• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

Bienvenida y propósito motivador para este trabajo con el Tibetano

Damos la bienvenida a todos los estudiantes, buscadores, aspirantes y discípulos que les interese estudiar las enseñanzas del Maestro Djwal Khul, El Tibetano, y que ofrecemos en esta página. Las hemos clasificado, compilado y seleccionado para facilitar su estudio. El esquema de esta  clasificación está en Mapa del Sitio y Mapa Biblioteca. Esta página la iremos trabajando y  completando constantemente, dado que su obra es muy extensa.

El propósito motivador para realizar este trabajo ha sido el comprender el real valor que tienen sus enseñanzas y la parte del Plan de la Jerarquía que él revela.

Estos 18 tratados que él escribió con la ayuda de Alice A. Bailey revelan las enseñanzas para la Nueva Era y ayudan a  entender y comprender  el sentido oculto de la vida y a darle un enfoque con sabiduría y entendimiento a la integración y Unidad de la realidad subjetiva - objetiva, logrando mayor Luz en términos comprensibles para los aspirantes y discípulos de este mundo moderno, lo que tiene una real importancia actual y venidera para todos los hombres y mujeres de buena voluntad, idealistas, aspirantes y discípulos del mundo, en el presente y en el futuro inmediato.

 

El Tibetano nos dice:

“ …Emprendan la constante distribución de mis libros, que contienen mucha enseñanza para la Nueva Era. En último análisis, los libros son para ustedes las herramientas de trabajo y los instrumentos por los cuales entrenarán a sus trabajadores. Traten de que circulen constantemente… “     Maestro D.K.

“…Esta serie de libros de texto sobre ocultismo y fuerzas ocultas que he escrito, están destinados a servir de jalones y faros en el camino del conocimiento. Contienen indicios y sugerencias, pero cada estudiante debe interpretarlos de acuerdo a la luz que posee, analizar lo que acontece a su alrededor a la luz del Plan y del conocimiento que aquí se imparte y tratar de descubrir por sí mismo el surgimiento de la naturaleza síquica instintiva de la Deidad en los asuntos mundiales y en su propia vida, porque esto sucede constantemente. También ha de recordar que él posee una naturaleza síquica que es parte de un todo mayor y está sujeto, por lo tanto, a recibir impresiones de fuentes divinas. Debe cultivar la tendencia a la síntesis y convertir en uno de los pensamientos clave de su vida diaria, las palabras: “que mi conciencia no sea separatista ”… (15‑188)

Estas enseñanzas deberán traer como resultado, una expansión de conciencia y el reconocimiento de que la interpretación de los procesos de la vida, formulada por las Mentes Maestras de todas las épocas, es adecuada y constituye una base práctica, tanto para la ciencia como para la religión. Ello tenderá a producir una reacción en pro de una filosofía que vincule el Espíritu y la materia y exprese la unidad esencial de las ideas científicas y religiosas. Ambas están hoy algo divorciadas, y sólo ahora comenzamos a tantear nuestro camino intelectual que nos sacará de las profundidades de la interpretación materialista. Sin embargo, debe recordarse que bajo la Ley de Acción y Reacción, el extenso período de ideas materialistas ha sido necesario para la humanidad, porque el misticismo de la Edad Media nos había llevado demasiado lejos en la dirección opuesta. Ahora tendemos a adoptar un punto de vista más equilibrado, y se espera que el contenido de estas enseñanzas forme parte del proceso, mediante el cual se alcance el equilibrio. Esto demorará algunas décadas. Todo cuanto se diga sólo será una parcial exposición de una gran Verdad velada, que se ofrece al lector y estudiante como simple hipótesis práctica.

Estas enseñanzas se ofrecen con la esperanza de que sea útil para todos los buscadores, que con mente amplia, van detrás de la verdad, y de valor para quienes investigan la Fuente subjetiva de este mundo objetivo. Se aspira con esta enseñanza presentar un Plan razonablemente lógico, de la evolución de la humanidad, y a indicar al hombre la parte que debe desempeñar, como unidad de un Gran e Integral Todo.

 

Ninguna enseñanza adquiere valor por su dogmatismo o por las declaraciones respecto a la autoridad de su fuente de inspiración. Una enseñanza triunfa o fracasa por su valor intrínseco, la utilidad de las sugerencias hechas, y por su poder para impulsar la vida espiritual e intensificar la comprensión y entendimiento del lector. Si estas enseñanzas contienen en sí, algo de la verdad y de la realidad, realizará inevitablemente su cometido; transmitirá su mensaje, y llegará a los corazones y a las mentes de los buscadores, en todos los países y ciudades donde se encuentren. Si no tiene valor ni se basa en la realidad, desaparecerá y perecerá, y es justo que así sea. Todo lo que se pide a los buscadores que estudien estas enseñanzas es que lo considere con amplitud y simpatía y esté dispuesto a reflexionar los puntos de vista expuestos, con honradez y sinceridad de pensamiento, lo cual le ayudará a desarrollar la intuición, a formular un diagnóstico espiritual y a aplicar la discriminación, que le permitirá apreciar lo verdadero y rechazar lo falso. Las palabras de Buda son oportunas aquí cuando dice : 

EL SEÑOR BUDA HA DICHO:

“…que no hemos de creer en lo dicho, simplemente porque ha sido dicho; ni en las tradiciones, porque han sido transmiti­das desde la antigüedad; ni en los rumores como tales; ni en los escritos de los sabios, porque ellos los han escrito; ni en las fantasías que sospechamos nos han sido inspiradas por un deva (es decir una supuesta inspiración espiritual); ni en las deducciones basadas en alguna suposición casual que hemos hecho; ni por lo que parece ser una necesidad analógica; ni por la mera autoridad de nuestros instruc­tores o maestros, sino que hemos de creer cuando lo es­crito, la doctrina o lo dicho, está corroborado por nuestra propia razón y conciencia. “Por eso” dice, “les he ense­ñado a no creer por el solo hecho de haberlo oído decir; pero que cuando crean con toda conciencia, entonces ac­túen de acuerdo a ello, con plenitud ”.

