrenta parecen insuperables; enseña verdades cuyo primer efecto es necesariamente destructivo, porque se esfuerza en liberar a la humanidad de las viejas formas de doctrina religiosa, económica y política; su impersonali­dad - que reconoce defectos así como también virtudes- irrita a muchos de quienes, con frecuencia, esperaban comprensión y verdadera imparcialidad; su negativa a dejarse impresionar y prestar atención a los antiguos ritos y ceremonias, a las ideas antiguas y caducas, pero apreciadas, y su constante militancia en contra de los espejismos e ilusiones condicionantes, recibirá en estas primeras etapas, poco aliciente. Trabaja frecuentemente solo y por lo general con poco reconocimiento; carece de tiempo para sus propios contac­tos jerárquicos personales; no está necesariamente relacionado con alguno de los así llamados grupos esotéricos y, si lo está, su tarea se dificulta; sólo discípulos avanzados, con un pleno y consciente contacto constante con su Ashrama particular, pueden trabajar de esta manera. Actualmente los grupos esotéricos y las ocupaciones ocultistas padecen de más espejismo que cual­quier grupo mundial; el trabajo de un discípulo en tales grupos, inevitable­mente es destructor en las primeras etapas...

 

...Los miembros verdaderos y sensatos, de mente abierta, sanos y correcta­mente orientados y dedicados, hallarán su camino hacia los grupos esotéricos que están libres de dogmatismo y doctrinas y son receptores de la vida jerárquica. (13-472)

 

2. Los discípulos enviados desde los distintos ashramas no llegan a la tierra conscientes de una misión elevada o conociendo bien la naturaleza de la tarea que les ha sido subjetivamente asignada. En el caso de algunos discípulos que tendrán especial preeminencia en el mundo y tienen grado de iniciados, podrán llegar a conocer la misión (si puedo denominarla así) desde muy jóvenes y orientar de esta manera la tarea de su vida desde el comienzo; este conocimiento aumentará y se profundizará y clarificará a medida que pasen años. Pero debe recordarse que la mayoría de los discípulos no reaccio­narán así. Vendrán a la encarnación con ciertos dones y talentos innatos y con ideas firmemente arraigadas, dotados de ideales irrevocables y con un cere­bro que responderá a una mente bien desarrollada. Normalmente y por medio de tendencias y predilecciones naturales hallarán el camino hacia el campo de la actividad humana en que están destinados a trabajar y donde deben producir ciertos cambios básicos de acuerdo a la intención jerárquica, la cual les será generalmente desconocida (aunque no siempre), pero el trabajo a realizar les parecerá impulsivo y necesario y algo que deben hacer a cualquier precio. Hallarán su camino hacia la política, los movimientos educativos y la ciencia; trabajarán como humanistas, trabajadores sociales y también en el campo de las finanzas, pero seguirán estas líneas de actividad por inclinación natural y no por obediencia a la instrucción de algún Maestro. Tendrán éxito en sus esfuerzos porque detrás de ellos estará el poder de la Jerarquía, y el Ashrama interno podrá realizar mucho para los discípulos que actúan externamente, abriendo puertas, comple­mentando esfuerzos y haciendo contactos y otras cosas más; sin embargo, todo esto se realizará sin que se evidencie ninguna compulsión interna. El reconocimiento del esfuerzo interno dependerá de la posición del discípulo en el ashrama. Cuando el discípulo es muy avanzado, puede ser consciente de su elevada misión y sabe que no es una tarea fanática ni autoiniciadora, sino definidamente emprendida en respuesta al planeamiento ashrámico. Tales casos serán generalmente la excepción y no la regla, especialmente en las primeras etapas. Esos trabajadores jerárquicos reunirán a su alrededor discípulos menores que trabajarán en las mismas líneas por medio de la comunidad de intereses, pero no por el reconocimiento de instrucciones similares - algo muy distinto. En el primer caso desarrollarán la conciencia de la misión por medio de períodos definidos de planificación con el ashrama y en consulta con el Maestro, o Sus trabajadores avanzados. En el caso más común, el discípulo reacciona y trabaja en respuesta a la impresión, ignorando totalmente en esta etapa de dónde viene la impresión; la considerará como actividad de su propia mente, actuando como agente directriz en todas las actividades planificadas y como tema y propósito de la vida, que constituye la dinámica del servicio que presta.