La Doctrina Secreta, VI, 84.

Que ésta sea la actitud que adopten quienes lean estas enseñanzas.

Algunas citas del Tibetano sobre sus enseñanzas:

   “…Las doctrinas fundamentales de la Sabiduría Eterna son reconocidas en todo el mundo y expuestas en mis libros. Constituyen la enseñanza fundamental de la Escuela Arcana, no porque sean míos los libros, sino porque es parte de la continuidad de la Sabiduría Eterna y lo último que la Jerarquía impartió sobre dicha sabiduría. Las doctrinas nunca deben convertirse en biblia de alguna secta, como lo ha hecho la Sociedad Teosófica con La Doctrina Secreta, lo cual, incidentalmente, causó un profundo desengaño a la Jerarquía. Nadie debe convertir a Alice A. Bailey en una autoridad esotérica. Quienes están vinculados a la Gran Logia Blanca no patrocinan biblias ni autoridades, sino sólo la libertad del alma humana. La enseñanza es lo que tiene importancia, no su origen o forma…” (6/84)

"…En todos mis escritos he diseminado durante años, un cúmulo de información que debe ser recopilada y reunida. como base para instruir a los discípulos que se entrenan para una iniciación…" (18‑269)

De ahí la importancia de hacer un trabajo de compilación, recopilación y reordenamiento de sus enseñanzas, difundirlas, reordenar y clasificar esta Sabiduría Eterna que nos sirve en nuestro camino y desarrollo discipular y de servicio.

Es un trabajo largo y difícil, porque es un oceano que hay que darle cauce, pero por donde empezar, por donde llevarlo, si a primera vista parece todo importante, todo necesario , todo conocimiento, toda sabiduría…

Haremos un esfuerzo, inspirado por los Maestros, para entregar este conocimiento en forma más clasificada y abierta de los innumerables temas, secciones y capítulos de toda su obra.

Este trabajo es un intento para facilitar el trabajo del aspirante de prepararse a si mismo para los procesos iniciáticos, como el Maestro D.K. lo dice:

“…los he reunido para llevar a cabo los fines de Su empresa ashrámica; no los he reunido para enseñarles ni para prepararlos para recibir la iniciación, como se ha enseñado hasta ahora. Los aspirantes y discípulos se preparan a sí mismos para los procesos Iniciáticos, iniciándose en los misterios de la divinidad por la disciplina la meditación y el servicio…”(6/97)

“…Ahora, hermanos míos y colaboradores, los dejo para que trabajen, sirvan y estudien; con esta última palabra quiero significarles que reflexionen y piensen…” (6/102)

“ … Que el amor desempeñe la parte que les corresponde en sus vidas, en sus interrelaciones, como debe hacerse y se hace dentro de la Jerarquía; consideren al ashrama al cual están afiliados, como una Jerarquía en miniatura y modelen sus esfuerzos de acuerdo a lo que han aprendido acerca de la Jerarquía; consideren inútil todo lo que no sea productivo como servicio a la humanidad y que su actitud hacia todos los discípulos y a la Jerarquía sea cada vez más efectiva. El ciclo venidero es trascendental por las oportunidades que ofrece y quisiera que -como individuos y grupo- estuvieran a la altura de esa posibilidad. Posen sus ojos en la necesidad humana, posen su mano en la mía (si me permiten hablar en símbolos) y así juntos vayamos adelante hacia una mayor influencia y profunda utilidad…” (6/103)

“…Los Maestros están forzosamente obligados a utilizar personas que lleven a cabo ciertas fases del servicio exotérico, para el que podrán estar capacitados, pero no preparados…” (6/87)

“…Hermanos míos, soy espiritualmente ambicioso respecto a ustedes. Los reuní en mi grupo ashrámico y, por lo tanto, en mi aura, para vitalizarlos, instruirlos y protegerlos. Hacia ustedes va mi amor y mi deseo de que se unifiquen. ¿Quieren ayudarme en esta tarea? ¿Quieren acompañarme en este esfuerzo jerárquico, al que me he comprometido junto con los demás Maestros? Mucho pueden hacer mediante la palabra, la pluma y el ejemplo. Háganlo como un solo y humilde corazón y como una sola visión, a fin de ayudar a una humanidad profundamente absorbida y abrumada por el sufrimiento…” (6/92)

“…de El Discipulado en la Nueva Era. El principal objetivo de este libro es despertar en el público, que tiene aspiraciones, la oportunidad que se le brinda para recibir entrenamiento sí así lo decide; esto deberá hacerlos pensar con mayor claridad acerca de la Jerarquía y sus funciones; se obtendrá gran beneficio difundiendo su enseñanza, que traerá como resultado una nueva era en el campo de la instrucción espiritual…” (6/86)

“…Les pido que dediquen todo su esfuerzo en la tarea de preparación para la reaparición de Cristo, acrecentando por todos los medios posibles la distribución del libro y del folleto homónimos que tratan de Su reaparición. Se debe anegar de información al mundo, y a través de la esperanza y expectativa despertadas, podrá ir hacia una mayor luz, mejores relaciones humanas y una renovada felicidad…” (6/86)

“…Ningún grupo esotérico estará debidamente manejado ni correctamente motivado, si las energías espirituales de que disponen y el conocimiento y la sabiduría que imparte, no se expresan como servicio definido…” (6/85)

 

EL TIBETANO

 

 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Reproductor Música

Casino Bonus at bet365 uk