 

 

Sin embargo, una característica principal está presente en estos discípulos y aspirantes activos; es el amplio humanitarismo y la determinación de ayudar en la causa del bienestar humano. Más tarde emergerá una característica interesante que condicionará a la nueva era, en contraposición a los métodos pasados y presentes. Los discípulos y aspirantes no se dedicarán puramente al trabajo humanitario y de beneficencia, lo cual será un móvil y no un objetivo del trabajo; tampoco dedicarán sus días y esfuerzos exclusivamente al alivio de la necesidad humana. Todas las fases del vivir humano - política, financiera y científica, así como la religiosa - serán reconocidas como su tarea mediata y espectacular, pero la motivación en el futuro no será principalmente el éxito en los negocios o la ambición de la personalidad, sino el impulso de subordinarlos al esfuerzo general y ayudar a toda la humanidad, visión de largo alcance.

 

Este creciente espíritu humanitario, subyacerá en todos los movimientos dedicados a la socializaci6n mundial en distintas naciones. Este movimiento es sintomático del cambio producido en la orientación del pensamiento del hombre y en ello reside su mayor valor. En realidad, no indica una nueva técnica de gobierno, siendo efímera esta fase particular del mismo y al mismo tiempo la base del nuevo orden mundial que surgirá de todos estos experi­mentos, que el pensamiento humano está llevando a cabo en la actualidad.

 

Estas cosas estarán plasmadas en la conciencia de esos discípulos a quienes la Jerarquía encomendó establecer los cambios necesarios y dar la nueva orientación, y no que reconozcan a los Maestros, obedezcan Sus órdenes ni tampoco que reconozcan antecedentes jerárquicos y ashrámicos.

 

Mientras están en encarnación, estos discípulos son libres de servir exclusivamente y de todo corazón a ese sector, o fase del esfuerzo humano, donde su destino y tendencia de la vida parecen haberlos colocado. Pueden ser completamente inconscientes de cualquier objetivo espiritual, según se lo denomina, excepto el reconocimiento de que aman a sus semejantes; este amor condicionará todo lo que hacen y motivará cada uno de sus esfuerzos.

 

Desde el punto de vista del Maestro, pueden llegar hasta esos discípulos, impresionarlos, dirigirlos y así hacer contacto; éste es precisamente el método que se emplea. Desde el punto de vista de los discípulos, son simplemente personas energéticas, muy ocupadas, dotadas de una mente buena, profundamente interesadas en la tarea que eligieron en su vida, demostrándose a sí mismos que son capaces de trabajar eficazmente en determinada línea, ejercer influencia y dirigir a otros en una actividad similar, produciendo definitivos cambios en ese campo del esfuerzo humano del cual se ocupan, elevando así los principios subyacentes a niveles superiores. Este es un trabajo jerárquico directo, y afecta en líneas generales a la conciencia de la humani­dad. Tales discípulos pueden ser conscientes de que su esfuerzo y pensamien­to forman parte de una empresa progresista y evolutiva; en esa medida son conscientes de la misión, pero el valor de esa actitud es que los relaciona en nivel de la conciencia, con otros discípulos similarmente motivados y conscientes de una visión análoga. Lógicamente sería bueno recordar que los discípulos tienen marcados tipos de rayo y personalidades integradas, en el sentido más elevado de la palabra. Trabajarán en el mundo como personalidades de gran categoría, regidos por el impacto de fuertes móviles que emanan del alma en respuesta a la impresión proveniente del Ashrama, pero sus cerebros físicos nada saben de ello ni les interesa. Parte de su eficiencia en el servicio se debe a que no se preocupan del contacto con el alma ni de la idea de servir en forma académica. Sus ojos están fijos sobre el trabajo que deben realizar, sus corazones acompañan a sus semejantes y sus cabezas ocupadas con métodos, técnicas y prácticas, que elevarán todo el nivel del esfuerzo en el campo elegido. De allí su inevitable éxito.

 

A los discípulos que se interesan intensamente por responder personal­mente al alma, que trabajan diligentemente en el problema del contacto con el alma y se ocupan en el arte de servir conscientemente, que hacen del servicio una meta, que perciben agudamente la realidad del Ashrama y del Maestro, no se les pedirá que hagan este trabajo de preparación para la exteriorización de la Jerarquía. A los discípulos avanzados que se estabiliza­ron en el Ashrama y están tan acostumbrados al Maestro el Cual no ocupa un lugar prominente en Su conciencia, puede confiárseles el trabajo en líneas que les corresponden y lo llevarán a cabo como preparación. Su atención no puede ser apartada ni desviada de la tarea que tienen entre manos por ningún llamado o urgencia del alma, por eso pueden libremente llevar a cabo el trabajo designado.

 

Por lo tanto, la situación en relación con la conciencia de los discípulos, en el intensamente difícil aunque interesante período que enfrenta la huma­nidad, podría ser resumida en los siguientes enunciados:

 

  1. Al discípulo no lo impulsa ningún deseo de exteriorizar la Jerarquía o ver actuar físicamente, en el plano externo, al Ashrama al que está afiliado. Puede ser totalmente inconsciente de esta intención jerárqui­ca. Si es consciente de este propósito subyacente, es totalmente secundario en su conciencia. Sus incentivos principales de la vida son el bien de la humanidad y un futuro espiritual estable para el género humano.

 

  1. El discípulo es estrictamente humanitario en su punto de vista. Tra­baja para la Humanidad Una, y aunque posiblemente sea consciente de su afiliación con la Jerarquía, su lealtad, su servicio y su intención de la vida, están dirigidos totalmente a la causa del mejoramiento humano. Por tal actitud se va asemejando a los Maestros, Cuya directiva en la vida no son las posibilidades jerárquicas sino la adhe­sión a los propósitos de Shamballa en la acción, en las relaciones y en el Plan, para las unidades vivientes en los tres mundos.

 

  1. La intuición del discípulo está alerta y activa; las nuevas ideas y los nuevos conceptos vitales tienen preferencia en su mente. Casi automáticamente repudia el pensamiento reaccionario y conservador del pasado y - sin fanatismo ni indebido énfasis - vive, habla e instruye de acuerdo a las nuevas líneas de rectas relaciones humanas.

 

  1. El discípulo que se ocupa de los planes jerárquicos para el futuro, posee una mente totalmente abierta respecto al desarrollo de los verdaderos poderes síquicos. Deplora y reprime todas las condiciones mentales negativas cuando entra en contacto con ellas en su medio ambiente, pero alienta el desarrollo de todas las formas de percepción sensoria superior, que expanden la conciencia humana y enriquecen su contenido.

     

  2. De acuerdo a su estado jerárquico, será acrecentadamente un canal de poder en el mundo. Su propia vida ashrámica se profundizará a medida que su servicio mundial se desarrolle. El mandato bíblico (o más bien la orden) de “echar raíces hacia abajo y dar fruto hacia arriba” tiene para él una significación profundamente oculta.

 

Aquí no me refiero al crecimiento de un discípulo como discípulo, o al progreso individual en el sendero; considero el tipo de conciencia con el cual él encara la tarea que tiene por delante. Si no cumple los requisitos enumerados en esta parte de nuestro estudio, no trabajará en este intervalo entre lo viejo y lo nuevo. (13-481/5)

 

 

 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk